Los excluidos y los marginados de la sociedad

“En cuanto a la mujer, dejó su cántaro, fue a la ciudad y dijo a esos hombres: Venid conmigo y ved a un Hombre que me contó todo lo que he hecho. ¿Es este quizás el CRISTO? “(Juan 4:28, 29).

Cuenta una historia real y dramática de una adolescente que tuvo dos hijos desde que tenía 15 años, que fue abandonada por el padre de los niños, asesinó a una trabajadora social y ahora estaba en prisión. Sin padre, sin madre y sin marido; solo en el mundo. Tener que luchar para sobrevivir, la casa derrumbándose, el poder de la ley denunciándola. ¡Qué situación! Es asombroso cómo los hombres pueden «tener» hijos y luego abandonar a la madre y los hijos.

Otra historia similar a esta, sobre el abandono de un adolescente de 15 años. Era una pareja con un hijo. La madre falleció y luego el padre se volvió a casar. La madrastra no quería al hijo del padre y lo estaba presionando para que lo despidiera. Un día decidieron mudarse a otra ciudad. Llegó el camión de mudanzas y todos ayudaron a cargar los muebles, incluido su hijo. Parecía haber una atmósfera de felicidad por la novedad de la vida. Quizás en la nueva casa la madrastra cambiaría su comportamiento. Pero, en el momento de marcharse, el padre le dijo a su hijo: «no te vas, te quedas». Parecía una broma de mal gusto, pero era verdad. El hijo argumentó: «¿y cómo voy a vivir?» La respuesta fue, eres lo suficientemente mayor, hazlo tú mismo. Y se fueron.

No hubo nada más, el hijo terminó en las drogas y el crimen. Pensando fríamente, fueron los traficantes quienes lo adoptaron. Al menos ellos… Y así pasaron los días hasta que lo arrestaron y lo encerraron en la cárcel. Podríamos decir: menos un mal elemento que molesta a la sociedad. Pero esto se dice sin conocer la historia del niño. No justifica haberse embarcado en el crimen, pero el camino lo abrió el padre. La sociedad no lo acogió y encontró las condiciones para vivir entre los malos elementos. Increíblemente, los malos lo ayudaron.

La historia del niño cambió de rumbo. Fue encontrado por un hombre piadoso que hacía obra misionera en la prisión. Se convirtió y hoy, adventista del séptimo día, trabaja para DIOS. Tuvo la oportunidad de reencontrarse con su padre y lo perdonó. Feliz ese padre que su hijo no lo encontró en la época de delincuente. Hoy es una persona que la sociedad le necesita, ya que se aplica a salvar personas para el reino de DIOS. Fue transformado.

Estudiaremos historias bíblicas relacionadas con personas excluidas de la sociedad. ¿No deberían estas personas también ser alcanzadas por DIOS? También agregaremos historias contemporáneas de personas excluidas y sus dramas personales. Que DIOS nos ayude a comprender esta situación y tener una posición más acorde con la realidad. Y que cada uno de nosotros haga su parte de acuerdo con su don.

¿Quiénes son los excluidos de la sociedad actual, que se han vuelto inferiores, mal vistos, detestados y separados? “Al margen de la sociedad, son las personas las que están fuera de la vida social, las que son discriminadas, las excluidas. Es la mujer madre soltera que lleva la marca de una lágrima, de incomprensión y falta de solidaridad en su seno. Es el niño o niña que no tiene un hogar con derecho a padre y madre. Quienes han tenido muchas experiencias en la vida que la familia no quiere compartir quedan excluidos, y cualquier hogar se ha convertido en su hogar. Se excluye lo que parece ser diferente, por ejemplo, una persona discapacitada que muchas veces no tiene la oportunidad de trabajar, de formar parte de un grupo por puro prejuicio. Quedan excluidos los negros que en su mayoría tienen los trabajos más bajos, son minoría en las universidades, es mayoritaria en los suburbios y periferias, es víctima de prejuicios. Quedan excluidos alcohólicos, drogadictos, sin tierra, sin hogar, sin trabajo, sin escuela, sin universidad, sin memoria, sin salud, sin dinero, sin domicilio, sin familia, sin amigos, sin amor, sin respeto, sin derecho, sin dignidad, sin … Quedan excluidos los que se encuentran aislados, ya sea en cárceles, geriátricos, albergues … o caídos al costado de la carretera, como una simple basura con la que podemos tropezar, que nos molesta mirar y que a veces suelta un pensamiento: «No debería haber ‘mendigos’, personas sin hogar».

Los excluidos y los marginados de la sociedad a menudo carecen de ayuda, asesoramiento y orientación. ¡Cuántas personas honestas, fieles a principios, buen trato, capaces de aprender, pero que no tienen oportunidad en la vida, y por tanto, nunca abandonan la triste situación! Nadie se acerca a ellos, nadie les muestra el camino hacia la victoria. Nadie les enseña los secretos de cómo ganar en la vida. Es como dicen: nadie les enseña a pescar; solo, de vez en cuando, les da un pescado.

Un hombre de mediana edad fue a robar una librería, donde estaba una mujer, la dueña de la pequeña empresa. Estaba armado con un revólver. Aun así, la mujer, una cristiana fiel y temerosa de Dios, le dijo: «JESÚS te ama y yo también te amo». El hombre se detuvo, pensó un rato y comenzó a llorar dramáticamente. Cuando se recuperó, ya no quería agredir a esa mujer. Dijo que nunca en su vida, desde que era un niño, alguien le había dicho que lo amaba. Se derritió ante esas palabras. Y se fue. No sabemos cómo fue su vida después de ese incidente, pero parece seguro que si esa persona tuviera la oportunidad en la vida de cambiar su actitud, la disfrutaría. ¡Cuántas personas en el mundo nunca han tenido ni un momento de atención sincera! El mundo es muy duro y cruel con las personas, y la mayoría de ellas no están preparadas para enfrentar desafíos y quedan fuera de la sociedad, que no llega a ellas. Entonces, por lo general se involucran en el crimen, rebelados por la sociedad. ¡Cuántos padres y madres no están preparados para vivir juntos y educar a sus hijos!

En la época de JESÚS había dos clases de personas despreciadas, incluso odiadas. Publicanos y pecadores. Los publicanos eran judíos a cargo del Imperio Romano para recaudar impuestos. Muchos de ellos, como Zaqueo, cobraron más y se quedaron con parte de los ingresos, haciéndose ricos, pero siendo odiados por todos.

Los pecadores, en cambio, eran una clase de personas que, según los criterios de la época, pecaban a gran escala. De hecho, todos eran pecadores, pero los judíos de esa época clasificaban a algunos con ese título porque veían en ellos a personas de la peor clase. También lo eran, por ejemplo, las prostitutas, los pacientes incurables, etc. Eran personas despreciadas y abominables. No se debe caminar con ellos, ni hablarles, mucho menos entrar en sus casas. Y JESÚS caminó con estas personas e incluso entró en sus casas y comió con ellos. Dijo que vino a llamar a los pecadores, no solo. Este fue el caso de Zaqueo. Ese se arrepintió, prometió devolver tres veces más de lo que robó en impuestos y se convirtió en seguidor de JESÚS. Fue solo que tuvo la oportunidad de cambiar su vida, y eso fue lo que JESÚS le ofreció. JESÚS, mira, ni siquiera le dijo al recaudador de impuestos que debía cambiar su vida, solo le dijo que quería comer en casa.

Los inferiores a menudo solo necesitan una oportunidad en la vida. Muchos de ellos caminan al borde del arrepentimiento, del cambio de vida, pero necesitan un poco de ánimo con afecto. Eso es lo que hizo JESÚS, ¡y cuántos llevó de la muerte a la vida eterna de esa manera!

«Vete y no peques más», dijo JESÚS a la prostituta, o mejor dicho, a partir de ese momento, a la ex prostituta. Ella fue sorprendida en el acto, ya nos hemos referido a este caso. En el acto es obvio que la atraparon con un hombre, pero solo la trajeron: ¡esto es discriminación! El hombre que estaba con ella la soltó. Eso es discriminación. De hecho, querían atrapar a JESÚS. Si la dejaba ir, estaría rompiendo las leyes mosaicas y tendría serios problemas con el liderazgo judío. Lo arrestarían y tal vez lo juzgarían y condenarían. Al menos era lo que querían. Y si JESÚS hubiera apedreado a la mujer, se pondría por encima del poder romano y tendría problemas con el gran imperio. En otras palabras, el Maestro ante este caso, como imaginaban, no tendría alternativa. Pensaban que eran inteligentes y estaban seguros de que la trampa funcionaría.

JESÚS empezó a escribir en la arena del suelo. Allí declaró los pecados de cada uno de ellos, porque eran pecadores que condenaban a un pecador. Ciertamente ni siquiera lo leyeron, e insistieron en que JESÚS diera su palabra al interrogatorio. Había mucha gente allí esperando lo que sucedería. Pero cuál fue su sorpresa cuando JESÚS les dijo que la apedrearan, y que el que estaba sin pecado tirara la primera piedra. En esto, JESÚS llamó su atención sobre sus pecados, que escribió en el suelo. Se inclinó y siguió escribiendo los nombres de sus pecados. Fue entonces que leyeron, y de los mayores, se fueron todos, porque la situación se estaba poniendo embarazosa para ellos.

Todos los acusadores salieron, JESÚS se levantó y le preguntó a la mujer: “¿Dónde están esos acusadores? ¿Nadie te ha condenado? Ella respondió: «nadie, señor». Dijo JESÚS: «Yo tampoco te condeno, vete y no peques más”.

El adulterio, como «acto de relacionarse con un tercero en la constancia del matrimonio», se considera una violación grave de los deberes matrimoniales por casi todas las civilizaciones de casi toda la historia, y algunas sociedades castigan severamente al cónyuge adúltero y / o la persona con quien practicó el acto, los cuales están sujetos a muerte. Históricamente, la práctica del adulterio era criminalmente más grave cuando la practicaban las mujeres en relación con los hombres. Hoy en día, aunque tal discriminación no existe en las leyes de los países occidentales, o ha perdido su eficacia sociológica, en la práctica diaria la conducta se sigue viendo de manera diferente, dependiendo del género de quienes cometen adulterio.

JESÚS sabía lo que estaba pasando en la mente de esa mujer. Ciertamente quería salir de esta vida. “Ve y no peques más”. Muchas mujeres sobreviven de esta práctica y no tienen otra fuente de ingresos. Si lo hicieran, abandonarían la prostitución. Muchos de ellos querían formar una familia normal y tener hijos. Querían ser felices y tener un futuro garantizado.

Nosotros, los adventistas del séptimo día, debemos tener la preparación y la palabra para guiar a esta clase de personas. No debemos ser nosotros los que llevemos a esas mujeres a la condenación, sino para salir de su pecado y encontrar el camino hacia la felicidad y el perdón. No es fácil para una prostituta cambiar su vida como tampoco es fácil guiar a esas personas hacia una vida mejor. Pero es posible y hay que hacerlo.

En el tiempo de JESÚS, había un endemoniado en la tierra de los Gadarenos. JESÚS lo sanó. Tenía una serie de demonios alojados en su pobre cuerpo. Vivía entre las tumbas y la gente le temía y evitaba el contacto. Pero JESÚS lo encontró, y fue salvo, con los demonios entrando en una piara de cerdos. Un hombre que tal vez la sociedad pensó imposible de transformar JESÚS lo curó en un instante, y lo convirtió en una persona normal.

Esta es una historia interesante. Los judíos y los samaritanos se odiaban entre sí. JESÚS, un judío, estaba en el pozo de Jacob en Samaria cuando una mujer vino a buscar agua. Sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar comida, lo que tampoco se recomendaba: comprar algo a los samaritanos, tener contacto con ellos. Fueron los prejuicios de la época.

JESÚS inició una conversación con la samaritana. Pidió agua. Ella, sorprendida, le preguntó cómo le pedía a ella, siendo samaritana. En la conversación, JESÚS le reveló que tenía agua viva para beber, y quien bebiera esa agua nunca volvería a tener sed. Que le gustaba a la mujer, algo ingenua; imaginaba que ya no tendría sed y que no necesitaría viajar todos los días, varias veces, cargando agua en los hombros.

En ese momento JESÚS le pidió que llamara a su esposo, pero ella no tenía esposo. Fue en este punto que JESÚS la impresionó, diciendo que ella ya tenía cinco maridos y que el hombre actual con el que vivía no era su marido. La mujer quedó impresionada de cómo JESÚS conocía estos detalles de su vida y pronto concluyó que Él era un profeta. Después de hablar sobre la adoración verdadera, dijo que CRISTO vendría y que anunciaría todas las cosas. Fue entonces cuando JESÚS le reveló todo, diciendo que Él mismo era el CRISTO, el Mesías, que había de venir, es decir, que ya había venido. Y la mujer fue a la ciudad para invitar a todos a que fueran a ver a un hombre, un profeta, que podía ser CRISTO, porque conocía su vida íntima, y ​​demostró ser profeta. Debido al testimonio de la mujer, fueron a ver a JESÚS y muchos samaritanos creyeron en Él. Creyeron por lo que ella dijo acerca de JESÚS y también por lo que escucharon de Él, creyeron que Él era el Salvador del mundo.

Hay clases de personas que simplemente son rechazadas por la sociedad. Las razones del rechazo son débiles o falsas. En nuestro tiempo, una clase de rechazados son los de menor inteligencia, que parecen algo extraños. Incluso ser estudiantes en una escuela es motivo de burla. ¿Qué es esta sociedad que se divierte con lo diferente? Parece que estamos en el Coliseo de Roma para divertirnos con el sadismo, viendo a las bestias devorar a los cristianos.

¿Quiénes son las personas rechazadas por la sociedad hoy? Muchos. Los pobres, los más miserables, los indios, los negros pobres más que los pobres blancos, la gente de la prostitución, los gays, los bichos raros como los que alteran sus cuerpos con artificio, los traficantes, los delincuentes, los quebrados, los drogadictos, y muchos más tipos. La sociedad actual los aborrece y les cierra las puertas para redimirse. ¿Y qué podemos hacer nosotros, la Iglesia Adventista del Séptimo Día, para salvar a esta gente? Tarea difícil, pero no imposible.

Actualmente, la lista es mucho más larga. Una clase actual de excluidos que sufre mucho son los expatriados. Solo por la guerra en Siria, hay más de dos millones de fugitivos en otros países que se sienten enfermos. No podemos dejar de ofrecer a estas clases la propuesta para salvarles la vida.

Las circunstancias y la sociedad excluyen a ciertas clases de las oportunidades de vivir con dignidad. Debemos incluir a estas personas en el Reino de DIOS y brindarles la oportunidad de una vida más digna aquí en la Tierra.

Dios te bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *