«Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre » (Juan 14:16).

Parece que el ESPÍRITU SANTO actúa con dulzura, como una brisa, sumiso al Padre y al Hijo, aunque tiene igual autoridad. Él es DIOS, como los otros dos miembros de la Trinidad. Ha actuado en momentos cruciales. Ahí es cuando, al menos, percibimos más Su manifestación. Por ejemplo, en los últimos tiempos, la acción de ESPÍRITU SANTO es crucial para la culminación del trabajo iniciado por JESÚS.

No se sabe mucho acerca de este miembro de la Trinidad, la Biblia no revela mucha información acerca de Él. ¿Qué hace el ESPÍRITU SANTO? “El Señor Jesús obra por el Espíritu Santo; porque Este es Su representante. A través de Él, infunde vida espiritual al alma, aviva las energías para bien, la limpia de la corrupción moral y la habilita para Su reino. Jesús tiene grandes bendiciones para dar, ricos dones para distribuir entre los hombres. Él es el Consejero maravilloso, infinito en sabiduría y fuerza; y si reconocemos el poder de Su Espíritu y nos sometemos a ser moldeados por Él, seremos perfectos en Él. ¡Qué pensamiento es este! En Cristo “la plenitud de la divinidad habita corporalmente; y perfecto eres en él”. Col. 2: 9, 10. El corazón humano nunca conocerá la felicidad hasta que se someta a ser moldeado por el Espíritu de Dios. El Espíritu conforma el alma renovada al Modelo, Jesucristo. Por la influencia del Espíritu, la enemistad contra Dios se transforma en fe y amor, el orgullo en humildad. El alma percibe la belleza de la verdad y Cristo es honrado en excelencia y perfección de carácter. A medida que se producen estos cambios, los ángeles entonan un himno de éxtasis, y Dios y Cristo se regocijan en las almas moldeadas a la semejanza divina” (Mensajes para los jóvenes, p. 17, 55 y 56).

Como el Padre y el Hijo, el ESPÍRITU SANTO también es un siervo humilde. Los miembros de la Trinidad, uno es siempre el sirviente de los otros dos, y son sirvientes de las criaturas. Es la lógica del reino de DIOS, donde la ley de todos es el amor; por tanto, en este reino todos son siervos unos de otros. El amor, para ser la norma superior, requiere que todos se ayuden unos a otros, que estén disponibles para los demás, de otra manera como es en nuestro mundo, donde cada uno, con pocas excepciones, quiere dominar a los demás. Podemos contar con el ESPÍRITU SANTO así como los discípulos podían contar con JESÚS.

Lo que CRISTO era cuando estaba en la Tierra, permanecería el ESPÍRITU SANTO, en lugar del gran Maestro. La única diferencia entre el ESPÍRITU y JESÚS es que el sustituto es invisible entre nosotros. Él es un guía a la eternidad, a la Nueva Tierra. Digamos que Él es el embajador celestial entre nosotros, para enseñarnos lo hermosa que es la vida. Nos hace comprender la Biblia y nos recuerda lo que ya hemos aprendido de ella.

En los tiempos de los apóstoles, CRISTO estaba con ellos. Luego, después de la época de ESPÍRITU SANTO, es un poco diferente; de hecho, mejor. Él puede habitar en nuestros corazones; es decir, transformándonos enteramente, o mejor dicho, recreándonos para ser nuevos seres. No es solo una mejora o reforma, es un cambio radical, de una naturaleza pecaminosa a otra, santa y sin pecado.

“De los miembros de la Santísima Trinidad, el tercero es Aquel de quien hay información menos objetiva, precisa, que define Su propio Ser. El Hijo se ha convertido en uno de nosotros. Su manifestación fue visible, material, a nuestro nivel. El Padre fue revelado por Él. Pero el Espíritu permanece algo imperceptible, aparte, sin pretensiones, operando sin auto proyección, sin imponerse, sin hablar «de sí mismo» (Juan 16:13). Y en el mismo acto de desapego, Él hace la obra divina que lo da a conocer. Es parte de Su gloria exaltar y glorificar al Hijo, y por medio del Hijo, el Padre, hacer efectiva la revelación de ambos en la conciencia humana.

¡Qué ejemplo de abnegación! En el cuarto Evangelio, el Espíritu realiza siete actividades, todas en exaltación a Jesús:) Enseñanza y… 2) recordar todo lo que dijo Jesús – Juan 14:26. 3) Testifique de Jesús – Juan 15:26. 4) Convencer del pecado, porque el mundo no cree en Jesús; de justicia, porque fue al Padre; y juicio, porque Satanás fue juzgado y derrotado – Juan 16: 8. 5) Guía a toda la verdad, y Jesús es la verdad (14: 6) – Juan 16:13. 6) Declarar o anunciar lo que Jesús, del Padre, le da – Juan 16:13, 14 y 15. 7) Glorifique a Jesús – Juan 16:14.

El Apocalipsis se refiere a Él como los siete Espíritus de Dios (Apocalipsis 1: 4 y 5; 4: 5). Siete es el número de plenitud. El Espíritu alcanza la plenitud en esta séptuple actividad Cristo céntrica. Esto es tan fundamental para el plan de redención que, sin la acción del Espíritu, sería como si Jesús nunca se hubiera encarnado y Dios nunca se hubiera manifestado. Permite al hombre comprender la salvación y responder positivamente a ella. Sin Él, la Iglesia no podría cumplir Su misión y estaríamos condenados a permanecer en este mundo indefinidamente.

Quizás el hecho de que haya poca información sobre el Espíritu Santo hace que un concepto de Él sea más susceptible a la especulación. En los días de Elena de White, hubo quienes afirmaron que el Espíritu era una «luz derramada» y «una lluvia caída».

Ella condenó este tipo de especulaciones por degradar a Dios. (Evangelismo, p. 614). Aún más insultante es tomarlo por una criatura. Hay quienes creen que él y Gabriel son equivalentes. La inspiración niega esto al hacer una clara distinción entre los dos en el registro de las palabras de este ángel a María: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti…» (Lucas 1:35). Gabriel no podía estar hablando de sí mismo. Y Elena G. de White afirma que el seguidor de Jesús puede sentirse confiado y seguro en el conflicto “contra las huestes espirituales de la maldad”, porque “hay más que ángeles en las filas. El Espíritu Santo, representante del Capitán del ejército del Señor, desciende para dirigir la batalla”. – El Deseado de Todas las Gentes, PAG. 352. Bajar al Espíritu Santo a la categoría de ángel es, en realidad, minimizar el poder de Dios, algo muy del agrado de Satanás.

Otra forma especulativa de abordar un tema tan sublime es despojar al Espíritu de Su personalidad. Los llamados testigos de Jehová afirman que Él es solo una influencia o energía: el poder de Dios. Esta idea es tan antigua como el siglo III, cuando Paulo de Samosata la difundió. En el momento de la Reforma, Lécio Socino y su sobrino Fausto difundieron la teoría.

No se puede negar que este concepto reduce el valor del Espíritu Santo para la Iglesia. LE Froom se refiere a esto cuando dice que negar la personalidad del Espíritu no es “una cuestión meramente técnica, académica o simplemente teórica. Es de suma importancia y del más alto valor práctico. Si Él es una Persona divina y lo consideramos impersonal, le estamos robando a esta Persona divina la deferencia, el honor y el amor que le corresponden. Y más: si el Espíritu es mera influencia o poder, entonces podemos intentar apropiarnos de Él y usarlo». – La Venida del Consolador, p. 40. A la página 36 de la edición castellana se añade al final de este párrafo: “Pero si le reconocemos como Persona, estudiaremos cómo someternos a Él para que nos utilice según Su voluntad”.

Dos puntos sobre el Espíritu Santo se basan correctamente en las páginas sagradas: es una persona y es Dios. “El Espíritu Santo tiene personalidad, de lo contrario no podría testificar a nuestro espíritu y con nuestro espíritu que somos hijos de Dios. También debe ser una persona divina, de lo contrario, no podría escudriñar los secretos que se encuentran ocultos en la mente de Dios». – Evangelismo, pág. 617.

¿Cuál es el propósito del ESPÍRITU SANTO, al reemplazar a JESUCRISTO en la Tierra? No es difícil saberlo, aunque quizás no lo sepamos todo, o no recordemos todo. EL ESPÍRITU SANTO tiene la función de:

Ser el maestro que enseña sobre la Biblia, dando entendimiento y comprensión sobre sus mensajes. ¡Cómo marca la diferencia tener el ESPÍRITU SANTO! Conozco a algunas personas que estudian la Biblia para encontrar errores y contradicciones en ella. Estas personas no entienden nada del mensaje de la Biblia, ven todo de una manera extraña. ¡Ese maestro falta!

Sea la persona que le recuerde lo que ha estudiado y aprendido. Pero debes haber estudiado. No recordarás lo que nunca aprendiste.

EL ESPÍRITU SANTO guía a las personas vinculadas a DIOS, de manera segura. Todos los que se rinden a DIOS están orientados para que en lo que hacen en la vida no cometan errores que puedan llevarlos a la muerte eterna.

Nos guía a dar un buen testimonio.

Nos guía para saber qué decir a las personas interesadas o que necesitan aprender lo que ya sabemos. Nos guía en el sentido de que no cometemos errores que puedan ofender a otros.

Podemos rezar al ESPÍRITU SANTO, así como al Padre y al Hijo.

Conduce, Lidera el proceso de transformación de la vida de las personas, de pecadores a sin pecado. Esta última situación se alcanzará el día de la transformación completa, al regreso de JESUCRISTO. No podemos conformarnos con ser pecadores y eso es todo. Debemos aprovechar la gracia del ESPÍRITU para que Él pueda cambiarnos radicalmente.

Es a través de la acción del ESPÍRITU que puede ocurrir el milagro de nacer de nuevo, dejando un estilo de vida y entrando en otro, de ascensión espiritual.

Actúa a través de sermones, lecturas, audios, videos, música, textos escritos, amistad y testimonio, directamente con la persona a través de sueños o ideas, y de muchas otras formas.

La pregunta que surge aquí es: ¿cómo podría todo esto, arriba y más, ser hecho por alguien que no sea DIOS? Lo que hace está fuera del alcance de los ángeles, por ejemplo. Somos bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del ESPÍRITU SANTO, por lo tanto, él es parte de la Deidad, precisamente porque es Divino. Es posible rechazar al ESPÍRITU SANTO, y este es un pecado que no puede ser perdonado, precisamente porque es Él quien trabaja con nosotros para arrepentirnos (nueva vida) y ser perdonados.

EL ESPÍRITU SANTO puede y debe pedirse. Esto se debe a que no se ocupa de ser cualquiera, sin permiso, aunque es DIOS y por tanto dueño de nosotros. Si lo pedimos, recibiremos el regalo prometido por JESÚS. Ser bautizado por el bautismo del ESPÍRITU SANTO significa recibir a ese ser para que nos haga lo que quiere, que la voluntad de DIOS, nuestro Creador, se cumpla en nosotros, para que seamos salvos y que, a través de nosotros. , otros también pueden serlo. Al comienzo de los Hechos explica que JESÚS mandó a los discípulos que esperaran, es decir, que se prepararan, se consagraran, recibieran el poder. Entonces fue en la época de Israel, para eventos especiales, siempre deberían hacer grandes preparativos. El bautismo del ESPÍRITU SANTO puede ocurrir junto con el bautismo de agua, o en otro momento. Pero siempre inicia un proceso de cambio radical en la persona, que la lleva a una nueva vida de victorias espirituales. Es como una vida en la que la persona ya no vive sola, sino que tiene a DIOS dentro de sí.

Antes de que JESÚS viniera al mundo, DIOS estaba presente o se comunicaba a través de profetas. El ESPÍRITU SANTO también estuvo aquí, entre la humanidad. El gran problema de la humanidad es la separación entre los seres humanos y DIOS, a causa del pecado. La dificultad de comunicación entre los seres pecadores y el Ser Divino es enorme. JESÚS en la Tierra hizo una conexión directa entre la Divinidad y el ser humano. Actuó como otro ser humano, pero perfecto, sin pecado. Llegó desde el Cielo a los seres humanos de la Tierra. Tan intensa fue su interacción con los seres humanos que aquellos que se volvieron íntimos con JESÚS, ya no podían imaginar vivir sin Él. La vida de JESÚS fue la gran diferencia en toda la historia, la conexión de la Divinidad con la humanidad caída. Fue esta gran necesidad la que llevó a JESÚS a garantizar que, cuando se fuera, vendría otro en su lugar, el ESPÍRITU SANTO, que JESÚS llamó el Consolador. Desde entonces, es posible mantener una conexión con la divinidad como lo hicieron aquellos hombres con JESÚS, con la diferencia de que no podemos ver al sustituto, y Él está, al mismo tiempo, en todas partes, porque es una persona de la Trinidad.

Necesitamos confiar más en el Espíritu Santo. Dios nos lo dio para ayudarnos. Debemos tener mucho cuidado de dejar de creer en Él, porque así nos ponemos en una situación que nos separa de la Divinidad, ya sea del Espíritu Santo, del Padre o del Hijo. En ese caso estaremos perdidos, esta es una de las formas de pecar contra el ESPÍRITU SANTO.

De la Trinidad, el ESPÍRITU SANTO es el más desacreditado, precisamente en el momento del desenlace de la historia de la humanidad. Este es el momento en el que más intensamente necesitamos estar seguros en la mano de DIOS. Lucifer es inteligente, siempre trató de denigrar el carácter de DIOS; ahora está tratando de dejar claro que el ESPÍRITU SANTO ni siquiera es DIOS. Cuidado con esto, este es el camino a la perdición eterna. Quienquiera que se encuentre en esta situación, trate de ver si de hecho tiene los pensamientos correctos.

Dios te bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *