“El amor al dinero”

El amor al dinero es la raíz de todos los males. Algunas personas, al codiciar el dinero, se desviaron de la fe y se atormentaron con muchos sufrimientos” (1Tim 6:10 NVI).

El amor al dinero”, es la raíz de todos los males. Ser rico es bueno, pero amar la riqueza es malo. Hacerse rico también es bueno, pero correr tras el dinero a toda costa empobrece espiritualmente. El amor al dinero lleva a cambiar a DIOS por riquezas. El dinero viene fácilmente con problemas. Es fama, poder, prestigio, falsos amigos, delincuentes, impuesto sobre la renta, otros impuestos y mucho más. Ay de los que se hacen ricos y no saben ser ricos.

¿Recuerdas casos de personas que no supieron ser ricas? Hay quienes tiran todo por la borda y quienes son arrogantes, jactanciosos y orgullosos. Hay quienes se separan de su esposa legítima y buscan a otros. ¿Recuerda el caso de Marcos Kitano Matsunaga, quien fue asesinado por su mujer no legítima, Elize Matsunaga? Él ya había cambiado a su esposa por esta mujer, y la estaba cambiando por otra. Un hombre tan rico, pero no sabía cómo hacer un hogar estable. Desgraciado. Rico e incompetente enamorado. La mayoría de la gente no es competente para ser rica. Se cometen algunos errores graves y se alejan aún más de la posibilidad de seguir a JESÚS y obtener la vida eterna. JESÚS quiere preservar a la gente de las trampas de la riqueza, ya que muchos pierden la vida eterna cuando se hacen ricos.

Ser rico no es pecado, mucho menos condenar la pérdida de la vida eterna. El gran problema ocurre cuando la riqueza se le sube a la cabeza y la persona empieza a idolatrarla. Entonces la persona ama las riquezas más que a DIOS, y confía en las riquezas más que en DIOS.

Lo mismo puede pasar con los pobres. Muchos de ellos apuestan en loterías todas las semanas porque quieren ser ricos. Incluso es gracioso cuando un periodista le pregunta qué haría si ganara. Casi todo el mundo viajaría, compraría cosas y viviría como millonarios, etc. Los pobres en general no saben cómo ser ricos, y cuando hacen fortuna, muchos lo desperdician todo. ¿Entiende lo que quiero decir con estos ejemplos? A menudo es mejor ser pobre que arruinar tu vida. Peor aún, si lo pierde para siempre porque se ha apegado a las riquezas de tal manera que solo piensa en ellas y vive de acuerdo con ellas.

Algunos personajes bíblicos eran ricos. Por ejemplo, Abraham, Isaac, Jacob, Job fue dos veces rico, Salomón (que buscó mucho con la riqueza, pero al final de su vida conoció a DIOS), y así sucesivamente. Tome el ejemplo de Abraham. Era muy rico, pero le dio a Lot la opción de elegir dónde quería alimentar a sus rebaños. Ser rico puede ser una bendición si la persona es humilde y servicial, y reconoce que todo proviene de DIOS. Hoy en día, algunas personas ricas en la iglesia hacen una gran diferencia en el financiamiento de la predicación del evangelio. Así fue con JESÚS – muy pobre, pero mujeres ricas lo apoyaron en sus necesidades.

Una cosa es cierta: todos los que se salven en la Nueva Tierra serán ricos de una manera curiosa, independientemente de si fueron pobres o no aquí en la tierra. No habrá oficina de registro y nadie registrará nada a su nombre. Por lo tanto, en términos de propiedad, seremos más pobres que los pobres de la Tierra. No obstante, allí tendremos derecho a disfrutar de todo lo que esté disponible. Por lo tanto, viviremos allí muchas veces mejor que los más ricos de la Tierra. ¿Gracioso, verdad?

Nicodemo era rico y sincero. Quería, por encima de la riqueza, ser salvo. Amaba a DIOS más que al dinero. Sin embargo, había experimentado el gusto por la vida que proporciona la riqueza y eso lo obstaculizaba. Le avergonzaba hablar con CRISTO, porque la gente como él no hacía eso, no dependía de CRISTO. Cuando iban a hablar con el Maestro, siempre era para intentar vencerlo en una trampa, nunca para recibir consejos. Pero Nicodemo sintió la necesidad de una conversación más personal, de consejo.

Llegó en la oscuridad de la noche. No importa, siempre y cuando nos acerquemos a CRISTO, sin importar la hora o el lugar. Y como toda persona de prestigio (como los colportores), primero elogió a CRISTO, pensando en ganárselo a su lado. Quería ser bien aceptado por CRISTO, así que, como era costumbre en ese momento, trató de complacer al Maestro. ¿Qué dijo Nicodemo? “Rabino, sabemos que eres un Maestro que viene de DIOS; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si DIOS no está con él” (Juan 3: 2). Este es un cumplido egoísta. De hecho, no me gustan los cumplidos. Parece que a JESÚS tampoco le gustó, porque la respuesta fue directa y fulminante: “De cierto, de cierto os digo: si uno no nace de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3: 3). La respuesta dejó perplejo a Nicodemo, y al principio ni siquiera entendió, pensando que debería volver al vientre de su madre. JESÚS le dijo: «El que no es nacido de agua y Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios» (Juan 3: 5). ¿Nacido del Espíritu? Jesús explicó: “Lo que nace de la carne, carne es; lo que es nacido del Espíritu, espíritu es” (Juan 3: 6). “El nacimiento del Espíritu consiste en una transformación espiritual radical (ver Romanos 6). El acto físico del bautismo, en sí mismo, no garantiza la entrada al reino. El bautismo en agua debe combinarse con la transformación espiritual, es decir, el renacimiento del interior”.

Interesante que JESÚS no le dijo que vendiera todos sus bienes y le diera a los pobres. El problema de Nicodemo no era el apego a los bienes, sino los privilegios de su posición social, de la que pensaba liberarse. Su visita al Maestro, aunque avergonzada, fue sincera; realmente quería hacer el cambio que JESÚS le pidió. Y el Maestro le pidió que fuera transformado por el bautismo, eso es todo. Y el cambio se produjo poco después. Vea lo que dice Elena de White sobre Nicodemo, sobre cómo este hombre se involucró en el ministerio de CRISTO.

“Durante algún tiempo, Nicodemo no reconoció públicamente a Cristo, pero observó Su vida y reflexionó sobre Sus enseñanzas. En repetidas ocasiones, en el concilio del Sanedrín, frustró los planes de los sacerdotes para destruirlo. …

“Después de la ascensión del Señor, cuando los discípulos fueron dispersados ​​por la persecución, Nicodemo tomó la iniciativa con valentía. Empleó su fortuna en el mantenimiento de la iglesia naciente, que los judíos esperaban que desapareciera con la muerte de Cristo. En tiempos de peligro, el que era tan cauteloso y dudoso se había mostrado tan firme como la roca, animando la fe de los discípulos y proporcionando los medios para llevar adelante la obra del evangelio. Fue despreciado y perseguido por quienes lo habían venerado anteriormente. Se hizo pobre en los bienes de este mundo; sin embargo, no vaciló en la fe que comenzó en esa conferencia nocturna con Jesús” (El Deseado de Todas las Gentes, 171, 174-177).

¿A quién le gusta pagar impuestos? Más aún cuando son exorbitantes y no se percibe el resultado de su solicitud para el beneficio público. Pero lo que ves son noticias sobre corrupción entre las personas que deben gestionar los asuntos públicos. Brasil, por ejemplo, es uno de los países que más impuestos cobra, tiene una de las tasas más altas. También es uno de los países más corruptos y donde más se lo elude. Es un país donde faltan cárceles para recuperar criminales, porque por el contrario, las cárceles aquí son escuelas del mal. La salud pública en las grandes ciudades es un desastre debido a la mala atención y la negligencia. La seguridad pública está perdiendo terreno frente a los malos. La infraestructura en general está mal mantenida. Cómo le gustaría a alguien pagar impuestos?

En Europa hay países con tasas impositivas incluso más altas que en Brasil, pero las ciudades están limpias, hay una atención médica ejemplar y la educación es gratuita para todos. Sin mencionar que son lugares donde se puede vivir sin preocuparse por la seguridad. Por lo tanto, pagar impuestos es incluso gratificante, ya que hay rentabilidad.

Ahora imagina pagar impuestos en la época de JESÚS. Pagaron por un imperio explotador, que sacó gran parte del dinero. Funcionaron, pero parte del dinero también fue a la sede del imperio. Otra parte del dinero se desvió a los recaudadores, que, para empeorar las cosas, eran judíos. Por supuesto, estos judíos eran leales al poder imperial y vivían muy bien económicamente en esta profesión de recaudar impuestos. Estos recaudadores de impuestos robaron a la gente cobrando más y dejando la diferencia para ellos mismos. Se enriquecieron al mismo tiempo que robaron al pueblo. Y eran amigos de los poderosos que dominaban la región. Los judíos odiaban a estas personas, pero JESÚS quería salvar incluso a ellos, y salvó al menos a dos publicanos, Mateo y Zaqueo.

Porque JESÚS fue a comer a la casa de Zaqueo, un elemento malo en la sociedad judía. Los líderes judíos aborrecieron especialmente esto, y la gente tampoco lo vio bien, ya que odiaban a estos explotadores. Pero, dos de estos llamados elementos malos fueron conquistados por el lado bueno, y uno de ellos se convirtió en uno de los apóstoles de JESÚS. Estas personas no son desechables, puede suceder que en su corazón exista la posibilidad de un cambio radical de vida, que el Espíritu Santo puede operar.

Es difícil culpar a los publicanos por ser también ladrones. Las enseñanzas de Moisés y los profetas fueron profanadas. Los principales sacerdotes eran asesinos corruptos. Los ciegos y cojos fueron arrojados a sus propios dispositivos. Se descuidó el cuidado de la viuda y el huérfano. La gente fue manipulada por el Sanedrín. La hipocresía se apoderó de la nación. Entonces Zaqueo también estaba corrompido, pensaba en la riqueza y el lujo. Se alió con Roma y se hizo publicano”. Pero una de las características del arrepentimiento es el cambio radical de actitud. De hecho, cuando no hay cambio, no hay arrepentimiento ni conversión. Zaqueo cambió de un momento a otro: “Y Zaqueo se levantó y dijo al Señor: Señor, he aquí, doy la mitad de mis bienes a los pobres; y si he defraudado a alguien en algo, la devolución será cuadriplicado” (Lucas 19: 8-9).

¿Se puede criticar como incorrecta esa comida de JESÚS en la casa de Zaqueo?

El entorno en el que vivimos crea una cultura de valoración de la posesión de bienes. Ha llegado a un punto, hace mucho tiempo, que poseer bienes es un símbolo de estatus, éxito, poder, importancia y gloria. Los periódicos y la televisión exaltan a los que tienen mucho. Es difícil cultivar el desapego de los bienes, así como es difícil no confiar en ellos y confiar en DIOS.   Cada vez es más complicado tener fe en nuestro Salvador y no aferrarse a los bienes, porque son cada vez más importantes en la sociedad. Necesitamos el dinero para casi todo y queremos tener más y más para estar seguros. Por no hablar de tener dinero para destacar en la sociedad. Los símbolos del poder son tan valorados que la gente necesita tenerlos. Los principales símbolos son: automóvil de lujo, preferiblemente importado; ropas de marca; lujo en la casa y exaltación del propio cuerpo.

Pero estas cosas son trampas de los últimos tiempos. Esto genera ansiedad en las personas, que están ansiosas por luchar por más y están ansiosas y agitadas. Pero JESÚS dijo personalmente: “… no te preocupes por tu vida, en cuanto a lo que comerás o beberás; ni por tu cuerpo en cuanto a qué vestirás; … Por tanto, busquen primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas; … Por eso, no te preocupes por el mañana, porque el mañana traerá tu cuidado; vuestro propio mal es suficiente en el día ”(Mat. 6: 25-34).

Bill Gates, a menudo el hombre más rico del mundo, parece estar menos apegado a los bienes. Vea lo que dijo sobre las riquezas: “No me gustaría ser el hombre más rico del mundo. No hay nada bueno que salga de eso” (Bill Gates, dijo en una conferencia en Seattle, EE.UU., en 2006). También dijo: “El dinero es inútil después de cierto punto. Entonces, solo sirve para crear una organización y obtener recursos para los más pobres”. «Si dedicamos las primeras décadas del siglo XXI al servicio de los menos afortunados, encontraremos un modelo para reducir la pobreza». El hombre más rico del mundo se ha convertido en un gran filántropo. Y lo que él y algunos otros hacen todavía es poco, ya que la pobreza en el mundo solo está aumentando. Sin embargo, algo de ayuda.

Después de todo, ¿debería un hombre rico vender sus bienes o no, como JESÚS determinó para el joven rico? JESÚS no le dijo al rico Nicodemo que vendiera todo lo que tenía para seguirlo. Antes de eso, fue bautizado y transformado por el Espíritu Santo. De hecho, éste se entregó a JESÚS, y el Maestro tuvo en cuenta más que la riqueza. Así que no tuvo que vender todo como el joven rico. El punto no es vender o no vender, sino desconectarse de algún dios en este mundo. Esto es lo más importante, porque el dios aquí nos impide seguir al verdadero DIOS. O la persona es codiciosa y no sirve a DIOS, o al revés, pero uno nunca puede servir a estos dos amos.

Los ricos confían más fácilmente en sí mismos y en la riqueza que los pobres. Y ese es el gran problema: en quién confía la persona. La gente es rica porque tiene inteligencia de gestión y sabe cómo ganar dinero, y los pobres, la mayoría, son así porque no han descubierto cómo ganar dinero. Y si alguien que no tiene esta capacidad de enriquecerse, volverá a ser pobre, porque no sabe cómo seguir siendo rico. Es una cuestión de inteligencia, pero de lo que carecen muchos ricos, la conciencia de la dependencia de DIOS, a menudo abunda en los pobres, que confían más fácilmente en un Salvador. De cualquier manera, JESÚS murió tanto por los ricos como por los pobres, y debemos tener estrategias para llegar a todos.

Entre los pobres, la proporción de quienes aceptan a JESÚS es mayor, pero entre los ricos también hay personas que se vuelven dependientes del Salvador. Con el poder del ESPÍRITU SANTO debemos encontrar a estas personas. Esto requiere mucha oración y un esfuerzo bien planificado, porque el rico no es tonto. “No acumules tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín lo consumen todo, y donde ladrones cavan y roban; sino recoge tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corroen, y donde ladrones no cavan ni hurtan” (Mateo 6:19, 20).

Dios te bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *