¿A qué prosperidad se refiere?

“El que oculta sus transgresiones nunca prosperará; pero quien confiesa y los abandona alcanzará misericordia” (Prov. 28:13)

El versículo dice que el que trata de ocultar sus transgresiones, no prospera. Podemos tener transgresiones que nadie ha visto y que incluso pueden ser tan secretas que ningún ser humano lo descubrirá. Recuerdo una historia contada en un sermón hace décadas. “Unos treinta años después de ser enterrado, sacaron a un anciano de su tumba para almacenar sus huesos en otro lugar. Al abrir el ataúd, descubrieron un gran clavo clavado en la parte superior de su cabeza. Llamaron a la policía y hubo una investigación”. El hecho ocurrió en un país donde los delitos no prescriben. Poco después, la esposa de este hombre, que se había casado con otro y se quedó con la riqueza expresiva de su primer esposo, fue arrestada y encarcelada. Ella lo había matado clavándole el clavo en la cabeza, y nadie lo había descubierto en ese momento.

DIOS lo ve todo y lo sabe todo. Y todo se nota en sus libros. No hay forma de ocultarle los pecados, porque nada es secreto para él. El los conoce. Si no confesamos por medio del arrepentimiento, tampoco seremos perdonados, y en tales casos no habrá misericordia el día del juicio. Estas personas no prosperarán, y en este contexto significa: no alcanzarán la vida eterna. Perderán todo y su memoria desaparecerá para siempre.

“El arrepentimiento, como el perdón, es un regalo de Dios a través de Cristo. Es a través de la influencia del Espíritu Santo que estamos convencidos del pecado y sentimos nuestra necesidad de perdón. Nadie, excepto el contrito, es perdonado; pero es la gracia de Dios lo que hace al corazón penitente. Él conoce todas nuestras debilidades y nos ayudará” (Fé y Obras, 38). «» Dios con su mano derecha lo levantó al Príncipe y Salvador, para dar a Israel el arrepentimiento y la remisión de los pecados «. Hechos 5:31. El arrepentimiento, no menos que el perdón y la justificación, es un regalo de Dios, y no puede ser experimentado a menos que sea entregado al alma por Cristo «(Mensajes selectos, libro 1, p. 391).

Cristo muerto pagó los pecados de todas las personas que vivieron o viven en este mundo. Por lo tanto, solo Él puede ofrecer perdón. Para ser perdonada, una persona que tiene libre albedrío debe desear el perdón. No querer ser perdonado es una forma de pecado contra el ESPÍRITU SANTO. Pero desear es sentir el amor de CRISTO por nosotros y de esto viene otro sentimiento: disgusto por la vida pecaminosa. Este sentimiento y deseo viene a través de la acción del ESPÍRITU SANTO, por lo tanto, también es un regalo de DIOS. Pero querer ser perdonado y querer cambiar la vida no es un regalo de DIOS, es nuestra parte. Lo máximo que se necesita para ser salvado, todo proviene de DIOS. El ESPÍRITU SANTO puede incluso trabajar para despertar el deseo en nosotros, sin embargo, nosotros somos los que debemos abrir la puerta del corazón.

Tener a CRISTO pagó el precio de nuestros pecados, evidentemente solo Él puede proporcionar perdón, y lo hará a todos aquellos que sienten la necesidad, es decir, que sienten el toque del ESPÍRITU. Aquí viene el arrepentimiento por los pecados. Tiene que ser el arrepentimiento verdadero, el que quiere cambiar la vida, porque existe lo falso. DIOS concede el arrepentimiento por el deseo de saber que has hecho mal. Cuando existe este sentimiento, el ESPÍRITU SANTO no pierde el tiempo, actúa en la mente de la persona y siente pena, hay un malestar de que lo que ha hecho es malo. De esta manera, el deseo de haber vivido de manera diferente se desarrolla y fortalece. Pero no es posible cambiar el pasado. Luego viene el deseo de perdón. La persona confiesa su pecado a DIOS. Tenemos que hacer esto nombrando el pecado. Y después del perdón, con el poder de lo alto, la persona pondrá en práctica la vida que quería haber vivido, pero que no vivió. Estos son momentos en los que decimos: ‘ ah si pudiera cambiar el pasado; ah, porque no actué de manera diferente “. Cosas así. Después del arrepentimiento y el perdón, la persona, siempre con ayuda divina, vive una vida nueva, una que le hubiera gustado haber vivido. El poder de DIOS enseña una nueva forma, y ​​esa es la transformación o la santificación. Esto se llama obediencia.

“Mientras los discípulos esperaban que se cumpliera la promesa, humillaron sus corazones con verdadero arrepentimiento y confesaron su incredulidad. Al recordar las palabras que Cristo les había dicho antes de su muerte, entendieron su significado más ampliamente. Las verdades que habían escapado de su memoria volvieron a ellos y se las repitieron. Se reprendieron por no haber entendido al Salvador. Como en una procesión, escena tras escena de su maravillosa vida pasó ante ellos. Al meditar en su vida pura y santa, sintieron que ninguna obra sería demasiado difícil, que ningún sacrificio sería demasiado grande, siempre que pudieran presenciar en sus propias vidas la bondad del carácter de Cristo. … Los discípulos oraron con intenso fervor para poder acercarse a los hombres, y en sus tratos diarios, pronuncie palabras que guíen a los pecadores a Cristo. Dejando de lado todas las diferencias, todos los deseos de supremacía, se unieron en estrecha comunión cristiana. Se acercaron más y más a Dios, y al hacerlo sintieron que era un privilegio que se les diera que se asociaran tan estrechamente con Cristo. La tristeza inundó sus corazones al recordar cuántas veces lo habían mortificado por llegar tarde a la comprensión, al no entender las lecciones que, por su bien, había estado tratando de enseñarles” (Hechos 36-37).

El verdadero arrepentimiento hace lo que les sucedió a los discípulos en aquellos días que precedieron a Pentecostés. Conduce a la tristeza por el pasado pecaminoso, al deseo de cambio, la persona ya no quiere vivir como lo hizo. Conduce a la salvación, a una vida de santificación. La persona verdaderamente arrepentida comienza a mirar a JESÚS como un ejemplo de vida. Con este fin, ella estudia la vida de JESÚS, lee en su Biblia, siempre queriendo descubrir cómo JESÚS actuaría en su lugar. Busca comprensión sobre el Maestro y el mayor ejemplo humano. Por lo tanto, el ESPÍRITU SANTO está actuando sobre la persona, junto con él, hace cambios maravillosos en su vida. Alguien así pasa todo el día recordando, cada minuto, sobre JESÚS, y habla con Él casi todo el tiempo.

El verdadero arrepentimiento resulta en una confesión específica. Se acompaña de tristeza por el pecado y un fuerte deseo de nunca volver a cometerlo. Es por eso que el pecado debe tener un nombre, es decir, debe ser identificado. Cuando un niño hace algo mal y los padres lo regañan, deben decirle claramente qué error se está regañando. También debe saber qué consecuencias trae este error a su vida, qué daño puede traer a otras personas y a la naturaleza y, sobre todo, por qué entristece a DIOS. Repetimos, el pecado tiene que ser identificado. No existe un arrepentimiento generalizado por cosas que no sabemos si queremos liberarnos o no. Cada uno de nuestros pecados debe estar bien identificado y debe haber un deseo positivo de no practicarlo. Debemos saber las consecuencias que tiene.

Por ejemplo, imaginemos el siguiente pecado: ver películas de terror. ¿Alguien tiene duda de que sea pecado? El poder de tales películas para afectar el carácter y los criterios del pensamiento es enorme, por tanto, tiene consecuencias negativas poderosas. ¿Es posible imaginar cómo se afecta la formación de niños que ven tales cosas? Además de eso, aleja de DIOS y ahuyenta a sus ángeles que deberían estar siempre a nuestro lado. Es totalmente inconveniente, pues viéndolos podemos tener por lo menos una cosa como cierta: estamos perdidos. Pero no dejaremos de verlos si no nos arrepentimos, si no sentimos tristeza por verlos. Y si sabemos que es pecado, pero no sentimos tristeza, entonces lo mejor que podemos hacer es orar pidiendo socorro a DIOS. Y aun así, en situación de emergencia, decidir no volver a verlos, pidiendo para eso la ayuda del ESPÍRITU SANTO. Orar todos los días, hacer una entrega diaria y no dejar de realizar el culto familiar.

Uno de los secretos para fácilmente sentir tristeza por causa del pecado es andar con DIOS, como Enoc. Si todos los días hacemos nuestros cultos, leemos la Biblia, estudiamos las lecciones de Escuela Sabática y oramos, esa tristeza aparecerá. Es una actitud de carácter personal. El verdadero arrepentimiento es opuesto al arrepentimiento falso. En el verdadero, la tristeza lleva al conocimiento de que la persona ofendió a alguien y a DIOS. Puede haber causado daño a otro ser humano, y siente la necesidad de arreglar eso, de lo contrario no tiene paz. Es necesario que la persona confiese para cambiar de vida.

En el falso arrepentimiento, que podemos llamar remordimiento, la persona se centra en sí misma. Está triste o angustiada porque siente que está perdiendo prestigio, quizás imagen o tal vez la libertad si fue arrestada al ser sorprendida en flagrante delito, o porque le va a costar alguna cosa. El falso arrepentimiento tiende a culpar a otros. Por ejemplo, hace unos días un hombre asesinó a un niño que estaba junto a su madre. Los relatos dicen que mató por motivos indignos, pero él mismo dijo que el disparo fue accidental en razón de haber sido atacado. Aun siendo así, él no tenía el derecho de invadir, amenazar y robar a nadie. Después, cuando pasó a ser buscado, ahí se sintió angustiado, pero por lo visto no verdaderamente arrepentido. ¿Qué absurdos son esos que se arrastran en a nuestra sociedad?

Hay relatos bíblicos que ilustran muy bien los dos tipos de arrepentimiento. Por ejemplo, Saúl sabía que estaba equivocado; se arrepentía de perseguir a David, pero nunca cambiaba. Su arrepentimiento era por falta de argumentos que explicasen lo que hacía, luego volvía a su persecución. A su vez, David, en el caso de Betsabé, se arrepintió de forma verdadera, a tal punto que el segundo hijo de ella –Salomón- se convirtió en el próximo rey.

En el verdadero arrepentimiento, hay tristeza por el pasado pecaminoso que después es seguida por una sensación de libertad, de perdón y de una nueva vida de santificación. En el falso, que generalmente pasa por una situación de remordimiento debido a los daños ocasionados por el pecado a sí mismo, no hay perdón, y esa sensación perdura indefinidamente llevando a la ausencia de paz. El individuo no llega nunca a un estado de liberación del pecado, porque DIOS no actuó en él y así, continúa viviendo para el pecado, tratando muchas veces de ocultar el mal para que otros no lo descubran. Solo que no lo puede ocultar jamás de DIOS ni de él mismo. La conciencia lo va torturando hasta que se cauteriza, y es cuando entonces el individuo pasa a vivir un estado de ilusión, pero nunca de paz y de santificación.

La confesión tiene poder de curar. Es la cura de las heridas espirituales, del dolor de la culpa, de ese mismo dolor que JESÚS sintió pero cuyo cáliz no pudo dejar de probar. Esa cura que trae la paz interior, la sensación de liberación de la esclavitud cruel que obligaba a repetir algo que a la persona siempre la perjudicaba y también a otros. Carcomía el ser, trayendo muchas veces enfermedades físicas, psicológicas, desarmonía en las relaciones, sentimiento de culpa, y muchas cosas más.

El principal efecto del proceso de cura mediante la confesión es la liberación de la servidumbre a la que la esclavitud del pecado conlleva. Supe hace algún tiempo de un caso. Cierta persona era controlada todo el tiempo por pensamientos sensuales, pero un día se arrepintió y clamó a DIOS por liberación. Ella estaba harta de la esclavitud, y cuando descubrió la posibilidad de una nueva vida, se aferró de JESÚS. Fue como cuando JESÚS le dijo a aquella prostituta: “yo también no te condeno, vete y no peques más”. Ella cambió, el ESPÍRITU SANTO intervino, y hoy tiene una nueva vida. Es feliz, diligente, rinde más en su trabajo, duerme bien, tiene una hermosa familia, es miembro activo en la iglesia y siente la acción de DIOS en su vida. Todo cambió; en verdad, es como si fuese otra persona. Muy bien dicho por JESÚS: es necesario nacer de nuevo, o sea, ser curado por el perdón y convertirse en otro ser humano, un verdadero ciudadano celestial.

El punto fundamental es el arrepentimiento y la confesión para el alcance del perdón, y, por lo tanto de la reconciliación con DIOS, así como de la unidad entre los hermanos. En esta situación, DIOS puede conceder el poder del ESPÍRITU SANTO y el individuo será un testigo fiel y verdadero del reino de DIOS y de sus principios, y desde luego será librado de la opresión del pecado, curado del poder de la iniquidad y entrará en una nueva vida llena de flamantes emociones, acordes con la felicidad del cielo.

“La mayor y más urgente de todas nuestras necesidades es la de un reavivamiento de la verdadera piedad en nuestro medio. Buscarlo debiera ser nuestra primera obra. Debe haber esfuerzos fervientes para obtener las bendiciones del Señor, no porque Dios no esté dispuesto a conferirnos sus bendiciones, sino porque no estamos preparados para recibirlas. Nuestro Padre celestial está más dispuesto a dar su Espíritu Santo a los que se lo piden que los padres terrenales a dar buenas dádivas a sus hijos. Sin embargo, mediante la confesión, la humillación, el arrepentimiento y la oración ferviente nos corresponde cumplir con las condiciones en virtud de las cuales ha prometido Dios concedernos su bendición. Sólo en respuesta a la oración debe esperarse un reavivamiento. Mientras la gente esté tan destituida del Espíritu Santo de Dios, no puede apreciar la predicación de la Palabra; pero cuando el poder del Espíritu toca su corazón, entonces no quedarán sin efecto los discursos presentados. Guiados por las enseñanzas de la Palabra de Dios, con la manifestación de su Espíritu, ejercitando un sano juicio, los que asisten a nuestras reuniones obtendrán una experiencia preciosa y, al volver a su hogar, estarán preparados para ejercer una influencia saludable” (Mensajes Selectos, Tomo 1, 141).

Por sobre el arrepentimiento y la confesión, el punto vital de este estudio es la obtención del perdón. Este es como el pasaporte para la vida eterna, pues quien aparece sin pecado en su cuenta de los libros del Cielo, ese está salvo.

Dios te bendiga.

Apoyo:

==================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *