“En esto es glorificado mi Padre, en el cual ustedes dan mucho fruto; y así seréis mis discípulos” (Juan 15: 8).

Vaya, el estudio de hoy duele, duele. Se revela verdades que debemos aceptar y cambiar. La iglesia debe hacer cambios; los laicos perciben cosas que los líderes no perciben o no quieren percibir. Para empeorar las cosas, no hay diálogo entre líderes y laicos. ¿Cambiaremos estas cosas? ¿Buscaremos la unidad como los discípulos en Pentecostés? ¿O habrá una fuerte crisis que nos despierte al respecto?

El propósito de la iglesia es proclamar el reino de DIOS;

La preparación de los discípulos modernos debe ser sobre una base espiritual (no tanto sobre una base científica o técnica);

ES CRISTO estableció una base, y no debe ser reemplazada por recursos de teorías modernas de miembros conquistadores;

Se puede utilizar publicidad y publicidad, pero no deberían ser más importantes que el crecimiento espiritual;

El proselitismo (un esfuerzo activista para convertir a alguien, llenar números y alcanzar objetivos) no puede reemplazar el verdadero arrepentimiento y la transformación espiritual (condena los bautismos rápidos de muchos evangelismos apresurados);

No se debe capacitar a líderes con solo entrenamiento técnico para llevar a cabo proyectos de evangelización, sino capacitarlos para el conflicto espiritual;

Finalmente, el verdadero evangelismo y la formación de discípulos consideran:

  1. a) Reconocimiento de la condición pecaminosa;
  2. b) Sincera contrición;
  3. c) Entrega espiritual sin reservas;
  4. d) Compulsión incontrolable de difundir el mensaje divino.

Por cierto, algunas palabras de Elena de White nos sirven para reflexionar:

“Que nadie busque derribar los cimientos de nuestra fe, cimientos que se establecieron al comienzo de nuestro trabajo mediante el estudio de la Palabra con la oración y la revelación. Sobre estos cimientos hemos estado construyendo durante los últimos cincuenta años. Los hombres pueden asumir que han encontrado una nueva forma de sentar un fundamento que es más fuerte que el que se ha puesto. Otro fundamento que nadie puede poner más allá de lo que ha sido puesto” (Testimonies, vol. 8, 297).

En las empresas, los expertos advierten de pequeños gastos. Son pequeños, es cierto, y por eso parece que no les importa. Pero hay un detalle que a menudo se pasa por alto, y pueden ser muchos. Por tanto, muchos pequeños gastos o desperdicios pueden equivaler a uno grande, con la diferencia de que es muy difícil controlar los pequeños que los grandes.

En la vida espiritual, tenemos testimonios grandes y pequeños. Tenemos personas de poca expresión, que no se destacan dando su testimonio, y tenemos personas que ganan una gran audiencia y que también dan su testimonio. Una cosa es cierta: las personas que dan poco testimonio son grandes y las que dan grandes testimonios son pocos.

Quien es uno de los pequeños de la iglesia a menudo ni siquiera valora su testimonio, que él mismo clasifica como sin sentido. Se enfoca en las personalidades importantes cuyos testimonios se publican y que muchos pueden ver en videos, por ejemplo. Pero hay un detalle al que pocas personas prestan atención. Es la cantidad e influencia de los testimonios de personas de poca expresión. Por lo tanto, mucha gente tiene un gran impacto en su conjunto. Y está el detalle de que debido a que son muchos, y porque están en tantos lugares, el efecto es más poderoso y duradero. ¿Quién, por ejemplo, no conoce a un amigo, un buen adventista, con quien trabaja, y que observa, que da un testimonio positivo? Esta persona es observada todos los días, y la persona que es observada es tocada, llama la atención. Es una persona amable, que sabe, sabe cómo vive su familia, sabe educar a sus hijos, sabe cómo trabaja, conoce los principios de su vida. Este es el testimonio poderoso, aunque influye en pocas personas. Pero hay otro poder en este tipo de testimonios, debido a que son muchos y están esparcidos por todo el planeta. Por lo tanto, su influencia ciertamente se vuelve más poderosa que el testimonio de algunas celebridades, incluso si es positivo.

JESÚS fundó Su iglesia sobre gente común, sencilla, humilde y obediente. A través de la comunión de muchas de estas personas, quiere llegar al mundo entero. La gente da testimonio de su experiencia y ESPÍRITO SANTO da poder y credibilidad al testimonio. La proximidad del ejemplo de vida y el hecho de ser una persona conocida hace que su testimonio de fe sea más importante que la historia de un gran héroe contado, pero cuya persona nunca se vio ni se le pudo hablar, ni se le conoció.

Por otro lado, hay una alerta. Así como el testimonio de muchos pequeños creyentes es positivo, el mal testimonio puede, y de hecho, es (¿recuerdas la cizaña?) Dañino para la iglesia. Ahora recuerdo un caso real de un líder en una iglesia que trabaja en una fábrica. Siempre está comprometido con la acción misionera y está muy presente en las actividades de la iglesia. Sin embargo, en el ámbito laboral da mal testimonio. Maltrata a sus compañeros y sus conversaciones son inmorales. Más de un intento de evangelizar en esa empresa ha fracasado. Otra situación muy común es esa persona que en la iglesia se muestra como un buen líder pero en casa trata mal a su esposa. Y así continúa. No se debe subestimar el poder de los pequeños testimonios, ya sean positivos o negativos.

JESÚS les dijo a los discípulos que esperaran unidos el descenso del ESPÍRITU SANTO. Afortunadamente, a diferencia de Saúl, que no esperó a Samuel y fue rechazado por DIOS, estas 120 personas esperaron en el mismo lugar. No es prudente pasar por alto los planes de DIOS. Mucho menos es prudente reemplazar estos planes con nuestra forma limitada de ver las cosas. Especialmente cuando ya tenemos instrucciones escritas en la Biblia o en el Espíritu de Profecía. Los líderes de nuestra iglesia están ansiosos por alcanzar los objetivos del bautismo. Siempre son objetivos mediocres para el poder del ESPÍRITU SANTO, pero razonablemente alcanzables para los seres humanos. Recordemos, cuando DIOS actuó con poder, en el primer día de predicación, tres mil pidieron el bautismo. Se enfrentaron a un problema positivo, como bautizar a tantos a la vez. Es de creer que se necesitaron varios días. Nuestra tarea no es alcanzar los objetivos del bautismo, sino salvar a las personas a través de la acción del ESPÍRITU SANTO.

El ser humano tiene, por regla general, la mala costumbre de hacerlo a su manera. Y siempre da como resultado un rendimiento deficiente, sino un fracaso total. Cuando no actuamos con el poder del ESPÍRITU SANTO, entonces recurrimos a métodos humanos, a menudo recursos del mundo, que incluso son condenables por el ESPÍRITU SANTO. Es el caso de ciertas canciones que se utilizan hoy en nuestra iglesia, para atraer personas y para la promoción de los respectivos artistas. Elena de White dijo: “Las cosas que usted describió como sucediendo en Indiana, el Señor me reveló que iban a suceder justo antes del fin de la gracia. Todo lo extraño se demostrará. Habrá gritos con tambores, música y baile. Los sentidos de los seres racionales estarán tan confusos que no se podrá confiar en ellos para tomar decisiones correctas. Y esto se llamará la operación del Espíritu Santo. El Espíritu Santo nunca se revela a sí mismo por tales métodos, con tal ruido. Esta es una invención de Satanás para encubrir sus ingeniosos métodos para anular el efecto de la verdad pura, sincera, edificante, ennoblecedora y santificadora para este tiempo” (Mensajes selectos, v2, 36, énfasis agregado).

Para todo lo que sale mal en la iglesia hoy, hay advertencias. Sin embargo, algunas personas que están iluminadas, de manera rebelde, ignoran estas pautas e imponen su forma de hacer las cosas. Les falta paciencia, porque están nerviosos por los números. Usan los mismos recursos que las iglesias nuevas que crecen rápidamente, pero no salvan a la gente.

Con el ESPÍRITU SANTO no necesitaremos métodos como los recomendados por el pastor Bautista Rick Warren, en su libro «Una Iglesia con Propósitos». Él recomienda una buena receta sobre cómo atraer multitudes y llevarlas a la iglesia, sin que cambien sus vidas y sean transformadas por el poder del ESPÍRITU SANTO. Nosotros, los Adventistas del Séptimo Día, necesitamos el poder del ESPÍRITU SANTO y sus propios métodos, que no provienen de los hombres. ¿Cuáles son las características de estos métodos? “Permítanme decirles que el Señor trabajará en esta última obra de una manera que está muy fuera del orden ordinario de las cosas y de una manera que será contraria a cualquier planificación humana. Habrá entre nosotros quienes siempre desearán dominar la obra de Dios, dictar los movimientos que se llevarán a cabo. Cuando la obra avanza bajo la dirección del ángel que se une al tercer ángel en el mensaje que se dará al mundo. Dios usará formas y medios por los cuales se verá que Él está tomando las riendas en Sus propias manos. Los trabajadores se sorprenderán de los medios sencillos que utilizará para llevar a cabo y perfeccionar su obra de justicia” (Testimonios para los Ministros, 300, énfasis agregado).

Los miembros de la iglesia, excepto los jubilados, son personas que tienen actividades profesionales más allá de sus deberes en la iglesia. Muchos trabajan duro durante la semana para ganarse la vida. Y los requisitos de hoy son cada vez más burocráticos. Existe un nivel jerárquico en la estructura de la iglesia que es muy difícil de administrar. Es el nivel que separa al pastor de distrito del miembro. De ese pastor hacia arriba, la relación de poder es para cumplir lo ordenado, y el pastor debe obedecer, porque está sujeto a una relación de poder que impone deberes y puede castigarlo si no responde. Por ejemplo, si tiene un objetivo bautismal determinado, debe lograrlo, ya que se lo cobrará la autoridad superior.

A su vez, desde el pastor de distrito hacia abajo no existe tal relación de poder. Los miembros no son asalariados ni contratados formalmente, son simpatizantes y voluntarios. No se les puede exigir que cumplan con las obligaciones que exige el distrito, porque colaboran si quieren, y si no quieren, no colaboran, y no se les puede sancionar por no colaborar. Por lo tanto, si el ejercicio del poder sobre los pastores de distrito funciona razonablemente bien, no funciona sobre los miembros. Y cuanto más ineficiente, más culta será la iglesia. Esto requiere que el párroco distrital, así como sus superiores, sean conscientes de esta situación y sepan ganarse a los miembros; nunca intente dominarlos, ya que simplemente pueden negarse a trabajar. Este es un punto delicado en la jerarquía de la iglesia, que necesita ser bien debatido y entendido. Hay pérdidas de calidad y productividad en la iglesia debido a la falta de comprensión de este tema en las iglesias.

Si una organización crece y necesita más personas para trabajar para que todo funcione, la delegación se vuelve esencial. Se debe asignar a otras personas para que hagan el trabajo. Se forman equipos y se aumenta el número de personas a afrontar retos y el número de tareas. Esto requiere delegación. Lo que se debe delegar es la autoridad, es decir, el derecho legal de la persona a tomar decisiones. Este derecho legal es también el poder de la persona para dirigir a otras personas y ser obedecida. Pero la responsabilidad no se delega. Se debe compartir con quien recibió las asignaciones, es decir, quien delegó, sigue siendo responsable de lo que se hace, así como con quien recibió las asignaciones por delegación. Cuanto más delegue, mayor será el número de personas con responsabilidad en las tareas que se realizan. La responsabilidad de quienes delegan nunca disminuye, de hecho aumenta cuando delegan en muchas personas, ya que deben velar porque sus seguidores sepan hacer lo que deben hacer.

Hay muchas personas que quieren saber acerca de la salvación, pero pocas están dispuestas a trabajar por ellas. Es atractivo trabajar para acumular riquezas en la tierra, aquí y ahora, pero es difícil o poco atractivo trabajar para acumular riquezas en el Cielo, que solo disfrutaremos en el futuro. Estas riquezas son personas salvas, que serán nuestros excelentes amigos en la eternidad, con quienes cultivaremos de manera privilegiada la felicidad de la vida.

La gran pregunta que afecta al ser humano es quererlo todo ahora. El ser humano no tiene paciencia para esperar un poco más. Entonces, fácilmente, a cambio de la vida eterna, nosotros, en general, con pocas excepciones, preferimos las riquezas fugaces aquí a las delicias eternas y excelentes de la Nueva Tierra. No se trata solo de ambición, sino principalmente de inteligencia.

En relación con este asunto, nosotros, IASD, hemos cometido dos errores importantes. Una es que cuidamos poco del rebaño que ya está en la iglesia, especialmente los recién llegados. Por eso hemos perdido una gran cantidad de miembros, especialmente jóvenes. El otro error es la evangelización rápida y apresurada, que lleva a personas que no están debidamente preparadas para el bautismo. Este problema prácticamente solo los miembros son capaces de entender bien; los ministros son en gran parte incapaces de comprender este problema. Esta situación es muy curiosa. Escuché de un evangelista que bautiza al tercer día de predicación… Esto también es una cuestión de inteligencia: saber esperar un poco más. Para no estar en este punto en el comentario de hoy, inserto extractos de EGW.

“Nuestros hermanos en el ministerio, fracasan decisivamente en hacer su trabajo de la manera indicada por el Señor. No presentan a todo hombre perfecto en Cristo Jesús. No obtuvieron experiencia a través de la comunión personal con Dios, o un verdadero conocimiento de lo que constituye un carácter cristiano; por lo tanto, se bautizan muchos que no son aptos para esta sagrada ordenanza, pero que están entrelazados consigo mismos y con el mundo. No vieron a Cristo ni lo recibieron por fe”. (Evangelismo, 319, énfasis agregado).

Creo que aquí tenemos un buen diagnóstico: hay un punto de vista conflictivo entre ministros y miembros. Los ministros, en general, y hay excepciones brillantes, quieren bautizar cuanto antes, y los miembros quieren invertir más tiempo y dar más estudios. Los miembros quieren prepararse mejor, como se recomienda en la cita anterior. Mientras permanezca esta división entre nosotros, tendremos poco poder, lograremos pocos resultados, porque, después de todo, ¡estamos divididos, solo en la evangelización!

Por distracción, la gente pierde muchas cosas. Y también por distracción, y muchas veces incluso por negligencia, las personas mismas se pierden. Lejos de DIOS, la gente se pierde, y alguien necesita alertarlos y traerlos de regreso. Nos referimos a las personas que han dejado la iglesia, y también a las que nunca han ido a la iglesia y que también están perdidas. La mayoría de ellos ni siquiera saben que se encuentran en esta condición. Por lo tanto, otra persona, que sabe, debe actuar en función de su situación.

Es siempre así. Cuando alguien se pierde, alguien más tiene que buscarlo. Si esto es cierto en casos como el anterior, lo es mucho más en casos espirituales. Se necesita un lenguaje apropiado y delicado para que quien está espiritualmente perdido, y ni siquiera se ha dado cuenta, no cree resistencias y en ocasiones incluso antipatía contra quienes buscan salvarlo. Es así en este mundo: las personas a menudo buscan algo, o algo que han perdido, o una persona, a menudo un niño. Pero, ¿quién protege a las personas espiritualmente perdidas? Son más vulnerables a los engaños de Satanás. Necesitamos utilizar una comunicación correcta para lograrlos. De hecho, incluso la Iglesia Católica ya ha hecho cambios para traer de vuelta a las personas que la abandonaron. Antes a estas personas se les llamaba «herejes», pero ahora se les llama «hermanos separados». Existe una disputa por la vida de estas personas. Los que tenemos la verdad también debemos tener el poder del ESPÍRITU SANTO para atraer a esas personas al camino de la vida eterna.

“No dudes en trabajar para el Señor, por pensar que poco puedes hacer. Haz tu poco con fidelidad; porque Dios cooperará con tus esfuerzos. Escribirá tu nombre en el libro de la vida, como el de una persona digna de entrar en el gozo del Señor. Roguemos fervientemente a Él para que resuciten obreros, porque los campos están blancos para la cosecha; la mies es mucha, pero los segadores pocos” (Mensajes a los jóvenes, 23).

Cuando Jesús estaba a punto de ascender a la cima, señaló los campos de cosecha y dijo a sus seguidores: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio”. Mar. 16:15. «Recibiste gratis, da gratis». Mateo 10: 8. ¿Nos negaremos a nosotros mismos para poder cosechar los desechos de la cosecha? Dios pide talentos de influencia y medios. ¿Nos negaremos a obedecer? Nuestro Padre celestial da dones y pide regresar para probar si somos dignos de poseer el don de la vida eterna” (Testimonios para la Iglesia, v. 1, 389).

Dios te bendiga.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *