¿Por qué JESÚS llamó a pobres para que trabajen con él?

“Andando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres. Y dejando luego sus redes, le siguieron” (Marcos 1: 16-18).

Hay pobres necios y hay pobres sabios. Los ingenuos difícilmente salen de la pobreza, pero los sabios frecuentemente prosperan aprovechando las oportunidades de la vida. La familia de JESÚS era pobre, a tal punto que cuando fueron al templo para presentarlo, en lugar de llevar un cordero para el sacrificio, ofrecieron dos palomas, como lo hacían los muy pobres. Como predicador, JESÚS tuvo un humilde comienzo. Invitó a otros pobres quienes se volvieron sus doce apóstoles. Parte de ellos eran pescadores, personas del nivel bajo de la jerarquía social, gente a la que no le sobraba el dinero, prestigio social, ni mucho menos poder de influencia sobre las autoridades del Sanedrín o sobre las autoridades romanas. Pero de ese inicio humilde resultó la mayor de todas las religiones, el cristianismo. Sabemos que muy pocos de los cristianos son auténticos, sin embargo, aquél grupo de pobres, dirigidos por un hombre muy pobre revolucionó el mundo. Leer más

BUSCANDO REAVIVAMIENTO JUNTOS

“No será por la fuerza ni por ningún poder, sino por mi Espíritu—dice el Señor Todopoderoso—” (Zacarías 4:6).

¿Qué sigue? Tres pasos para un reinicio espiritual

¿Te guastaría experimentar un reavivamiento espiritual junto a tus hermanos de iglesia? Aquí un plan sugerente que ha guiado a un despertar espiritual y una esperanza a iglesias en Alemania, Suecia, Inglaterra, Tajikistan y los Estados Unidos de América. El reavivamiento puede ocurrir en cualquier lugar, aún en los países seculares, cuando la gente se rinde a Jesús y pide por la bendición del Espíritu Santo. Leer más

¿TRABAJO PARA DIOS O TRABAJA ÉL A TRAVÉS DE MI?

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí” (Gálatas 2:20).

Creado para la obra de Dios

Zsolt, un estudiante de teología de Austria estaba desanimado. Había sido invitado a evangelizar en Kenia, pero solo 30 invitados llegaron cada noche durante la primera semana. El esperaba mucho más. Frustrado, se encerró en su habitación y oró por cuatro horas. Presentando toda su desesperación ante Dios, el rindió todo su ser y esperó. Él estaba seguro de que Dios había escuchado, aunque todavía dudas y temores le preocupaban. Entonces llegó la reunión de la noche: ¡600 personas llegaron! Luego, llegaron 700, luego 1,000. Al final, 39 fueron bautizados por la gracia de Dios. Leer más

OBEDIENCIA A TRAVÉS DE JESÚS

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” (2 Corintios 5:17).

Pasos de fe

¿Recuerdas cuando Jesús realizó su primer milagro en las bodas de Caná? María, la madre de Jesús, les dijo a los sirvientes, “Hagan lo que él les ordene.” (Juan 2:5). Al decir esto, María edificó la confianza de los sirvientes en Jesús. Cuando el les pidió que llenaran las tinajas de agua, ellos hicieron exactamente lo que el les pidió. Entonces Jesús dijo, “Ahora saquen un poco y llévenlo al encargado del banquete” (verso 8). Una vez más, ellos cumplieron su pedido, aunque les parecía extraño – y pronto se dieron cuenta de que habían presenciado un milagro. Dé nuevamente un vistazo a los pasos individuales: Leer más

ORANDO LAS PROMESAS DE DIOS

“Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá” (Mateo 7:7).

Victorias imposibles se vuelven posibles

Jesús nos redimió “para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa” (Gálatas 3:14). ¿Pero cómo construimos la fe en aquello que él ha prometido? ¿cómo debemos orar para estar seguros de ser llenos del Espíritu Santo? ¿cómo un corazón reavivado conduce a la madurez cristiana en la vida real? Leer más

LA SOLUCIÓN DE DIOS A NUESTRA LUCHA

“Dirigiéndose a todos, declaró: —Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz cada día y me siga. Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará” (Lucas 9:23, 24).

Dos secretos para el reavivamiento duradero

Jesús ofrece una solución para los cristianos carnales que quieren convertirse en cristianos espirituales. Él dice, “Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes.” (Juan 15:4). “Permaneced en mí.” ¿Pero cómo? Elena de White dice que permanecer en Cristo significa— Leer más

ESPIRITUAL O CARNAL: ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

“Nosotros, por nuestra parte, tenemos la mente de Cristo.” (1 Corintios 2:16).

Nuestro enlace con el cielo

Antes de definir cristianos espirituales y carnales, debemos recordar que no estamos hablando de “pecadores” y “no pecadores.” Todas las personas, espirituales y carnales, son pecadores y necesitan a un Salvador. Nuestra justicia solo proviene de el. En lugar de ello, el criterio para la inclusión en un grupo o el otro es nuestra relación personal con el Espíritu Santo. Dios ha estipulado que no podemos cortar nuestra relación con el Espíritu Santo sin dañar nuestra conexión con el cielo (Mateo 12:32). Elena de White explica, “pero el que rechaza la obra del Espíritu Santo se coloca donde el arrepentimiento y la fe no pueden alcanzarle. Es por el Espíritu Santo cómo obra Dios en el corazón;” (El Deseado de todas las gentes, p. 288). Leer más

PONIENDO EL REAVIVAMIENTO EN PRÁCTICA

“Desean algo y no lo consiguen. Y, cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones.” (Santiago 4: 2, 3).

Imagina las posibilidades

Imagine que alguien predica un sermón de reavivamiento en tu iglesia. Con un llamado final, el predicador invita a los oyentes a aceptar a Jesús y seguirlo siempre. Tal vez nadie responda. Tal vez solo algunos. Tal vez muchos. Como Dios creó a los seres humanos con libre albedrío, no podemos tomar crédito por como otros responden a una invitación. Aun así, cuando muchos aceptan el mensaje de Dios y lo ponen en práctica – ya sea por evangelismo público, estudios bíblicos personales, evangelismo de la amistad o sorpresas divinamente designadas – entonces nuestro testimonio es claramente exitoso. Esto tipo de efectividad es un don, un regalo del Espíritu Santo. Nos detenemos a mirar – sorprendidos – y vemos a Dios realizar sus milagros. Leer más

RENDIRSE ES LA CLAVE

“Les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.” (Romanos 12:1).

Mi Viaje

Yo era un hombre de negocios, de 36 años, cuando un amigo que era pastor murió repentinamente a la edad de 41 años. Esto trajo a mi mente una pregunta: ¿Qué hubiera sucedido si Dios me hubiese llamado a ser pastor? Yo no quería esto para nada. Por toda una semana peleé amargamente y negocié con Dios – mañana, tarde y noche. Le expliqué como podía servirle de otras maneras. Aparentemente, él no estaba escuchando mis objeciones y cuando me arrodillé junto a mi cama sin más argumentos, un pensamiento muy quedo entró a mi mente: ¡Dios te ama! Y pensé, Si, creo esto. Leer más

COMPRENDIENDO EL REGALO

“Cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo” (Efesios 3:18).

Recibir, rendirse, crecer

¿Cómo podemos experimentar la plenitud del amor de Dios? Lee lo que dice el apóstol Pablo en Efesios 3:14-21.

  1. Primero, necesitamos recibir el don del Espíritu Santo. “Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser’ (verso 16).
  2. Luego, rendimos nuestras vidas a Cristo y vivimos en una cercana y continua relación con Él “para que por fe Cristo habite en sus corazones” (verso 17).
  3. Entonces nuestra fe crece y madura a través de Cristo y el Espíritu Santo en nosotros. Somos “arraigados y cimentados en amor” (verso 17).

Leer más