EL ESPEJO NEGRO

¨Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos.¨ 1 Corintios 3:19 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

¿Podríamos mencionar algo que no le pertenece a Dios? ¿Una cosa? Todo le pertenece a DIOS, incluso algunos seres muy extraños. Por ejemplo, Lucifer mismo, el diablo, pertenece a DIOS. Sus ángeles caídos también. Incluso en el momento en que era el príncipe de este mundo, desde el día de la caída de Adán y Eva hasta que fue vencido en la cruz, incluso en ese momento pertenecía a Dios. Leer más

LAS TRES MENTIRAS.

“Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu simiente y la simiente suya. Tú le herirás en la cabeza y ella te herirá en el calcañar” (Génesis 3:15).

Este versículo es una breve descripción de la batalla en la cruz del Calvario entre Jesús y Lucifer. Debido a la caída de Adán y Eva, el Creador mismo, que nos amó y nos ama, prometió luchar por ellos para darles a todos una nueva oportunidad. Dado que la Ley de Dios debe cumplirse, y dado que, cuando no se cumple, nunca puede dejar de cumplir su sentencia, que es la muerte, el ser humano no puede escapar de la sentencia. Una forma de escapar sería que el Creador mismo muriera en lugar de la raza humana que creó. Y esto es lo que Jesús anunció en ese día de la caída, cuando dijo que la serpiente, lo heriría en el talón, pero la serpiente, es decir, Lucifer mismo sería herido en la cabeza, sentenciado a muerte eterna. Es decir, Jesús ganaría en esa batalla, y la vida podría ser devuelta a los seres humanos que lo desearan. Leer más

El ser humano se apartó de Dios.

“Y mandó Jehová Dios al hombre diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:16, 17).

El ser humano fue creado a imagen y semejanza del Creador. Eso significa que tiene capacidad para tomar decisiones complejas. Los animales también deciden, pero en ellos es diferente del modo en que deciden los seres humanos racionales. Nosotros, a semejanza de Dios, somos capaces de decidir y de evaluar las repercusiones de las decisiones. Por ejemplo, si decidimos hacer un viaje, somos capaces de planificar ese viaje para que salga lo mejor posible, de proveer todo lo necesario para que todo ocurra del mejor modo. Somos capaces de decidir la velocidad a la que iremos en el automóvil para evitar cualquier posible accidente, somos capaces de saber que debemos revisarlo, y cosas por el estilo. Sabemos que las decisiones tienen consecuencias y tenemos poder para anticipar esas consecuencias para decidir obtener resultados favorables y evitar resultados indeseables.

Leer más

¿Como es eso?

Como es eso?

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Fil.4:19)

Dios tendría dos formas de crear el universo en cuanto a su funcionamiento posterior. Uno, crear leyes y hacer que el universo sea independiente. En ese caso, Dios nunca necesitaría hacer nada para mantener el universo funcionando. Otro, también creando leyes, pero haciendo que el universo sea dependiente. Y en ese caso, Dios tendría que estar siempre manteniendo esa operación. Lo que Dios hizo fue elegir esta segunda alternativa. Por lo tanto, el universo, en sus leyes, funciona perfectamente bien, pero con algo que DIOS siempre proporciona. «No es en virtud de un poder inherente que la tierra produce su abundancia año tras año, y continúa su rotación alrededor del Sol. La mano de Dios guía a los planetas, y los mantiene en posición en su marcha ordenada a través de los cielos.  Es a través de Su poder que el verano y el invierno, sembrando y segando, día y noche siguen en sucesión regular. Es a través de Su palabra que florece la vegetación, aparecen las hojas, desabotonan las flores. Todas las cosas buenas que tenemos, cada rayo de sol y cada lluvia, cada barra de pan, cada momento de la vida, es un regalo de amor” (El discurso maestro de Jesucristo, 74, 75). Leer más

La palabra «pero»

“Porque así dice Jehová, que creó los cielos, El es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso. No la creó en vano, sino para que fuera habitada la creo: Yo soy Jehová y no hay otro” (Isaías 45:198)

Todo lo que existe tiene un propósito: contribuir a la belleza y la felicidad. La vida eterna es parte de este propósito, en las condiciones de un entorno supremamente bello, con un canto permanente de pájaros. Es parte del propósito que las criaturas hechas a semejanza de Dios siempre sean felices, y que, como son superiores, promuevan la felicidad de toda la creación. Lamentablemente, el pecado ha dañado seriamente este sistema complejo y bien equilibrado. Pero no por mucho tiempo, y todo volverá a la estabilidad del amor.

Leer más

Los libros de Dios.

«Dios enjugará todas las lágrimas de sus ojos, y no habrá más muerte, ni llanto, ni llanto, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron «(Apoc. 21: 4).

Hemos estado sufriendo aquí en este mundo durante seis mil años. Son alrededor de 160 a 180 generaciones. Todavía quedan muchas generaciones para completar los miles de la misericordia de Dios, de acuerdo con Éxodo 34: 7. Durante estos milenios, la raza humana ha adquirido un comportamiento extraño: el de apreciar el mal. Todo eso no es bueno, eso es violento, eso es feo, eso es ruidoso, eso es malo, eso es de la noche, eso duele y eso mata, eso perjudica, eso es lo que le gusta al ser humano. Leer más

La base de todo es el carácter

«Por esto hemos conocido el amor: que Cristo dio su vida por nosotros; y debemos dar nuestras vidas por los hermanos” (1 Juan 3:16)

La ética contiene los principios del fundamento de la moralidad en los individuos y la sociedad, lo que conduce a una conducta aceptable para la convivencia entre los seres humanos. El carácter tiene como principio el amor, que está prácticamente contenido en los Diez Mandamientos, la Ley de Dios. El amor es el principio general, que debería ser nuestro fundamento para nuestra ética de vida. El amor es la base, la ética la aplicación de esa base. La base que otros no pueden ver, pero lo que hacemos, que es la ética, puede ver. JESÚS explica básicamente nuestra acción ética: «servir, no ser servido». Leer más

Las leyes y las reglas de Dios

“Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, y guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él” (1 Juan 2:3, 4).

A la luz de este versículo, ¡cuántos líderes religiosos son mentirosos! ¿Qué hace la Ley? ¿Cuál es su propósito y utilidad? La Ley: Nos enseña cómo servir y vivir felices para siempre; Nos revela el pecado en caso de que haya desobediencia; Nos revela que necesitamos un Salvador si estamos en pecado; Condena a quien no acepta al Salvador. Leer más

Ritos y rituales

«Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38).

Es una muy buena oportunidad para entender la importancia de nuestros rituales, pues en muchos lugares ellos vienen siendo atacados o considerados de poco valor. Así, fuego extraño es introducido en la iglesia. Cada miembro debe conocerlos y procurar seguirlos con celo y cuidado. Debe ser respetado aquello que está escrito.

Los rituales son momentos muy solemnes. No se los puede vulgarizar como algo común. Se centran en la muerte y en la segunda venida de JESÚS. Debemos entender eso con solemne raciocinio y devoción. “El sacrificio del Salvador por nosotros es maravilloso, casi demasiado maravilloso para que lo comprenda el hombre, y estaba simbolizado en todos los sacrificios del pasado, en todos los servicios del santuario simbólico. Y se demandaba ese sacrificio. Cuando comprendemos que el sufrimiento de Cristo fue necesario a fin de conseguir nuestro bienestar eterno, nuestros corazones son conmovidos y subyugados. Él se dio en fianza a sí mismo para realizar nuestra salvación plena en una forma satisfactoria para las demandas de la justicia de Dios, y de acuerdo con la excelsa santidad de su ley” (Mensajes Selectos, v.1, 363) Leer más

«Debilitada y defectuosa»

“Te escribo estas cosas, esperando verte pronto; así que, si me demoro, te darás cuenta de cómo proceder en la casa de Dios; que es la iglesia del Dios viviente, el pilar y la fortaleza de la verdad” (Tim. 3:14, 15).

Esta es la verdadera iglesia. Ni en la IASD ni en otra iglesia en este mundo podemos encontrar un ser humano que no cometa errores, ya sea intencional, descuidado o carente de conocimiento. Pero la IASD tiene un comandante superior, Jesucristo, quien murió por la humanidad. Fue Él quien llamó a los apóstoles. Él es la piedra angular, los apóstoles los doce fundamentos. Él fue quien inspiró a los profetas a escribir la Biblia. Y Él fue quien escribió los Diez Mandamientos. Y esta iglesia tiene estos mandamientos, tiene los Testimonios, la Biblia y tiene el Espíritu de Profecía. Tiene todas las características de la iglesia de los últimos tiempos, como Laodicea y la necesidad de reavivamiento y reforma. Leer más