«Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree no se pierda, más tenga vida eterna». (Juan 3:14, 15

Los líderes de la Iglesia Católica suelen utilizar este versículo para justificar la existencia de estatuas dentro de las iglesias y para su veneración. Sin embargo, lo que DIOS estaba ilustrando aquí era algo más. Los hombres morían porque fueron mordidos por serpientes que se arrastraban, y así es como las serpientes se mueven, se arrastran. Su veneno los mató. Esto significaba Satanás, un ser que usó una serpiente para matar a la humanidad y culpar a Dios. El enemigo, satanás, tiene veneno con el que mata a los seres humanos. Él es un mentiroso y engaña; la gente cae y muere. Es apropiado que se le represente como una serpiente venenosa que se desliza.

Pero lo que mató también se ilustró como lo que salvó. Sin embargo, ya no era una serpiente rastrera. Era una serpiente levantada en un árbol. Ahora bien, lo que representaba el pecado y la muerte, en este caso un ser humano sujeto a la muerte, llegó a representar la salvación. No más veneno, no más picaduras, sino en lugar de estas cosas mortales, la fe y muerte de JESÚS en lugar del ser humano. La serpiente erigida era de bronce, por lo tanto, sin vida, inofensiva y sin veneno. Para ser salvo, no necesitaba ser mordido, era mirar a la serpiente de bronce muerta. Este fue un asunto de obediencia y fe. Simbolizaba a JESUCRISTO, levantado en la cruz y asesinado por nosotros. Era una serpiente como nosotros, pero una serpiente inofensiva y sin pecado, que en lugar de matar, cura la muerte.

El levantamiento de la serpiente de bronce [Núm. 21: 4-9] debería enseñar a Israel una lección importante. No pudieron salvarse de los efectos fatales del veneno en sus heridas. Solo Dios podía sanarlos. Sin embargo, se les pidió que mostraran fe en los medios que Él les había proporcionado. Deben mirar para vivir. Su fe fue aceptable ante Dios; y, mirando a la serpiente, mostraron su fe. Sabían que no había ninguna virtud en la serpiente misma, pero era un símbolo de Cristo; y así se les presentó a la mente la necesidad de tener fe en sus méritos. Hasta ese momento, muchos habían llevado sus ofrendas a Dios y comprendieron que al hacerlo estaban haciendo amplia expiación por sus pecados. No depositaron su confianza en el Redentor venidero, de quien estas ofrendas eran sólo un tipo.

En este mundo, de los seres nacidos aquí, solo uno, JESUCRISTO, no pecó. Él fue el único, nacido de mujer, sin pecado, que permaneció puro hasta su muerte.

«En Él habéis sido perfeccionados». Colosenses 2:10. ¡Cuán difícil es para la humanidad, acostumbrada desde hace mucho tiempo a albergar dudas, aceptar esta gran verdad! Sin embargo, ¡qué paz trae a una persona y qué vitalidad! Buscando justicia en nosotros mismos, para encontrar aceptación ante Dios, buscamos en el lugar equivocado, «porque todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios». ROM. 3:23. Debemos mirar a Jesús, porque «todos nosotros, con el rostro descubierto, mirando como en un espejo, la gloria del Señor, somos transformados, de gloria en gloria, a su imagen». 2 Corintios 3:18. Debes encontrar tu integridad al contemplar al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Debemos “reconocer la necesidad” de un Salvador porque somos pecadores. Estudiaremos sobre el arrepentimiento. ¿Y qué es el arrepentimiento?

Bíblicamente, el arrepentimiento consta de tres momentos: Reconocimiento de haber cometido un pecado, Tristeza por haber cometido pecado; Desear no volver a cometer ese pecado.

Pasando por estas fases, el ESPÍRITU SANTO actúa sobre la persona, recordando siempre que también es este Ser divino quien actúa en los momentos anteriores, para que la persona pueda pasar por ellos. Sin embargo, una cosa que Él no hace: es reemplazar la voluntad de una persona de ser salva. Persuade a la persona, pero es la persona quien decide si la quiere o la rechaza.

Si la persona rechaza, habiendo sido consciente de las consecuencias de rechazar las apelaciones de DIOS, entonces esa persona debe ser sometida a juicio y la ejecución del juicio final, en el cual debe ser destruida. Sin embargo, antes de eso, debe haber tenido oportunidades para tomar una decisión consciente y racional para el futuro de su vida.

“El arrepentimiento, como el perdón, es el don de Dios a través de Cristo. Es por la influencia del Espíritu Santo que somos convencidos de pecado y sentimos nuestra necesidad de perdón. Nadie más que los contritos son perdonados; pero es la gracia de Dios lo que hace que el corazón se arrepienta. Él conoce todas nuestras debilidades y flaquezas, y nos ayudará” (Fe y Obras, 38).

Sin fe no hay perdón ni salvación. Pero, ¿qué es la fe?

La fe, ante todo, es un regalo de DIOS. Es decir, es una capacidad que DIOS otorga a los seres humanos. No todos los seres humanos tienen fe porque no la reciben, se cierran a este don; por tanto, viven perdidos. Tener fe es más que creer. Lucifer y sus ángeles creen, pero no tienen fe. Tener fe es entregarse a JESÚS, estar seguro de que Él ha hecho y hará todo lo posible para salvarnos para la vida eterna. Es confianza en la providencia divina, hasta el punto de que nunca duda de esa providencia.

En un enfoque práctico, la fe es creer que DIOS existe, que JESÚS también existe y que se convirtió en un ser humano y murió por nosotros. Es tener confianza en que volverá de nuevo y que resucitará a los muertos salvados, transformándolos con los vivos que no experimentarán la muerte. Sigue confiando en que los arrepentidos serán perdonados y tendrán vida eterna. Más aún, es confiar en que tendremos la habilidad y el poder de lo alto para lograr lo que DIOS nos pide, para la salvación de los demás.

Sin fe es imposible agradar a DIOS, porque, después de todo, ¿cómo podrías agradarle si ni siquiera crees que Él existe y que tiene buena voluntad y poder para rescatarnos?

La justicia de DIOS es perfecta, y sin ella, nadie puede estar en el reino de DIOS. Es decir, sin ser perfectamente puro no hay posibilidad de vivir junto al trono de DIOS. Y nadie que tenga un solo pecado puede vivir para siempre. Es una justicia que previene la existencia del pecado; el pecador solo sobrevive si DIOS le da tiempo, como fue el caso aquí en la Tierra. Para no infringir la justicia divina, como sabemos, DIOS envió a Su Hijo a morir la muerte que era nuestra. Solo entonces podría perdonarnos sin faltarle el respeto a su justicia.

Se trata sobre una fiesta en la que, para participar, todos debían llevar ropa especial. Los invitados, de hecho, no eran dignos de estar en la fiesta del rey, en la boda de su hija. Todos eran personas buscadas en las calles, marginados de la sociedad. Quizás muchos de ellos sean malos elementos, y otros, viviendo en extrema pobreza por falta de oportunidades. Entonces, para estar en la fiesta, no podían quedarse con la ropa vieja, gastada y sucia de su vida normal. Necesitaban una prenda especial, que no tenían ni podían pagar, ya que eran pobres. El hecho de que fueran pobres no era el problema, pero el hecho de que fueran personas fuera de la sociedad real, privados de la nobleza, eso era un problema. El rey resolvió este problema declarando a todas las personas justas, honestas y nobles. Para tratar a estas personas con tanta justicia, estaba dispuesto a proporcionar a cada uno de ellos la ropa adecuada, sin cargo. Estos fueron llamados vestidos de justicia. Con ellos el rey hizo que todas aquellas personas perdonaran su pasado y fueran dignas de disfrutar del banquete de bodas.

Fue entonces cuando el rey encontró a un invitado, uno solo, que no vestía la prenda. Fue expulsado de allí, pues, aunque recibió la prenda de forma gratuita, prefirió atrevidamente seguir con las prendas de calles sucias y malolientes. Estaba fuera de línea con los demás. A pesar de que recibió la vestidura de forma gratuita, no la aceptó, por lo tanto, por su propio acto se volvió indigno de continuar allí, hubo que quitarla.

Lo que llama la atención es que el rey regalaba ropa, es decir, hizo a todos dignos de estar en la fiesta. Sin embargo, quien no aceptara esta oferta, evidentemente tendría que irse, para permanecer marginado y apartado de la sociedad, mientras que los demás ahora se hicieron amigos del rey. Estos otros tendrían una vida nueva y próspera por delante, bajo las garantías reales. Una excelente ilustración del perdón de Dios para la vida eterna.

¿Cuál es el punto de inflexión en el proceso de salvación? En otras palabras, ¿qué hecho nos hace cambiar el rumbo de nuestra vida, de la tendencia a la muerte eterna, al proceso de salvación hacia la vida eterna?

Es el momento en que reconocemos nuestra situación pecaminosa, la necesidad de un cambio radical en nuestras vidas, y que somos totalmente dependientes de DIOS para este fin. Es decir, el punto de inflexión es el reconocimiento de la situación de los pecadores en la que nos encontramos. Es el mismo hecho del alcohólico, que debe reconocer que es alcohólico, por lo tanto, necesita ayuda. Si nunca se ve a sí mismo como un alcohólico, tampoco admitirá la necesidad de ayuda de otros. Los fumadores también se encuentran en esta situación, al igual que los drogadictos y los que tienen malos hábitos. Los pecadores se encuentran en una situación en la que dependen completamente de DIOS, es decir, del Creador, así como los automóviles dependen del fabricante para su buen uso. Quien nos trajo a la existencia sabe cuál es nuestra situación y qué necesitamos.

Por lo tanto, en la vida práctica, dependemos de JESÚS, es decir, para seguirlo. ¿Por qué seguirle? Simple, es divino sí, pero también es un ser humano ganador, de hecho, el único ganador. Por tanto, Él es el único ser humano que puede servirnos de ejemplo; por tanto, sirve como referencia de cómo debemos ser.

¿Cuáles son los pasos para salvarnos a nosotros mismos?

1º) Contesta la voz de ESPÍRITU SANTO; 2º) Aceptar que Él actúa en nosotros, conducirnos al perdón de Cristo y transformarnos mediante la santificación;

3) Siga sus instrucciones y haga algo por la salvación de los demás. Hay miles de formas de trabajar en la obra de CRISTO. Elija el que mejor se adapte a sus características y crezca junto con el Salvador. Dios te bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *