“Sed también vosotros pacientes y fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca” (Santiago 5:8).

Cada vez que hay un evento público, o cuando llega alguna autoridad importante, se toman medidas para impresionar a esa autoridad, así como a las personas que vienen de afuera. Así es, por ejemplo, Hay adornos en las calles, se pintan las aceras, se parcha el asfalto, se plantan flores, etc., pero el resto del año todo vuelve a la normalidad. Se entiende bien que vale la pena satisfacer a la autoridad superior, no a los ciudadanos locales.

No puede suceder en nuestra iglesia, pero sucede. También tenemos que mirar hacia adentro. Una vez, el director de la Escuela Sabática quiso impresionar al Departamento de la Unión, que debía asistir cierto sábado. El director llamó a toda la iglesia para que asistiera a la clase de maestros, que no tenía suficiente personal, y dijo que el pastor departamental estaría allí. Y de hecho, gran parte de la iglesia estaba allí. Fue la clase más ocupada de todos los tiempos que puedo recordar. El Departamental, engañado, prodigó elogios a la iglesia local, diciendo que era un modelo y que la difundiría en otros lugares. Pero en realidad fue sólo un acto.

Si supiéramos el día y la hora del regreso de Cristo, seguramente muchos de nosotros organizaríamos un evento gigantesco, con grandes orquestas musicales, fuegos artificiales, desfiles, etc. Pero JESÚS volverá en un día y hora que no sabemos, para que nuestro corazón (mente) esté siempre preparado.

El derramamiento del ESPÍRITU SANTO. Esto se basa en el régimen de siembra y cosecha en Palestina. Allí, un lugar muy seco, llueve a ciertas horas, lo que favorece la agricultura, y si no llueve a esa hora, el desastre es grande. Recordemos lo que sucedió en el tiempo de Abraham y José de Egipto, cuán severas fueron las sequías. Este tipo de problema también se ha producido en otras ocasiones.

Hay dos temporadas de lluvias allí, la temporada de siembra y la temporada de cosecha. Ambos ocurren antes de sembrar y cosechar. A la de la siembra la llaman lluvia temprana, y a la de la siega, lluvia tardía. Este Jesús solía explicar e ilustrar el otorgamiento del poder del Espíritu Santo en la obra de la iglesia que Él ha establecido. La primera lluvia ocurrió en tiempo de los apóstoles, diez días después de que Jesús ascendiera al Cielo. Por lo tanto, desde ese día en adelante, maldijeron con poder y los oyentes fueron influenciados por el mismo poder. Por mucho que fue severamente perseguidos, las enseñanzas del evangelio se difundieron de manera impresionante. Luego este ímpetu amainó, y durante la Edad Media no se predicaba el verdadero evangelio, sino de manera discreta y oculta. Pero a partir de 1844 esta predicación ganó nueva fuerza, con más poder desde lo alto. Aunque, la mayor parte de ese poder aún no se ha otorgado. Seguramente vendrá cuando sucedan dos cosas al mismo tiempo: el aumento de la predicación en este mundo y el aumento de la persecución, desencadenando el zarandeo. Entonces la iglesia será limpiada de mucha mundanalidad que se ha asentado en ella, y podrá dar un testimonio verdadero y puro; para eso, será el derramamiento del Espíritu Santo, llamado lluvia tardía.

Ellen G. White describe en varios lugares cómo será este escenario. Uno de ellos se transcribe a continuación (todo el énfasis es nuestro). Los hombres pronto se verán obligados a tomar grandes decisiones [aquí se refiere a la controversia entre el día de reposo y la imposición del domingo], y nuestro deber es velar por que se les dé la oportunidad de comprender la verdad, para que puedan decidir… inteligentemente por la derecha.» (3TS, 345).

Por miles de voces por toda la tierra se dará el mensaje de advertencia. Se harán prodigios, los enfermos serán sanados, y señales y prodigios seguirán a los creyentes. Satanás también obra con prodigios mentirosos, incluso haciendo descender fuego del cielo a la vista de los hombres. (Apc. 13:13) De esta manera los habitantes de la tierra serán llevados a una decisión.

En Santiago 5:8 está escrito: “Sed también vosotros pacientes, y fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca”. Hay tres declaraciones aquí: sea paciente, sea fuerte, y Jesús vendrá pronto. Primero, Santiago escribe para tener paciencia. En el pasaje que trata del tema de la venida de JESÚS (su hermano) que está en los versículos 7 al 11, usa cinco veces la palabra paciencia. Esto significa que la proximidad de la venida es relativa. Comienza diciendo, en el versículo siete, que seamos pacientes hasta la venida del Señor. Entonces esto da la idea de que esta venida, su proximidad, podría no estar en la misma dimensión de tiempo que medimos. Era para tener paciencia y fortalecer sus corazones, por eso dice que la venida del Señor está cerca.

La historia de la humanidad, en la Biblia, se divide en tres segmentos. Desde Adán hasta el Diluvio, desde el Diluvio hasta JESÚS, y desde JESÚS hasta el final. Ese último segmento es el fin de los tiempos. Hoy estamos al final de los últimos tiempos. La proximidad aquí significa que Jesús regresaría en ese momento, no más tarde. De la larga historia de seis mil años, ahora han entrado en la última parte; por lo tanto, Su venida estaba cerca. Eso sí, no estaría cerca en medir el tiempo en relación a la duración de una vida humana, hoy en casi 80 años, sino en cuanto a la duración de la historia humana.

Aquí es donde entra la lógica de no habernos revelado el día y la hora de la venida de Jesús. Porque si esto lo hubiera revelado en aquellos días, no habrían entendido el sentido de cercanía, es decir, muchos de ellos se habrían desanimado fácilmente. En rigor, la proximidad de la venida de Jesús también se mide en términos del final de nuestra vida, porque cuando morimos, el tiempo ya no pasa, ya no existimos, y cuando resucitemos, será como el momento siguiente, aunque pueden tener siglos pasados. La resurrección será para ir con JESÚS, o para recibir condenación. En este sentido, la venida del Salvador también está muy cerca.

Así que Santiago da una de esas instrucciones, que ciertamente aprendió de su hermano Jesús. “Fortaleced vuestros corazones”, es decir, vuestras mentes. Siempre debemos estar preparados para la venida de Jesús. En cualquier momento, el tiempo de espera para nosotros puede terminar. Y si no estamos preparados en ese momento, allí también se acaba la esperanza de la vida eterna.

Tenemos un buen ejemplo de lo que harían los siervos de Dios si supieran el día y la hora de la venida de Jesús. Esto sucedió el 22 de octubre de 1844. Muchos harían preparativos para ese mismo día; más aún, en la prisa y la cantidad de cosas que tenemos que hacer hoy. En la víspera, muchos se prepararían (si se les diera tiempo), y el evangelio no sería predicado en todo el mundo como debería ser.

Siempre ha habido conflictos internos en los campamentos del pueblo de Dios. Los conflictos son causados ​​por el odio entre las personas; las diferencias de pensamiento cuando no hay sabiduría para buscar la armonía; la búsqueda o lucha por el poder y sus disputas; posturas políticas de intereses o grupos particulares, conflictivas, etc. Así como en el mundo, también entre el pueblo de DIOS se manifestaron las mismas cosas que generaron conflictos. Y así sigue siendo hoy.

Entre el pueblo de Dios sólo habrá dos momentos de armonía. La primera ya ocurrió, fue cuando los discípulos armonizaron en Pentecostés, justo después de que Jesús ascendiera al Cielo. También fue la época en que más creció la iglesia, con el poder del Espíritu Santo, el derramamiento de la lluvia temprana. El segundo momento aún ocurrirá, será un poco antes del final de la historia, cuando habrá nuevamente una gran armonía entre el pueblo de Dios, habiendo sacudido la cizaña que trae divisiones, y habiendo recibido también el poder del Espíritu Santo. De nuevo, la lluvia tardía. Particularmente, entiendo que ya estamos entrando en ese tiempo; Creo que pronto vendrá el vaticinio, para purificar la iglesia, para que tenga el poder de lo alto y no sea dividida con las estrategias de Satanás.

A lo largo de los siglos de la historia del pueblo de Dios, siempre han existido también el absurdo conflicto entre los reyes, o líderes seculares, más los sacerdotes, contra los profetas. Ocasionalmente un sacerdote estaba del lado del profeta, sin embargo, los profetas siempre actuaban comprometidos con DIOS, y en general eran combatidos, incluso asesinados. JESÚS fue un caso, Él, por cierto, no fue solo un profeta, fue el que habló con los antiguos profetas. También fue severamente combatido. En tiempos modernos, Elena G. de White, la última profetisa, cuyos escritos no son parte de la Biblia, pero que son muchos y también son inspirados por Dios, en muchos lugares del mundo no es bien vista por la gente de la iglesia misma. Ni siquiera es obedecida en muchos aspectos: profecías para este tiempo del fin. Es el caso, por ejemplo, del tema de la salud, la música, las modas, de reverencia, cómo comportarse en un culto, cómo educar a los hijos, cómo formar una familia, matrimonio, etc. De hecho, fue trasladada a Australia, un lugar alejado de Estados Unidos. Pero al igual que con José en Egipto, ella fue una bendición allí, sus cartas llegaron a los Estados Unidos y su guía fue abundante.

Tú y yo, que este comentario que lo estamos leyendo, debemos tener una actitud diferente. JESÚS dijo que debemos amarnos unos a otros, y eso significa que también debemos exhortarnos unos a otros. Muchos creen que el amor, dentro de la iglesia, es nunca decir nada a los que están equivocados, para no crear malestar mental. Este, sin embargo, es el principio del libertinaje, o al menos, del liberalismo. Ser centrado o equilibrado, el amor significa hacer todo, de la manera correcta, es decir, con amor, pero con responsabilidad y firmeza, para que nuestro prójimo se libere de sus errores y se salve. Y esto implica muchas veces alertar al siguiente de los errores que comete, lo que suele ser muy difícil de hacer. Por otro lado, también le corresponde a este prójimo hacer lo mismo con nosotros cuando se dé cuenta de nuestros errores. Es como dice Tes. 5:11 “…anímense unos a otros y edifíquense unos a otros…”, debemos evitar totalmente quejarnos, murmurar y optar por el crecimiento espiritual.

Los profetas eran seres humanos escogidos por DIOS. Algunos fueron elegidos antes de nacer. Otros, aparentemente casi todos, fueron elegidos a una edad temprana, ya que por lo tanto habían tenido poca influencia negativa del mundo. Otros fueron puestos en lugares donde se purificarían para ser profetas, como Moisés, quien estuvo aislado de la civilización durante 40 años, cuidando las mansas ovejas. DIOS también llamó a personas de lugares humildes del campo, como lo fueron Amós, Elías y Eliseo.

Estas personas se hicieron poderosas porque fueron fieles a DIOS. Eran personas de carácter inquebrantable, firmes como la roca, duros como el acero. Si miramos a las personas, veremos que hay algunas que son, por ejemplo, honestas hasta la médula, que son incorruptibles e inquebrantables, a las que se les puede creer sin la sombra del riesgo de ningún engaño. Así eran los profetas. Por eso DIOS escogió a estas personas para transmitir sus mensajes a reyes, sacerdotes y la nación.

Tenemos el ejemplo de Job, quien, esperando solo la muerte, después de perderlo todo menos a su esposa, para convertirse, como hoy, en una persona sin hogar, sin embargo, con una enfermedad misteriosa e incurable, dijo que vería a Dios con sus propios ojos.  (Job 21:27). Contra toda creencia de la época, que los enfermos, especialmente con enfermedades mortales, eran así por causa de muchos pecados, y que esta persona sería condenada por Dios, Job pensó y creyó lo contrario. Contra toda evidencia y tendencia, nunca pensó ni por un momento que Dios lo había abandonado, nunca dudó de Dios. Así fueron los otros profetas y profetisas.

Cuando leemos el libro de Jeremías, por ejemplo, incluyendo las Lamentaciones, ahí vemos dos cosas muy interesantes. Profetas que ante cada exhortación de Dios apelaba al rey y a la nación a volver al camino correcto, y vemos también a Dios insistiendo hasta el agotamiento para este propósito. Hay muchas amenazas de Dios, pero cada amenaza fue seguida por una excelente promesa, si se arrepentían. Y los profetas de esos maravillosos libros del Antiguo Testamento nunca fallaron, excepto Jonás una vez. Siempre llevaron el mensaje, a menudo a riesgo de sus vidas. De hecho, muchos de ellos perdieron la vida.

Bueno, al final de los tiempos la situación será tan delicada, tan difícil, que solo los profetas sobrevivirán. El mensaje será tan urgente e importante que solo los profetas podrán transmitirlo. El poder de lo alto será tan potente que sólo los profetas tendrán la dignidad de transmitirlo. Será una controversia tremenda y gigantesca, tan llena de mentiras de parte de Satanás, tan llena de argumentos falsos, que sólo los profetas podrán contrarrestar, por el poder de Dios, estos argumentos.

Este escenario está profetizado; encontrado en la Biblia. En los últimos días todos los siervos fieles de Dios serán elegidos para ser profetas, para anunciar con pureza y vigor el mensaje del inminente regreso de Jesús. Es para tratar de prevenir este modo de predicar que Satanás está, en la actualidad, tratando, con gran éxito, de introducir aparatos mundanos en la iglesia. Pero no podrá infectar a todos. Como siempre en la historia, un remanente dentro del pueblo remanente se mantendrá firme del lado de JESÚS. Y ese grupo recibirá el poder del ESPÍRITU SANTO. Esto está escrito en Joel 2:28 y 29 repetido en Hechos 2:17 y 18. Siervos y siervas, jóvenes y viejos, todos tendrán potestad de lo alto, como la tuvieron los profetas; todos serán tan valientes como estos, y se esforzarán por completar la obra que Cristo comenzó aquí. “Y será predicado este evangelio a todas las naciones, tribu, lengua y pueblo. Entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

Santiago ciertamente aprendió mucho de Jesús. En el asunto del juramento principalmente, porque repitió en Santiago 5:12 lo que dijo JESÚS en Mateo 5:34 al 37, a saber, que nunca juramos por ninguna razón, sino que sólo decimos la verdad. Es decir, cuando decimos que sí, entonces debe ser sí; cuando decimos que no, entonces es no, y eso es definitivo.

La pregunta es la siguiente. ¿Un buen cristiano siempre debe tener una palabra confiable? Lo que un cristiano dice, no debería necesitar repetirlo para asegurarse de que es verdad. Solo una persona poco confiable tiene la necesidad de dar su palabra, ya sea ofreciendo algo en garantía o jurando. Repetimos, un verdadero cristiano, como JESÚS, puede decir así: de cierto, de cierto os digo… es decir, lo que digo es digno de confianza.

Otra razón por la que nunca debemos jurar es que no somos capaces de saber la verdad absoluta en todos los asuntos. Es decir, nos equivocamos muy a menudo. Podemos ser honestos en nuestras palabras, pero pueden estar equivocadas. Entonces, ¿cómo es nuestra confiabilidad si afirmamos algo con un juramento, pero lo que dijimos estaba mal? En ese caso, la reputación se deteriora, e incluso no se puede confiar en el juramento.

También se da el caso gravísimo, de que en realidad no tenemos nada que comprometer para que otro crea en nosotros, porque todo lo que existe es de DIOS. Por ejemplo, si juramos por el Cielo, es de DIOS. Si juramos sobre nuestra cabeza, en caso de que lo que decimos sea falso, no podemos entregar nuestra cabeza a otra persona. No el cielo. ¿Qué pasa si juramos por una bicicleta que usamos? De acuerdo, si la palabra es incorrecta, podemos pasar el derecho a usar la bicicleta a otra persona. En ese caso, en ese sentido, ¿sería todo correcto? Tampoco; estamos tomando a la ligera lo que de alguna manera hemos recibido de Dios. La bicicleta es de DIOS, pero quien la usa se convierte en otro, sin embargo, pasó a otro porque nos equivocamos, y esto es parecido a un juego, donde se gana o se pierde por casualidad. Por eso, más importante que cometer algo por la palabra es lo que JESÚS y Santiago dijeron al final de la prohibición del juramento: que nuestra palabra sea, o sí o no. Por lo tanto, lo más importante en todo este asunto es que seamos fieles en todo momento, punto.

La historia del sufrimiento humano abarcará seis mil años, desde que Adán y Eva pecaron. No sabemos cuánto tiempo vivieron sin cometer pecado, y el día y la hora de la venida de Jesús no nos ha sido revelado, por lo que no sabemos cuándo se cumplirán estos seis mil años. Tal vez estén abreviados, tal vez sea un poco más. Pero lo que estamos estudiando es sobre la necesidad de estar siempre preparados, porque el día y la hora para nosotros puede ser cualquier momento.

Puede llevar tiempo porque nuestra vida es corta y seguimos existiendo en esta Tierra durante una sucesión de generaciones. Así, parece que la venida de Jesús lleva mucho tiempo. Sin embargo, dos cosas son relevantes: debemos tener paciencia, como Job, para esperar, y debemos permanecer fieles, porque el regreso de Jesús es seguro.

“La mera audición de los sermones sábado tras sábado, la lectura de la Biblia de cabo a rabo, o su explicación versículo por versículo, no nos aprovechará a nosotros ni a quienes nos escuchan, si no vivimos las verdades de la Biblia en nuestro modo habitual. Experiencia _ El entendimiento, la voluntad y los afectos deben ser puestos bajo el dominio de la Palabra de Dios. Entonces, por obra del Espíritu Santo, los preceptos de la Palabra se convertirán en principios de vida. (El Ministerio de Curación, 514, énfasis añadido).

Un poco más de paciencia, porque pronto regresará el Salvador. Ya estamos en los últimos días.

Dios te bendiga.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.