A favor de los redimidos.

“Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre” (Hebreos 8: 1, 2).

JESÚS ha estado haciendo este servicio desde que ascendió al Cielo, después de los 40 días que aún estaba en la Tierra con sus discípulos. Un día ascendió al Padre, luego comenzó a interceder por nosotros, en el lugar santo. En 1844 entró en el lugar santísimo, pero aún continúa intercediendo por el perdón de nuestros pecados, en el lugar santo. Por los vivos, todavía intercede. Pero en relación con los muertos, Él es juez y los juzga. Recordemos que en el antiguo ritual del santuario, en el día de la expiación, o purificación, ese día también se realizaban los dos sacrificios diarios, la mañana y la tarde, aunque era el día de la purificación del santuario. Así es en el Cielo. Para los muertos, JESÚS oficiando en el Lugar Santísimo, para limpiar ese lugar de los pecados de aquellos que se arrepintieron de todos ellos. Pero en cuanto a los vivos, ministra en el lugar santísimo, intercediendo por los pecados para que sean trasladados al santuario y tomados por Él, para que un día, cuando llegue el momento, sean purificados. Así era en el antiguo ritual, así es en el Cielo.

El sacerdocio humano se estableció según el orden (o ascendencia de origen, donde comenzó) de Aarón y sus hijos, elegidos directamente por DIOS. En otras palabras, tuvo un comienzo, un origen, que era un hombre, Aarón, era un privilegio para la familia de Aarón, pero el origen era humano y pecaminoso, sujeto a fracasos.

JESÚS fue hecho sacerdote sin orden de origen. El hombre JESÚS vino de JESÚS DIOS, eterno y sin origen, porque Su existencia siempre ha sido, no tuvo principio. El hombre JESÚS se originó del infinito DIOS Perfecto Hijo y Rey del Universo. Esta es la gran diferencia en relación al orden de Aarón, que se estableció en un hombre y sus dos hijos (los otros dos murieron antes de tener descendencia).

En resumen, el Sumo Sacerdote JESÚS se origina en Sí mismo y viene de la eternidad, no ha sido generado por nadie ya que Él mismo es DIOS. Es perfecto porque él no es hijo de la generación de los pecadores, y Él como hombre fue engendrado en María por el ESPÍRITU SANTO, no por José. JESÚS no es de la orden de José, sino de Él mismo, y viene de la eternidad en absoluta perfección. Viene como DIOS, desde la eternidad, por tanto, no se originó, siguiendo el ejemplo de Melquisedec. Se convirtió en un hombre, un ser humano sujeto al fracaso, pero seguía siendo DIOS. Por tanto, hoy tiene algo parecido a la ‘doble nacionalidad’, es decir, es humano y al mismo tiempo es DIOS. Porque Él, DIOS, nunca dejó de ser, ni pudo, y como humano, resucitó de la muerte eterna a la vida eterna, y está vivo, existe hoy y siempre existirá. Con esta doble identidad, vincula la humanidad con la divinidad, ya que es dueña de ambas naturalezas. Como Él, como humano, nunca pecó, por lo tanto, siendo siempre puro, la intercesión de JESÚS no tiene por qué ser por Él, como lo hicieron los descendientes de Aarón, porque ellos mismos eran pecadores como aquellos por quienes intercedieron. Por tanto, la intercesión de JESÚS es eficaz y suficiente para salvar a cualquier pecador que se haya arrepentido.

Cada juicio tiene una defensa, acusación, jurados y acusado. La defensa, como dice el nombre, defiende al imputado. ¿Quién juega este papel en la justicia divina? La defensa es el papel intercesor de JESUCRISTO, ante DIOS Padre, este JESÚS fue asesinado para tener argumentos de defensa. Él se hizo humano como nosotros, vivió como vivimos y fue tentado como nosotros somos tentados. Pero Él no vaciló como lo hacemos a menudo, así que venció la tentación, cada vez que fue tentado.

Al mismo tiempo, JESÚS es divino, es DIOS. Y Él es la ley que nos pide que obedezcamos. Demostró que la ley es justa y que se puede obedecer, porque Él mismo, en forma de ser humano, la obedeció en todas las situaciones. Y fue asesinado bajo la presión psicológica del pecado, pero permaneció obediente. Por tanto, adquirió el derecho de defendernos, y también de defender su ley, que es perfecta. Es decir, bajo esta ley podemos ser juzgados, perdonados o condenados, porque Satanás no tiene más argumentos para anularla.

Antes de JESÚS tenemos a DIOS Padre, quien actúa como quien quiere saber si su santa y justa ley se ha cumplido en cada caso que se presenta ante el tribunal. No es un acusador, al contrario, quiere, como CRISTO, que todos se salven, pero no puede admitir que la ley está quebrantada. Este es el vínculo entre justicia y amor. Por tanto, DIOS Padre está de nuestro lado, queriendo que en cada caso se pueda decir que por este medio la sangre de JESÚS era válida. DIOS Padre es quien acepta la intercesión de JESUCRISTO, ya que esta intercesión solo se hace a favor de los totalmente arrepentidos.

¿Y qué hace el Espíritu Santo? Actúa antes del juicio, buscando convencer a los corazones de las personas que aún viven para que se entreguen a JESÚS y sean obedientes a la ley. Él obra en el corazón de las personas para que se arrepientan y se salven, y también guía a aquellas personas que están dispuestas a trabajar por la salvación de otros.

¿Y quién es el fiscal en ese tribunal? En realidad no es así, pero hay un acusador. Es Satanás, quien no tiene derecho a presentar cargos contra DIOS, oponiéndose a los argumentos de JESÚS. Satanás no puede tener ese derecho porque no actúa correctamente, dice mentiras todo el tiempo y, por lo tanto, nunca podría servir como abogado de la acusación en la corte celestial. En efecto, no hay necesidad de acusación, la justicia divina es tan perfecta que nunca admitiría la pérdida de un ser que se ha arrepentido de todo, porque eso es lo que tanto el ESPÍRITU SANTO, como DIOS Padre y como JESÚS, desean: que todos se salven. En este tribunal no hay inclinación contra el pecador arrepentido, al contrario, de allí que salió JESÚS para salvarnos, no para destruirnos. La acusación en el cielo se revela solo contra los que permanecieron rebeldes y no aceptaron el perdón, y en este caso, JESUCRISTO mismo se encarga de evitar que esa persona sea salva, devolviendo los pecados al reino de la perfección y el amor. Satanás, por su parte, acusa aquí en el mundo a los que han lavado sus ropas en la sangre de JESÚS, por lo que no se debe confiar en él para participar en el juicio divino, pero él mismo será juzgado y ejecutado.

¿Qué pone a JESÚS en posición de mediar entre DIOS y el hombre? Estos son algunos atributos que solo tiene JESÚS. Él es el Creador, es DIOS como el Padre, y se convirtió en un hombre como aquellos a quienes vino a salvar. Además, como un hombre era perfecto, no hay nada de qué ser acusado. Por lo tanto, ser puro y ser DIOS y humano al mismo tiempo (el único ser en el Universo con tales características) puede vincular al hombre caído con DIOS puro y santo. Por eso es hombre y DIOS.

Pero hay una condición más que el hombre JESÚS adquirió para tener derecho a ser nuestro mediador. Fue asesinado en nuestro lugar, y durante su vida venció todas las tentaciones que sufrió, y que no fueron pocas. Y venció la muerte eterna, ya que sufrió la segunda muerte, que es definitiva, porque al tercer día, antes incluso de que su cuerpo comenzara a deteriorarse, resucitó de esa muerte. Es el único ser del Universo que ha resucitado de la segunda muerte.

JESÚS quiere que todos se salven. Lo difícil que fue sufrir y morir lo hizo a la perfección, y lo hizo por amor. Si sufrieras por amor, ¿no ahorrarías por amor? “Cuando Jesús es nuestra perenne confianza, nuestra ofrenda a Dios seremos nosotros mismos. Nuestra confianza estará en la justicia y la intercesión de Cristo Jesús como nuestra única esperanza. No hay confusión ni sospecha, porque por la fe vemos a Jesús ordenado por Dios con ese mismo propósito: hacer la reconciliación por los pecados del mundo. Él está comprometido, por compromiso solemne, a mediar a favor de todos los que se acercan a Dios por medio de Él, y a efectuar su salvación, si solo creen. Se nos da el privilegio de acercarnos confiadamente al trono de la gracia, para recibir misericordia y encontrar gracia para ayudar en el momento oportuno” (Y recibirás poder, MM 1999, 12, énfasis agregado).

Nuestro sumo sacerdote nos ama. Fue el amor lo que lo llevó a sufrir y morir por nosotros. Porque nos ama, usa la justicia para salvarnos. Debemos darnos cuenta de que el perdón divino no se puede otorgar sin una base legal. Para que el gobierno divino nos perdone, el mismo DIOS, en la persona de Su Hijo, debe venir a esta tierra y morir por nosotros. Para reiterar, es la vida inmaculada de JESÚS y Su muerte en estas condiciones las que generan los presupuestos legales para perdonarnos. Por tanto, el perdón divino no carece de fundamento. JESÚS vivió sin pecado como deberíamos haber vivido para reconciliarnos con DIOS, quien en Su justicia, requiere que obedezcamos Su ley justa.

«El apóstol dice:» Confiese sus faltas unos a otros y ore unos por otros, para que sean sanados”. Santiago 5:16. Confiesa tus pecados a Dios, que es el único que puede perdonarte, y tus faltas unos a otros. Si ha ofendido a su amigo o vecino, debe reconocer su culpa y es su deber perdonarlo completamente. Entonces debes buscar el perdón de Dios, porque el hermano a quien has herido es propiedad de Dios y, al ofenderlo, has pecado contra su Creador y Redentor. El caso será llevado ante el único verdadero Mediador, nuestro gran Sumo Sacerdote, quien “como nosotros, fue tentado en todo, pero sin pecado”, y que simpatiza con “nuestras debilidades” (Heb. 4:15), pudiendo límpianos de toda mancha de iniquidad.

En realidad es lo siguiente: los sacrificios de animales no tenían eficacia para el perdón de pecados, siendo animal, siendo miles. Nadie se salvaría por estos muchos sacrificios. Fueron simplemente ilustrativos, didácticos, para hacernos entender el horror que es el pecado, sus desastrosas consecuencias, que es la muerte eterna, después de mucho sufrimiento y luchas por ganarse la vida. El hecho es que ningún pecado fue perdonado y no hubo purificación de esos sacrificios, ellos y todos los rituales eran simbólicos. Como siempre se dice, que apuntaban al sacrificio verdadero, único y eficaz: el derramamiento de la sangre del Cordero de Dios, el Señor Jesucristo.

“Cristo vino para revelar al pecador la justicia y el amor de Dios, para poder dar a Israel el arrepentimiento y la remisión de los pecados. Cuando el pecador contempla a Jesús en la cruz, sufriendo la culpa del transgresor, llevando la pena del pecado; cuando contempla el odio de Dios por el pecado, en la terrible manifestación de la muerte en la cruz, y su amor por el hombre caído, es llevado al arrepentimiento ante Dios por haber transgredido la ley, que es santa, justa y buena. Ejerce la fe en Cristo, porque el divino Salvador se ha convertido en su sustituto, su prenda y abogado, en quien se concentra su propia vida. Al pecador arrepentido puede Dios mostrar su misericordia y verdad, y conceder su perdón y amor” (Mensajes selectos, vol. 1, 324)

“Ningún pecado puede ser tolerado en aquellos que andarán con Cristo, vestidos con ropas blancas. Deben quitarse las prendas sucias y ponerse sobre nosotros las vestimentas de la justicia de Cristo. Mediante el arrepentimiento y la fe somos capacitados para obedecer todos los mandamientos de Dios, y somos hallados sin mancha ante Él. Aquellos que recibirán la aprobación de Dios ahora están afligiendo el alma, confesando pecados y suplicando fervientemente por perdón, por Jesús tu Abogado. Su atención está fija en Él; sus esperanzas y su fe están centradas en Él, y cuando se da la orden: «Quítate estos vestidos sucios y pon una mitra limpia en tu cabeza» (Zac. 3: 4), están preparados para Él. Da toda la gloria por tu salvación” (Testimonios Selectos, vol. 2, 175).

Dios te bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *