Él quiere estar hoy con nosotros.

“Y me harán un santuario, para que pueda habitar entre ellos” (Éxodo 25: 8).

Quizás la forma más cercana de entender a DIOS es siendo padre, teniendo un hijo que ha huido, como el hijo pródigo, y que se espera que regrese. DIOS es nuestro Creador; Él nos creó por amor, para amarnos, para que lo amemos, y así aprender a amarnos unos a otros y vivir en amor. Por tanto, no podía dejarnos al azar tras el pecado. Él siempre quiso y quiere estar hoy con nosotros y tenernos bajo su control, para favorecernos siempre y darnos las mejores condiciones necesarias para la felicidad plena.

Por tanto, la petición de que construyan un santuario tiene este enfoque: DIOS queriendo vivir con Su pueblo. La idea es: cómo ser feliz estando con DIOS. El santuario era la morada de DIOS, una morada literal, porque Él estaba adentro, en el lugar santísimo. Y podía interactuar de varias maneras con la gente, y la gente con Él. Hubo cierta separación debido al pecado, todo fue a través de sacerdotes. Pero estaba la presencia de DIOS, y por tanto, protección y muchos favores, ya fuera en tiempos de paz o de guerra.

Siempre fue el plan de DIOS, desde el primer momento en que Él lo creó, estar juntos, presentes, interactuando. Nunca pasó por la mente de DIOS estar distante. Por eso tiene la capacidad de omnipresencia. Pero el pecado rompió este plan, pero no destruyó la omnipresencia de DIOS. Fue así: Adán y Eva vivieron felices, y todos los días, al final del día, es decir, al atardecer, estaba DIOS, con ellos. Pasaron momentos felices, como amigos cercanos. Pero comer la fruta prohibida creó inmediatamente una barrera, el miedo a DIOS. DIOS todavía estaba presente con ellos, aunque en un diálogo de miedo y, a veces, desconfianza. Luego, con la degeneración, la distancia creció, y DIOS todavía habló directamente, pero sin aparecer. Más tarde, solo habló a través de profetas, personas más conectadas con DIOS que los demás. Hoy, él habla solo a través de la Biblia, así que tenemos que leer. Ni siquiera tenemos un profeta, pero al final, durante el fuerte clamor, el avivamiento habrá hecho un cambio tal en el pueblo de DIOS que todos nos convertiremos en profetas, y DIOS nos dirigirá directamente, uno por uno.

El Tabernáculo, luego el Templo, fueron lugares de gran interacción entre DIOS y Su pueblo, perdonando pecados, dictando leyes y pautas, juzgando, mostrando el mejor camino y qué hacer en cada ocasión, etc. Era, sobre todo, un lugar de culto solemne. Por adoración debemos entender el amor que le dedicamos a DIOS. En el antiguo Israel, el tabernáculo estaba en el centro del campamento, lo que significa que DIOS debería, en la mente de cada uno de ellos, ser el principal, la fuente de inspiración, de principios y de proyecto de vida. Sería un pueblo peculiar, es decir, bienaventurado, mucho más próspero que otros pueblos, protegido de otros, y que atraería a otros pueblos por el testimonio de las bendiciones recibidas. Debería haber tantas bendiciones que atraiga la atención de todo el mundo. Deben ser una nación extremadamente feliz, con personas realizadas, en paz con la vida. Ese era el plan, pero en unos momentos esa era la realidad. El pecador se caracteriza por la rebeldía, es decir, obstinado, siempre haciendo lo que desean sus pensamientos egoístas. Tenga mucho cuidado con este punto, porque es él quien puede quitar la vida eterna a la felicidad plena.

Una pregunta para hoy: no quisiéramos vivir en la eternidad junto al santo DIOS, sino siendo diferentes, no santos. Sería una inconsistencia total. DIOS tampoco sería tan descuidado y permitiría tal situación. Muchas veces aquí en la Tierra vivimos como si tal contradicción fuera posible. Es completamente desechable. Necesitamos ser santos, así como DIOS es santo. Para esto, necesitamos entregarnos al ESPÍRITU SANTO para que Él nos santifique.

¿Y qué es ser santo? Hay que tener en cuenta dos cosas al buscar la santidad. El primero es estar separado del mundo, es decir, de las cosas del mundo que no son compatibles con las cosas del Cielo, el segundo es estar dedicado a DIOS, lo que lleva a un sentido de pertenencia a DIOS. Por lo tanto, de esta manera estaremos capacitados, a través del poder de DIOS, para vivir en un lugar donde todo es de DIOS, es decir, todo está dedicado a Él, incluidas las criaturas, por lo tanto, todo es santo.

En resumen, ser santo es tener un sentido de pertenencia a DIOS, saber que somos Suyos y no nosotros mismos. Esto implica que nuestras decisiones deben, por supuesto, ser consistentes con lo que Él aprueba. Tal cosa siempre asusta un poco a quien todavía necesita más experiencia con DIOS, pero no es el caso, porque la voluntad de DIOS es excelente para nosotros. Expliquemos: DIOS conoce el futuro y también conoce nuestro proyecto de creación, para el que fuimos creados. Hay excelentes propósitos en esto. Él, por tanto, es el único capaz de llenarnos de lo que nosotros mismos elegiríamos, si viéramos las cosas desde Su punto de vista. Y así es como somos perfectamente felices y realizados en la vida.

Todo en el Tabernáculo fue santificado por Moisés, al igual que las cosas materiales como los sacerdotes. Esto simboliza que todo lo que somos y lo que tenemos debe seguir esta regla, ser santos para DIOS. Así que no lo confunda con el concepto de santidad que existe, que es diferente. Este concepto erróneo tiene que ver con la beatificación y la canonización. Pero esto fue inventado por hombres, no es bíblico. Había utensilios en el santuario, todos fabricados con el mayor cuidado y profesionalismo. DIOS ha entrenado a dos hombres especialmente para este propósito. Prepararon a otros que les ayudaron con su trabajo. Entonces estos utensilios tienen una calidad y apariencia que no se puede encontrar nada parecido, mucho menos igual. Tenían significados. Veamos los significados:

Arca del testimonio: era un símbolo de la presencia de DIOS, porque sobre el arca, en su tapa, brillaba una luz sobrenatural de esa presencia.

Las dos tablas de la ley: estos eran los Diez Mandamientos, tablas hechas por Moisés pero escritas por el dedo de DIOS. Fueron llamados tableros de testimonios. Eran sumamente sagrados. Estaban dentro del arca, DIOS incluso los puso allí. Contenían la esencia del carácter de DIOS, que es el amor. DIOS ama a todos y Su deseo es que todos lo amen también a Él y se amen unos a otros. Fueron llamadas tablas del pacto, porque DIOS quería mantener una relación de acuerdo con ese escrito, es decir, de amor.

Tapa del arca o propiciatorio: representaba el trono de DIOS, que se sentaba sobre el arca y sobre los Diez Mandamientos, un conjunto supremamente sagrado. También se le llamó la tapadera de la expiación o expiación, porque desde allí DIOS perdonaba los pecados. Fue antes de esta arca y de este lugar que el sumo sacerdote vino a hacer expiación por el pueblo y así purificar el santuario de los registros de pecados que se acumulaban allí cada año.

Los dos ángeles en el propiciatorio: simbolizan la actitud solemne que se debe tener ante DIOS y el respeto a los Diez Mandamientos.

Había otros utensilios en el lugar santo.

El candelabro, que dio luz a este lugar. En el lugar santísimo estaba la luz de Dios mismo.

El altar del incienso, ante el lugar santísimo: allí el sacerdote depositaba brasas e incienso sobre ellos que resultaba en un humo aromático protector para el sacerdote. Simbolizaba protección para él debido a los pecados que representaba ante DIOS.

Mesa de panes: sobre ella había dos montones de seis panes cada uno, doce en total, representando a las doce tribus de Israel, cuyos hijos mantenían la comunión con DIOS a través de esa casa.

También había otros utensilios, de menor importancia simbólica, pero que eran necesarios para los servicios en el santuario, tales como: platos, vasijas para incienso, cuencos para sangre, cuencos, que estaban bien colocados sobre esa mesa.

En general, toda la casa simbolizaba el lugar donde DIOS vivía, siempre estaba limpio y ordenado, nada fuera de lugar. Fue donde se llevaron a cabo los servicios de intercesión por los pecados del pueblo.

Para la congregación, y luego el templo del Señor, DIOS le dio un propósito especial: a servir como un lugar de encuentro. Ya dice Congregación, encuentro, sociabilidad. Es un encuentro entre personas y con DIOS. Hoy ya no se hace, pero en tiempos pasados, alguna vez se celebró congresos. En ellos, lo recuerdo bien, fue muy bueno ver amigos de cerca y de lejos. Algunos viajaron y llegaron muy temprano, y el encuentro fue un gozo. Durante el evento se trataron temas espirituales y salimos enriquecidos y fortalecidos en la fe. Ese era el propósito de la congregación. Cuando pase la pandemia, esperemos se puedan realizar congresos, para tener ese encuentro con Dios y nuestros hermanos.

Miremos este propósito desde otro punto de vista, el de esa época. El pueblo de DIOS debe ser amigable con otras personas, debe demostrar que es un pueblo bendecido por el verdadero DIOS. Tenía que demostrar que era un pueblo poderoso, pero que estaba dispuesto a amar a otras personas y atraerlas al templo del Señor.

Mira cómo iban las cosas en ese entonces. Se produjeron guerras y fueron frecuentes. Estas guerras siempre involucraron a los dioses paganos de su pueblo. Era como un dios y sus súbditos librando una guerra contra otro con sus súbditos. De hecho, los dioses imaginarios de los paganos siempre han sido guerreros. Así sucedió con el primer pagano después del diluvio, Nimrod, un guerrero. Estos dioses siempre estaban haciendo la guerra entre sí, Y las guerras entre humanos reflejaron esta cultura belicosa de seis creadores humanos.

Pero Israel debería llamar la atención de otra manera, no mediante la guerra, sino mediante la paz. Sin lugar a dudas, primero debería limpiar el paganismo fatal que se había desarrollado en la tierra de Canaán, ya que habían pasado el punto del retiro y la salvación. Pero entonces la misión de Israel era conquistar el mundo para DIOS, no estar cerrado en sus doctrinas, como lo hizo. El templo debe servir como casa de culto para todos los pueblos. Un lugar de encuentro permanente, con gente que viene de todo el mundo para adorar y socializar la fe entre sí y armonizar fuerzas mutuamente. Sería un lugar de encuentro con el verdadero DIOS, en este mundo. Un lugar de felicidad y esperanza, de cultivar la fe y el amor de DIOS.

“Desde que el Salvador derramó Su sangre para la remisión de los pecados y ascendió al Cielo para “presentarse por nosotros ante el rostro de Dios” (Heb. 9:24), la luz ha estado fluyendo desde la cruz del Calvario y los lugares santos. Del santuario celestial. Pero la luz más clara que se nos da no debe llevarnos a despreciar lo que se recibió en los primeros días a través de los tipos que indicaban la venida del Salvador. El evangelio de Cristo arroja luz sobre la economía judía y da significado a la ley ceremonial. A medida que se revelan nuevas verdades y la que se conocía desde el principio se aclara, el carácter y los propósitos de Dios en su trato con el pueblo elegido se manifiestan. Cada nuevo rayo de luz que recibimos nos da una comprensión más clara del plan de redención, que es la operación de la voluntad divina en la salvación del hombre.

“Muchos tienen la opinión de que Dios ha colocado un muro de separación entre los hebreos y el mundo exterior; que Su cuidado y amor, extraídos de gran parte del resto de la humanidad, se centraron en Israel. Pero no era la intención de Dios que su pueblo erigiera un muro divisorio entre ellos y sus semejantes. El corazón del Amor infinito se expandió a todos los habitantes de la Tierra. Como lo habían rechazado, constantemente buscaba revelarse a ellos y hacerlos partícipes de su amor y gracia. Su bendición fue dada al pueblo elegido, para que pudieran bendecir a otros” (Patriarcas y Profetas, 367 – 368).

El enfoque es: ¿Cómo podemos ser felices y tener una vida plena con DIOS, en el santuario de este mundo? Hay una belleza en la verdad, en la bondad de Dios. Quizás no hemos descubierto esta belleza, que produce alegría y felicidad sin medida en los que creen. Si los creyentes tienen una vida monótona e infeliz, algo anda mal con este creyente, no es un verdadero creyente en DIOS. Necesitamos hacer las cosas bien, porque DIOS nos hizo felices, no melancólicos.

El santuario era el centro de las actividades divinas entre el pueblo de DIOS. Era un lugar social sagrado donde la gente se alimentaba con la verdad para esta vida, que sería placentera y llena de logros.

“En todos tus conflictos, en todas las pruebas y perplejidades de la vida, busca el consejo de Dios. El camino de la obediencia a Dios es como una luz que brilla cada vez más hasta que es un día perfecto. Seguir, paso a paso, el camino del deber. Puede que tengas que subir por lugares empinados, pero sigue por el camino de la humildad, la fe y el desinterés, dejando atrás las nubes de la duda. No te entristezcas por la desesperación, porque los vivos necesitan tu cuidado y amor. Te has unido al ejército del Señor; sed valientes soldados de Jesucristo. Suban delante de Dios palabras de penitencia y alabanza de gratitud, como suave incienso en su santuario celestial” (Mensajes selectos 2, 272). Dios te Bendiga.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *