El chile morrón, un alimento fantástico

El chile morrón, un alimento fantástico

Los chiles o pimientos fueron productos americanos que los conquistadores llevaron a España. Allá no tardaron en alcanzar una popularidad tremenda, no solamente como alimento, sino también como especia y condimento.

Pero fue en la cocina de México y la de las Antillas donde lograron su mayor notoriedad.

Desde España al resto del mundo

En poco tiempo los chiles se extendieron por toda Europa hasta llegar a convertirse en uno de los vegetales más apreciados. Muy usados en las cocinas del Mediterráneo y las meridionales, se han convertido en una de las claves del sabor que identifica las comidas de aquellas regiones.

Actualmente existen cientos de variedades de chiles para satisfacer todos los gustos. Pueden ser de color rojo intenso, casi púrpura o anaranjado, pero también los hay amarillos y en varios tonos de verde, de tal manera que no solamente suman sabor a los platillos, sino también atractivo y colorido.

El color y la forma de los chiles estarán relacionados con la forma en que se piensa usarlos para cocinar. Sin embargo, existen características que son definitivas y comunes a todos. Es fundamental que estén bien formados, y que tengan textura firme y buen brillo.

Que la piel luzca lisa y que no presente arrugas ni magulladuras. Si al sostener alguno en la mano, te resulta pesado, entonces significa que está grueso, jugoso y muy sabroso.

Hay un dicho popular que dice así: “El que quiere picante, que lo aguante”. Todos los chiles picantes contienen una sustancia natural denominada “capsicinoida”, que al saborearla produce una sensación de ardor. Algunos de los “placeres” que el picante ofrece a las personas que lo buscan son las siguientes: Lagrimeo en los ojos, goteo de la nariz y, en algunos casos, transpiración.

Ardiente pero placentero

Es curiosa la explicación que permite entender por qué se experimenta algo agradable ante una sensación que, por lógica, tendría que resultar molesta. Investigaciones realizadas al respecto indican que cuando se come picante, las reacciones que experimenta el cuerpo serían similares a las que se sienten frente al temor o la ansiedad, pero la inexistencia de un peligro verdadero permite disfrutar la experiencia.

A través de todas estas características y curiosidades acerca del chile morrón, podemos ver la maravilla de la creación de Dios, que aún esto, que es su creación para nosotros, lo podemos disfrutar, incluyéndolo como parte de nuestra dieta saludable, para mantenerla saludable, con moderación, por supuesto, para evitar cualquier enfermedad, y así también poder aprovechar los bastos nutrientes que éstos incluyen para nuestro cuerpo y su correcto funcionamiento.

¡Qué fantástico es conocer con detenimiento cada cosa que Dios creó para que pudiéramos disfrutarlo! Sin duda alguna, Dios es poderoso, y su amor hacia nosotros se manifiesta inclusive a través de un chile morrón.

Descarga aquí el artículo

Apoyo:

==================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *