¿Qué es reavivamiento y qué es reforma?

“Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos,” Hebreos 2:11.

El reavivamiento produce reformas. Seamos más enfáticos: el reavivamiento hace que la gente esté ansiosa por la reforma. ¿Qué es reavivamiento y qué es reforma? El reavivamiento, como su nombre lo indica, es fortalecerse en todas las cosas que ya se hicieron correctamente. Por ejemplo, solemos orar. Pero oramos poco. Con el reavivamiento continuamos orando, pero por más tiempo, con más fervor y más por los demás. En ese caso hubo reavivamiento en cuanto a la oración. Otro ejemplo, los adventistas generalmente tenemos mucho cuidado con la comida, pero no lo suficiente. Muchos beben refrescos, o incluso usan carne como alimento. Porque en el reavivamiento dejan de comer o beber, lo que hace un poco de daño. Y así continúa.

La reforma se trata de cambiar lo que hacemos mal. Por ejemplo, aquellos que miran telenovelas, dejan de mirar; quien dice chistes malvados, lo detiene. La reforma es cambio. Y es el reavivamiento lo que requiere reforma, porque una persona revivida siente el deseo de agradar a Dios. La reforma viene por el reavivamiento. Cuando nos volvemos más fuertes en la verdad que ya tenemos, pero solo seguimos más o menos, y avanzamos con mayor celo, entonces comenzamos a desear cambiar lo que hemos hecho mal.

Mire la lógica, es muy simple: comenzamos a crecer (revivir) en los puntos donde ya somos obedientes, y este crecimiento comienza a formar el deseo de cambiar donde desobedecemos. Maravilloso, porque DIOS nos guía de una manera no traumática, a partir de lo que ya es nuestra experiencia con Él para las conquistas donde todavía tenemos mayores dificultades.

Por lo tanto, el reavivamiento lleva a un deseo creciente de agradar a Dios. Y la reforma lleva a tomar las decisiones correctas, desde la desobediencia a la obediencia. Cambian los estándares del mundo a los estándares de la ciudadanía celestial. La vida cambia, los gustos cambian, la persona incluso se sorprende al no gustarle más de lo que le gustaba antes.

El rey Josafat enfrentó una severa prueba de fe en DIOS. Los moabitas y los amonitas, más los habitantes de Seir, se unieron en gran número para borrar del mapa el reino de Judá. Llegó la noticia de que miles de soldados marchaban contra Jerusalén, y Josafat tenía miedo. Pero él clamó al Señor, y lo hizo bien. Proporcionó una reforma general en toda la nación, para que todos pusieran sus manos en la conciencia y determinaran su vida espiritual y trataran de cambiar lo que tenía que ser cambiado. Y la pregunta era urgente; Había un enemigo gigantesco que venía contra los judíos, y solo con DIOS podían ser protegidos. No había fuerza militar en Judá para enfrentarse a un ejército tan grande.

Los moabitas y amonitas no fueron atacados por el pueblo de Israel, y nunca deberían ser hostigados, por orden de DIOS. Estaban relacionados con los israelitas, ya que eran descendientes de los dos hijos de Lot. Por lo tanto, podían vivir en paz en la frontera con los judíos, sin embargo, ellos mismos tomaron la iniciativa en la guerra contra el pueblo de DIOS. Ante el llamado del rey, todo Judá se reunió para buscar al Señor. “Judá se unió para pedirle ayuda al Señor; y proclamó un ayuno en todo Judá” (2 Reyes 20: 4). Josafat dijo una larga oración en busca de ayuda a Dios. Y en cierto momento dijo esas palabras que son para los creyentes de todos los tiempos: “Cree en el Señor, tu DIOS, y estarás a salvo; cree en sus profetas y prosperarás” (2 Reyes 20:20 arriba). Esto el rey habló después de las palabras del poco conocido profeta Jaaziel, quien habló por parte de DIOS de que no temieran, sino que confiaran en el Señor porque esa batalla no era de ellos, sino de DIOS. ¿Qué pasó? Los amonitas y moabitas lucharon contra los habitantes de Seir, y los destruyeron, y luego continuaron luchando entre ellos hasta que fueron exterminados.

¿Qué aprendimos de este episodio? A menudo debe haber una dificultad insuperable para despertar y recurrir a Dios, y recordar que Él no puede ayudarnos cuando permanecemos en nuestros pecados, sino cuando nos arrepentimos; No sería necesario esperar las dificultades, el reavivamiento y la reforma pueden ocurrir incluso en tiempos de normalidad, es suficiente que nos acerquemos más y más a DIOS y lo obedezcamos, y dejemos interés por las cosas del mundo. En este sentido, vea lo que dice EGW: “Hay una gran necesidad de que nuestros hermanos superen fallas secretas. El disgusto de Dios se cierne sobre ellos como una nube. Las iglesias son débiles. El egoísmo, la falta de caridad, la codicia, la envidia, las malas sospechas, la falsedad, el robo, la sensualidad, el libertinaje y el adulterio se registran contra algunos que dicen que creen en la verdad solemne y sagrada para esto. Ahora. ¿Cómo se pueden sacar estas cosas abominables del campamento cuando los hombres que dicen ser cristianos las practican constantemente? (Testimonios para los ministros, 146).

Debemos confiar en DIOS y sus profetas, para que estemos seguros y prosperemos. Pero para ser servidos debemos vivir de acuerdo con la voluntad de DIOS, todos los días. Es bueno saber que no debemos tener miedo de que Él exija cosas que nos perjudiquen, sino que nos llevará a cambios que serán buenos para nuestras vidas, viviremos más felices y más seguros, y prosperaremos.

“El Señor Jesús ama a aquellos por quienes dio su vida; y cuando permiten que influencias mundanas se interpongan entre ellos y su Ayudante, cuando prefieren ídolos a Cristo, cuando consideran indiferentemente sus llamamientos al alma humana, y no hay respuesta, Jesús se ofende. Él sabe que se enfrentan a una gran pérdida; porque son piedras de tropiezo para los pecadores. No se reúnen con Cristo, sino que se separan de Él. Pero cuando, con gran angustia, el Espíritu de Dios toca sus corazones y se vuelven a Él, oirán sus oraciones. Cristo conoce la habilidad que le ha dado a cada alma para servirle, por su bien presente y eterno. Él quiere que estas almas no lo decepcionen. Él quiere que brillen en su reino. «Los que tienen los más altos honores son aquellos que diariamente toman su cruz y siguen a Cristo» (Testimonios para los Ministros, 129 y 130).

Había una iglesia cristiana en Corinto, pero estaba llena de problemas. Vamos a algunos de ellos. Hubo disensiones y conflictos. Algunos dijeron: «Soy de Pablo, pero otros dijeron, prefiero a Apolo». Había preferencias sobre los líderes más grandes. Esto es altamente dañino, ya que termina directamente resultando en que Jesús mismo, El Salvador, se divida. Esto genera controversia y malos sentimientos. Es algo así como animar a un equipo y a otro para otro equipo de fútbol. La comunidad de creyentes, para recibir el poder de lo alto, no puede contener ninguna división.

También había orgullo, aquellos que pensaban que eran superiores. Eran personas que imaginaban que las cosas debían hacerse a su manera, y que solo ellas tenían razón. No valoraban las opiniones de los demás. Y había algo dramático. La cuenta parece decir que solo les sucedió a dos personas. Era un miembro que era dueño de la esposa de su padre, pero que no era su madre. Y ni siquiera se preocupó por eso, se imaginó que aún podría ser miembro de la iglesia y que todo le parecía normal. Pero Pablo condenó severamente tal práctica. También había ladrones, gente maliciosa, gente miserable, idólatras, aquellos que bebían alcohol. Y otra cosa que dijo Pablo fue una gran vergüenza: hermanos que litigaban entre ellos en justicia secular, uno contra el otro.

En la primera carta de Pablo a los corintios, condenó seriamente esta situación. ¿Podemos imaginar cómo ser miembro de una comunidad así? Quizás podríamos recomendar cerrar esa iglesia pronto, antes de que su mal testimonio empañe aún más la imagen de la pureza del Señor JESUCRISTO. Pero la comunidad experimentó una transformación radical. La iglesia entró en un proceso de cambio, abandonando las prácticas del mundo y entrando en una mayor comunión con DIOS. Esto debería entusiasmarnos, porque si con todo lo que hicieron mal allí, todavía se transformaron, esto significa que no hay una situación que no pueda revertirse .DIOS es poderoso, si solo nos entregamos a Él todos los días, Él hará milagros en nuestras vidas, en nuestras familias y en nuestra comunidad de fe.

La iglesia en Éfeso, Asia, también representa el primer período de la iglesia en el tiempo. Va del año 33 al año 100 de nuestra era. Esta iglesia comenzó con la predicación de JESUCRISTO, luego vinieron los apóstoles y discípulos con el poder del ESPÍRITU SANTO. La iglesia creció dramáticamente. Pero a lo largo de las décadas, perdió su primer amor, es decir, su conexión con el Salvador. Se volvió más débil, aunque todavía poderoso. Tenía algunos puntos buenos, como la perseverancia, no toleraba a ciertos hombres mentirosos, odiaba a los nicolaítas (que defendían la poligamia, por ejemplo), soportó las pruebas y no se dejó llevar. Pero, por otro lado, se estaba alejando del primer amor o del primer entusiasmo. Así que la apelación fue arrepentirse y volver a la práctica de las primeras obras.

La Reforma Protestante, o cómo podríamos decir, la Gran Reforma. Lutero descubrió en la Biblia que el justo vive por fe. Es decir: al pedirle perdón a Dios por los pecados, JESÚS que intercede, actúa para que esa persona sea perdonada. Se acepta su arrepentimiento y se le concede el perdón. De ahora en adelante, su vida está limpia ante el Trono celestial, y en la venida de JESUCRISTO, será llevado al Cielo y a la vida eterna. Es evidente que puede volver a pecar. Esto es muy probable. Pero en ese caso, debes arrepentirte nuevamente y ser perdonado nuevamente. También es evidente que al caminar con JESÚS, su amor por el Salvador aumentará, y su deseo de repetir los pecados disminuirá, y pecará cada vez menos. Esto se llama santificación, apartarse del pecado y acercarse a la voluntad de Dios.

Pero en los días de Lutero, ese entendimiento estaba lejos de la gente. Había superstición, tradición y el poder de los dogmas. La gente no tenía la Biblia para buscar conocimiento. Estaba prohibido leer las sagradas escrituras. Lo que había era miedo a DIOS. Creían en el infierno para aquellos que no confesaban. De hecho, los sacerdotes tenían el poder supremo para escuchar confesiones y perdonar. Al igual que hoy . Todavía hay mucho que explicar a las personas que pueden arrodillarse ante JESÚS y pedirle perdón, y que no deben arrodillarse ante un ser humano. Tampoco los ángeles admiten que un ser humano se arrodilla ante él.

Había mucha oscuridad antes de la época de Lutero. La tradición dominó en lugar de la Biblia. Esta tradición surgió como herencia pagana de los sistemas imperiales anteriores, principalmente de los griegos. Las grandes catedrales fueron impresionantes por su pomposidad y acústica. DIOS fue visto como un ser exigente siempre dispuesto a castigar, de donde nunca llegó el perdón, sino la ejecución de alguna sentencia. Lutero descubrió, en la Palabra de Dios mismo, que los justos viven por fe, creyendo en el perdón divino y no en las obras de sacrificio para tratar de obtener el favor divino. Todo lo que el pecador debe hacer es arrepentirse y acercarse a Dios. Entonces crea que todo está resuelto, y que el perdón divino es su salvación. No necesita sacrificar ni pagar sumas para obtener el perdón. La Reforma Protestante descubrió en la Biblia el camino simple de salvación que JESÚS había enseñado.

El último atractivo para el mundo es también la gran controversia entre la verdad y la mentira. Este llamamiento no sería sin una fuerte oposición. Es un llamado a la reforma, a abandonar los falsos dogmas para adherirse a la verdad bíblica de DIOS. La pregunta es sobre la adoración. Y no podría ser de otra manera, ya que desde la eternidad de la creación de DIOS, incluso antes de la creación en esta Tierra, los seres inteligentes, desde los ángeles hasta otros seres similares a DIOS, siempre adoraron al Creador.

La adoración del Creador es absolutamente lógica: lo adoramos porque Él hizo todas las cosas y nos trajo a la existencia. Es muy, muy simple; Esa es la razón de la adoración. Es porque Él es el Creador, punto. Si existimos, es porque DIOS nos creó; Por lo tanto, es evidente que debemos estar agradecidos con Él como Creador. Nadie más puede crear, y si hubiera otro Creador, sus criaturas lo adorarían. Pero solo hay un DIOS, y solo Él merece ser adorado por el hecho de que es capaz de crear, y porque creó, y porque es capaz de sostener lo que creó y mantener la vida eternamente, en un ambiente de felicidad absoluta.

Pero Lucifer también quería ser adorado, y aquí es donde se originó el conflicto de adoración, que se ha extendido a este planeta, pero ahora está llegando a su resultado final. Y nosotros, los adventistas del séptimo día, tenemos la responsabilidad de enseñar sobre la verdadera adoración. Esta enseñanza se resume en los tres mensajes angelicales, y hoy estudiamos solo el primero. Este mensaje es claro y directo: que se adora al Creador, el que lo hizo. Y se refiere directamente al cuarto mandamiento, donde aprendemos que es nuestro deber mantener santo el día de reposo, porque en él descansó el Creador; santificó ese día y lo bendijo.

La reforma de hoy, su punto principal se refiere al día para ser santificado. Debemos conocer bien los motivos de esta santificación. Los enemigos de la verdad se han preparado al agotamiento para defender la mentira, y son excelentes para hacerlo. Quien fue capaz de convencer a un tercio de los ángeles celestiales, hoy no es menos capaz de seducir a los seres humanos. ¿Alguien puede imaginar, en este mundo, que el Papa actual no dice la verdad cuando defiende el domingo, siendo muy amigable y atractivo? ¿Cómo argumentar que está equivocado?

Pero, el mensaje de la reforma mundial de hoy es que debemos temer a DIOS, darle gloria, por la hora del juicio que Él hará. Este juicio ha estado en progreso desde 1844. Y les pide a todos que adoren al que hizo todas las cosas. Y más adelante dice que la perseverancia de los santos está vinculada a los mandamientos de DIOS y a tener fe en JESÚS. Somos las personas que necesitan ser reformadas y que deben extender la reforma de la verdad dando al mundo la oportunidad de elegir.

Si el reavivamiento es el fortalecimiento de lo que es correcto en nuestras vidas, la reforma es el cambio de todo lo que no es aceptable para un ciudadano celestial auténtico.

Para tener una reforma, primero debe haber reavivamiento porque es lo que nos hace más apegados a DIOS; por él amamos más a DIOS, por lo que surge el deseo de abandonar el mundo y las cosas del mundo, cambiando la vida de los ciudadanos del mundo a ciudadanos celestiales. Ese cambio es reforma.

El reavivamiento se trata de la verdadera adoración. El reavivamiento nos hace cada vez más íntimos con DIOS, como sucedió con Enoc. Una persona revivida pasa el día muy a menudo hablando con DIOS, siente el deseo de ser cada vez más íntimo. El amor por DIOS se desarrolla y, al mismo tiempo, el amor por los demás. Esto lleva al deseo de salvar a otros.

Parece simple, pero la providencia es orar a DIOS, estudiar Su palabra y tener el deseo de ser transformado por ella. Ser humilde marca la diferencia, porque los orgullosos y arrogantes nunca serán transformados hasta que tengan el deseo de ser humildes.

“Los cristianos deben prepararse para lo que pronto estará sobre el mundo como una terrible sorpresa, y esa preparación debe hacerse a través del estudio diligente de la Palabra de Dios y viviendo de acuerdo con sus preceptos. … Dios llama al reavivamiento y la reforma” (Profetas y reyes, 626).

Dios  te Bendiga.

 

 

1 comentario de “¿Qué es reavivamiento y qué es reforma?”

  1. Muy buenas noches, bendiciones para todos.
    Me ha encantado mucho el material que han publicado.
    Sería excelente que tengamos material musical o de salud y que pueda descargarse también.

    Bendiciones infinitas

Responder a Alonso Lopez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *