Tú eres la sal de la tierra

“Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo” (Mateo 4:23).

En el poderoso sermón de la montaña, JESÚS dijo: “Tú eres la sal de la tierra; y si la sal no tiene sabor, ¿con qué será salada? Es inútil que nada más que ser expulsado y ser pisoteado por los hombres. Eres la luz del mundo; una ciudad construida en una colina no puede ocultarse; tampoco se enciende una luz y se coloca debajo de un celemín, sino en un candelabro, y da luz a todos en la casa. Así que deja que tu luz brille ante los hombres, para que vean tus buenas obras y glorifiquen a tu Padre que está en el cielo” (Mateo 5: 13-16).

Aquí está la receta de cómo podemos transformar la sociedad, siendo la sal de la Tierra y la luz del mundo. Vea que la sal debe cubrir toda la Tierra, y la luz debe iluminar todo el mundo. El territorio de cobertura es el mismo: debemos llevar este evangelio a todos (Mateo 24:14).

Bueno, lo que estamos tratando de decir es que un poco de sal hace la diferencia, un poco de luz hace la diferencia. Frente a la sal, el sabor insípido desaparece; Ante la luz, la oscuridad se escapa. Lo más interesante es: nunca deberíamos tener demasiada sal, pero podemos aumentar la intensidad de nuestra luz. Las linternas modernas vienen con dispositivos para ajustar la intensidad de la luz, llegar más lejos o tener un enfoque más amplio (zoom). Así es como deben ser los cristianos: iluminar con la intensidad correcta según el momento y dar sabor al mensaje según sea necesario.

Todavía era el comienzo del trabajo de JESÚS. Juan ya lo había bautizado, había regresado del desierto. Para entonces, muchas personas ya lo conocían, y se había vuelto bastante famoso en las cercanías de Nazaret (Luc. 4:14). Incluso antes de ser bautizado, ya participaba activamente en los servicios en la sinagoga de Nazaret, pero esta vez fue muy diferente. Como de costumbre, se levantó para leer y se le dio providencialmente el pergamino del libro de Isaías. Leyó Isaías 61, versículo uno y parte del versículo dos; devolvió el pergamino (una pieza muy cara, por lo que el pergamino fue tratado con mucho cuidado), y se sentó a hablar (en ese tiempo los hablantes hablaban sentados, se consideró solemne, hoy es más solemne y, además, más práctico). Leyó hasta cierto punto.  (Isaías 61: 1,2)

Al parecer, no leyó el resto para dejar muy claro que había venido a salvar, no a vengarse en ese momento. El día de la venganza del Señor fue el día de la expiación, cuando todos los que no se habían arrepentido deberían morir. Estaba anunciando el año aceptable del Señor, el año 50, cuando se liberaron los esclavos, se perdonaron las deudas, se devolvieron las tierras, etc., cuando todo se restableció al mejor punto posible. Por lo tanto, no fue posible, en el año aceptable del Señor, hacer todo este bien y, al mismo tiempo, castigar y eliminar.

El año aceptable del Señor fue el año de la gracia de DIOS, la gracia salvadora, que se manifestó en la vida y el ministerio de JESÚS. Llegó a cumplir lo prometido y se hizo ese año, cada medio siglo. En contraste, el día de la venganza es el fin de los tiempos para esta gracia, para el día presente, cuando vienen las plagas. Para los judíos de aquellos días, ese tiempo llegaría muy pronto, y había una profecía, de Daniel, que le había dado al pueblo de DIOS 480 años para arrepentirse de su rebelión repetida. El día de la venganza vendría sobre los judíos que rechazaron el mensaje de salvación de JESÚS (Mateo 21:43 y 44; 23: 36-38). Se refiere a la destrucción de Jerusalén y el templo que estaba allí, que JESÚS anunció en una de sus últimas declaraciones, en Mateo 24.

JESÚS había venido a predicar y enseñar a los mansos, a restaurar a los que sufrieron debido a problemas en la vida, a liberar a los cautivos del pecado, a terminar con las enfermedades y las injusticias, para dar libertad a los cautivos. JESÚS vino por todo esto, y de hecho, lo hizo todo. Pero había un mensaje más en esa lectura. JESÚS era el personaje a quien el texto se refería proféticamente. Cuando leyó, se detuvo un poco y declaró solemnemente: » hoy se ha cumplido esa profecía » o » hoy se ha cumplido la Escritura que acabas de escuchar”.

A partir de ese momento, comenzó un murmullo y luego una confusión. «Pero cuando Jesús anunció:» Hoy esta Escritura se ha cumplido en vuestros oídos «(Lucas 4:21), de repente se les hizo pensar en sí mismos y en las declaraciones de Aquel que les dirigió la Palabra. Ellos, israelitas, hijos de Abraham, habían sido representados como esclavos. Había sido dirigido como prisioneros para ser liberados del poder del mal; como en la oscuridad y necesitando la luz de la verdad. Su orgullo se ofendió, sus temores se despertaron. Las palabras de Jesús indicaron que su trabajo para ellos debía ser bastante diferente de lo que deseaban. Sus acciones debían ser examinadas de cerca. A pesar de su precisión en las ceremonias externas, se retiraron de la inspección de esos ojos puros y penetrantes” (El Deseado de todas las Gentes, 237).

Posiblemente pensaron: ‘¿quién se cree que es? ‘. Bueno, lo conocían: era hijo de María y José, el carpintero. Tampoco recordaron que este José era descendiente de David, el rey según el corazón de DIOS. Lo vieron como un carpintero (y uno bueno), no como el Mesías, ni como el que los había sacado de Egipto. Al igual que este carpintero, hijo de otro carpintero, una profesión que no es muy prestigiosa, ¡ahora se declaró el Mesías, el Prometido! Para entonces, varios Mesías falsos ya habían aparecido, y este era ciertamente uno más, pensaron.

Bueno, un complicado más para ponerlos furiosos. Quería liberarlos de sus pecados, no había dicho nada acerca de liberarlos del yugo romano, que ellos querían. Ya habían visto algunos de sus poderosos milagros, y esperaban que Él dijera algo como: » Vine a liberar a mi pueblo de los romanos”. Que querían escuchar, y si Él había dicho tal cosa, en ese mismo momento comenzaría una revuelta, no contra Él, sino contra ese imperio opresivo. Pronto se convertiría en el líder, y saldrían a organizarse y luchar. JESÚS sería el líder poderoso, capaz de realizar milagros, un Rey prometedor, políticamente hablando. Pero, ser el Mesías para liberarlos de sus pecados, eso no fue bienvenido.

Al igual que en el pasado, debido a la dureza de sus corazones, Elías fue enviado a una mujer no judía, también Naamán, un sirio, fue curado de lepra y ningún judío, igualmente, fueron de corazón duro, rechazando a JESÚS. Lo llevaron a la parte más alta de la montaña, donde había un precipicio, con la idea de arrojarlo (Satanás, no hace mucho, intentó lo mismo, desde lo alto de la torre del templo). Pero esquivó, pasó entre ellos y se fue. Había sido rechazado por los ciudadanos de su ciudad natal. De hecho, como dijo, ningún profeta es bien aceptado en su tierra natal. Una vez más, como sus antepasados, rechazaron al que había venido a liberarlos.

(Lucas 10:27). Este es el resumen de la ley. A través de Juan, JESÚS fue aún más profundo, dijo que amemos a nuestro prójimo como Él nos amó. Él nos amó hasta el final (Juan 13: 1). Hasta ahora, es fácil entender el mandamiento: es amar a nuestro prójimo.

Pero hay una pregunta por responder, que el doctor en derecho, a quien JESÚS presentó la parábola del buen samaritano, le preguntó al Maestro: «¿Quién es mi prójimo? De aquí proviene el punto importante de esta enseñanza, que todos debemos aprender o profundizar.

¿Podría nuestro prójimo ser el cónyuge? ¿O los niños? ¿O los padres? ¿O amigos? ¿O los que nos pagan por favores? Sí, son nuestros prójimos, siempre lo serán. De hecho, siempre estamos haciendo favores a lo natural, y ellos, en lo natural, nos devuelven. Por ejemplo, es común que los amigos se inviten juntos a una comida. Están cerca el uno del otro, y eso es algo bueno, no deberíamos dejar de hacer estas cosas. Pero también hay otro procedimiento que no podemos evitar hacer. Es para servir a los necesitados y que no tienen a nadie a quien recurrir.

Todos son nuestros prójimos, todos. A los efectos de este estudio, podemos crear una clasificación de tres categorías de personas cercanas. Nuestros familiares y amigos, que siempre están haciendo favores, y también reciben favores. Está bien, debemos actuar de todos modos. La segunda categoría es lo desconocido y quién no necesita nada. Estos no necesitan nuestros favores materiales, sino quizás espirituales. Y la tercera categoría es la desconocida, y que hemos descubierto de alguna manera, y que tiene alguna necesidad de que podamos hacer algo. Estos representan el siguiente al que JESÚS se refirió en la parábola del buen samaritano, que le dijo al doctor de la ley.

Nuestra iglesia necesita más testigos auténticos y menos artistas del púlpito, que no representan a JESÚS. Necesitamos más acción y formalidades menos inútiles. Todos nosotros, del pueblo de DIOS, tenemos que poder repetir, efectivamente, las palabras de JESÚS: «amaos los unos a los otros como yo los he amado a ustedes” (Juan 13:34). Todos están cerca, pero debemos dedicarnos a aquellos que son frágiles, cuya situación llega a nuestro conocimiento.

El cuerpo humano no puede vivir sin sal. Actualmente, se consume demasiada sal, lo que es dañino, ya que crea el problema de la presión arterial alta, lo que aumenta el riesgo de aterosclerosis, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. El cuerpo necesita sodio para mantener el equilibrio del agua. Cuando la cantidad de sodio (sal) que comemos es mayor de lo necesario, el exceso producirá retención de agua. El agua que normalmente se eliminaría permanecerá en el cuerpo, «acompañando» este sodio por el mecanismo de ósmosis, lo que provoca un aumento en el volumen sanguíneo con el consiguiente aumento de la presión arterial. Las recomendaciones indican que no debe exceder 2.4 g de sodio por día (2,400 mg) para un adulto sano. Esto es menos de una cucharadita de sal de mesa. Independientemente del límite, cuanto menor sea la ingesta de sal, cuanto mayor sea el efecto beneficioso sobre la presión. Los alimentos industrializados contienen mucho sodio porque la sal conserva los alimentos al evitar el crecimiento de bacterias.

La iglesia bíblica representa aproximadamente el 0.26% de la población mundial, más o menos la cantidad de sal que los alimentos necesitan para ser saludables. Una proporción muy pequeña de sal cambia el sabor y la calidad de la comida. Entonces, un grupo muy pequeño de personas también debe cambiar la calidad de vida de las personas del mundo. Esto no significa que la proporción de estos creyentes en el mundo no deba aumentarse, sino que nuestra influencia debe ser tal como la proporción de sal en los alimentos, es decir, beneficiosa. No debe producir presión arterial alta, es decir, debe generar problemas de fanatismo o exageración de las reglas, como lo hicieron los antiguos judíos. Ser un exceso de sal es exigir al mundo más de lo que DIOS requiere, ser poca sal es permitir que el mundo nos influya y nos corrompa.

¿Qué pasa si la sal pierde su sabor original, se vuelve insípida? Esto nunca sucede, la sal siempre será sal, no se verá afectada por el resto de los alimentos. Se sabe que la sal, químicamente, nunca está influenciada, siempre influirá en otros elementos. Es decir, no hay sustancia que pueda neutralizar el sabor de la sal (salinidad). Sin embargo, la sal se puede mezclar con sustancias que quitan el sabor. Y hay una explicación de lo que JESÚS quiso decir con sal insípida. La sal del mar muerto es diferente de la sal en otros mares. No es puro, se mezcla con varios minerales, lo que lo hace insípido. La función de la sal cristiana es proteger y preservar. Si pierde estos diseños, es inútil. «Tú eres la sal de la tierra; y si la sal no tiene sabor, ¿con qué será salada? (Mateo 5:14, 13).

DIOS dejó el método que debemos seguir en la búsqueda para salvar a las personas a la vida eterna. Es un método simple, como todo lo que proviene de DIOS. Es simple y lógico. Primero, debemos buscar la sabiduría de lo alto y el conocimiento de nuestro DIOS. Por lo tanto, debemos tener una vida en armonía con Él, tener experiencias de fe con Él, y así, crecer y ser transformados por Él.

Luego podemos salir y preparar el suelo, es decir, tener los primeros contactos con los que están fuera de la iglesia. Esto se hace a través de acciones sociales; programas de salud; ayuda a los necesitados y similares. Luego, se siembra la Palabra, es decir, se distribuyen folletos y otros materiales, se realizan series de conferencias, se realizan estudios bíblicos y programas sociales. Luego se riega el suelo, es decir, continuar con los estudios para que las personas maduren y adquieran suficiente conocimiento para ser ciudadanos del reino de DIOS. Paralelamente a todo esto, debemos orar, todo el tiempo, para que el Espíritu Santo nos permita, califique y actúe con las personas a las que nos acercamos. La decisión de estas personas nunca debe hacerse a la presión, sino a ejercer su libre albedrío, cuando sienten el llamado de DIOS. En general, se hacen llamamientos fuertes, dramáticos y largos para que las personas se rindan a JESÚS, pero el Maestro nunca actuó así.

Una de las cosas más necesarias hoy en día son los buenos hábitos de vida y salud. “Ningún maestro de la verdad debería pensar que su educación está completa hasta que haya estudiado las leyes de la salud y conozca la influencia de los hábitos correctos en la vida espiritual. Debe poder hablarle a la gente de manera inteligente sobre estas cosas, y dar un ejemplo para vigorizar sus palabras. La enseñanza de los hábitos correctos es parte del trabajo del ministro evangélico, y él encontrará muchas oportunidades para instruir a aquellos con quienes entra en contacto” (Evangelismo, 439). “Mi guía me informó que aquellos que creen en la verdad no solo deben observar la reforma pro salud, sino también enseñarla diligentemente a los demás; porque será un instrumento por el cual la verdad puede ser presentada a la atención de los no creyentes ”(Evangelismo, 514). «En todas partes hay personas enfermas, y quienes como trabajadores de ‘CRISTO’ deben ser genuinamente reformadores de la salud, preparados para dar a los pacientes los tratamientos simples que los aliviarán, y luego orar con ellos» (Evangelismo, 516). «El Señor ha ordenado que, junto con aquellos que predican la Palabra, sus trabajadores médicos misioneros – médicos y enfermeras cristianas, cooperen, que hayan recibido capacitación especial para curar enfermedades y ganar almas» (Evangelismo 520).

Como sal, que en una pequeña cantidad sazona todo, debemos influir en la sociedad global por los buenos principios de la vida en la Biblia. Nosotros mismos debemos ser ejemplos de vida práctica para el mundo. Cada miembro debe dar un buen ejemplo, a través de su vida diaria, de que están siguiendo estos principios. Y como iglesia, como cuerpo, la receta es la misma.

¿Cómo penetrar en el campo espiritual sin resentir o alentar a las personas, cuyos pensamientos son diferentes a los nuestros? Y segundo, ¿cómo podemos evitar la obsesión con el objetivo del bautismo, pero no por la salvación de las personas? Esta obsesión llega a tal punto que los candidatos ya ni siquiera son puestos en conocimiento de la Comisión de la Iglesia. Porque, al menos donde lo sé, hay, al mismo tiempo, una mayor evasión de los recién bautizados. “Es la gracia de Cristo la que da vida al alma. Separado de Cristo, el bautismo, como cualquier otro servicio, es una forma inútil. «El que no cree en el Hijo no verá la vida». Juan 3:36” (Evangelismo, 318 y El deseado de todas las gentes, p. 181).

Nuestro trabajo debe ser consciente del tipo de resultados que debemos lograr. Nuestro objetivo no es bautizar, sino salvar, que es algo más que el bautismo. Aunque muchos no admiten y se ponen nerviosos cuando alguien toca el tema, el hecho es que las campañas de bautismo apresuradas resultan en decepciones para los miembros y bautizados. Cuando Pedro habló, después del don de lenguas, llevó 3.000 al bautismo. Pero había dos diferencias importantes allí: esas personas eran judíos de la dispersión, que ya venían a adorar a Jerusalén. Eran judíos que sabían todo menos de JESÚS, y solo necesitaban algo más para aceptar al Salvador. Así fue también el caso con ese eunuco, de Etiopía, quien fue bautizado por Felipe. Regresó de adorar en Jerusalén. Por lo tanto, hay casos y diferentes, cada uno debe ser considerado adecuadamente, para que no juguemos con la salvación y la vida eterna.

Dios te bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *