Caminar sin Cristo

Caminar sin Cristo.

“Pero el hombre natural no percibe las cosas del Espíritu de Dios, porque le son necedad; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” 1 Corintios 2:14.

La Biblia divide a la humanidad en tres grandes grupos. Esta clasificación no se basa en el origen étnico, en el índice de escolaridad o en la posición económica. El libro de Dios toma como criterio la condición espiritual del corazón. En 1 Corintios 2:14 a 3:4, Pablo define claramente las tres grandes divisiones.

Leer más

EL REGLAMENTO ES UNA COSA, LAS ACTITUDES SON OTRA.

“Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis; porque así Jehová Dios de los ejércitos estará con vosotros, como decís.” Amós 5:14

En el Reino de DIOS es diferente. No hay ninguna burocracia, las relaciones se rigen por principios. Y hay un principio general que nortea todos los demás: el principio del amor. En ese reino todos se aman, cada uno busca servir a su prójimo y nadie está interesado en ser servido. Fue lo que JESÚS nos enseñó y que su vida lo demostró. Leer más

NUESTRA IDENTIDAD

«Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable» 1 Pedro 2:9

Este tema tiene que ver con la identidad del adventismo, 1 Ped. 2:9, si alguien te pregunta de qué iglesia eres, aquí esta una respuesta espectacular, quien es usted, quienes somos nosotros, somos sacerdocio real, somos nación santa. Pueblo y propiedad exclusiva de Dios, para que, para proclamar lo que Dios hace en nosotros, y lo que Dios hace a través de nosotros. Leer más

La distancia del pecado

La distancia del pecado

“Cuanto dista el oriente del occidente, tanto alejó de nosotros nuestros pecados” Salmo 103:12.

La doctrina del perdón ocupa un lugar dominante en la historia de la revelación. La Biblia se refiere frecuentemente al perdón en sus diferentes formas y matices.

Leer más

«Echando toda vuestra ansiedad sobre él»

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 1 Pedro 5:6-7

 

La ansiedad es una emoción natural. Todos sentimos ansiedad en algún momento. Pero algunas personas experimentan una mezcla entre sufrimiento y ansiedad. El Señor es siempre el mismo. El amor de Dios, su consideración, su poder, son los mismos en tiempos de aflicción y en tiempos de prosperidad. El poder de Cristo para proporcionar paz al corazón no depende de circunstancias externas; de modo que el corazón que se refugia en él puede regocijarse continuamente. Leer más

¡Pero hoy no es diferente!

«Y Jehová dará su orden delante de su ejército; porque muy grande es su campamento; fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible; ¿quién podrá soportarlo? Joel 2:11.»

Joel fue llamado por DIOS. Había enviado una sequía y un ejército de langostas. Piense bien: ¿qué es mejor, langostas o un ejército de algún país vecino, de donde podrían venir hombres armados, que además de destruir plantas, también matarían personas y tomarían el poder político sobre el reino? Porque las langostas vinieron antes para advertir que después, si no se arrepentían, vendrían hombres, y si con las langostas era terrible, con los hombres sería mucho peor. Y desafortunadamente fue así, bajo el ejército asirio. No escucharon la voz de DIOS a través del profeta Joel. Leer más

El salmo de la seguridad

El salmo de la seguridad.

“Jehová es mi pastor; nada me faltará” Salmo 23:1.

Este precioso salmo de David condensa en su sencillo simbolismo las más importantes promesas de Dios. Ha sido llamado el Salmo del Cayado; pero podría ser también definido como el Salmo de la Seguridad, por la promesa de que nada nos faltará.

Leer más

EL DILEMA DE DIOS.

Tú, pues, vuélvete a tu Dios; guarda misericordia y juicio, y en tu Dios confía siempre. (Oseas 12:6)

Cuán difícil es explicar algo para que el oyente no solo entienda y obtenga nuevos conocimientos, sino que también cambie su vida a partir de ese conocimiento. Este es el principio de la educación: cambio de vida basado en nuevos conocimientos. En la iglesia es aún más difícil lograr que las personas cambien sus vidas. De hecho, esto es tan complicado que el propio maestro humano necesita hacer cambios en su vida. Y a veces él mismo no se da cuenta de los cambios que necesita hacer, o si lo hace, a menudo no tiene deseos de cambiar. Este es uno de nuestros grandes dilemas. Es por eso que, en el pasado, DIOS a veces llevó a Sus profetas a algunas ilustraciones muy dramáticas, para llevar a las personas a una reflexión junto con el sentimiento. Leer más

Dios, el fundamento del hogar

Dios, el fundamento del hogar.

“Llamaron a Rebeca y le dijeron: ‘¿Irás con este hombre?’ Y ella respondió: ‘Sí, iré’” Génesis 24:58.

Aunque en Oriente la mujer tenía poco derecho de elección en el tema del casamiento, le caía a Rebeca dar la palabra final a la propuesta hecha por el siervo de Abraham de unirse en matrimonio con Isaac. El romántico epílogo de ese episodio de la vida de Rebeca es su respuesta positiva: “Si, iré”.

Leer más

Dios tiene el control.

Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración. (Hechos 3: 1,2)

Cierto pastor contaba su experiencia y decía que el miembro más fiel de su iglesia era una anciana completamente sorda. Ella era la primera en llegar a los servicios y era la que siempre se sentaba lo más adelante posible en el templo. Cierto día el pastor le escribió en un papel, y le preguntó cuál era la razón de su fidelidad, si no podía escuchar absolutamente nada. Es verdad -dijo ella- que no puedo escuchar absolutamente nada, pero vengo a la casa de Dios porque me encanta hacerlo, y porque seré encontrada en su camino. Cuando la gente me señala en la Biblia el texto de la predicación, Dios pone en mi mente los más bellos pensamientos; además estoy en compañía de los santos y en la presencia de Dios. No me conformo con servir a Dios privadamente; es mi obligación y mi privilegio, dar honor a Dios, regularmente, constantemente y en público. Leer más