TRADICIONES

Conocida en el medio góspel, una cantante audaz decidió grabar una canción llamada Tradiciones. Es necesario, sin embargo, saber cuál es la representación que lleva esa palabra. Para algunos, por ejemplo, ella trae un sentimiento negativo en el medio religioso. Para otros, puede representar un patrón que debe seguirse a la derecha. Se percibe, por tanto, que hay una disputa ideológica. ¿Quién tiene razón: los cristianos liberales – los que no son fariseos – o los cristianos conservadores – los que son fariseos? ¿Cuál es el peligro de las dos ideologías o no hay daño en esa confrontación? Es importante afirmar que donde hay opresión, hay resistencia. ¿Quién oprime quién? ¿Quién resiste a quién?

En Deuteronomio, Moisés, inspirado por el Espíritu Santo, da una serie de instrucciones al pueblo: (Dt 4: 1 y 2)

Algunos pueden pensar que este verso no se repite en el Nuevo Testamento. (Ap. 22:18 y 19)

Es notorio que el acrecimiento o la retirada de palabras de la Biblia causa un daño enorme a un hombre y también a sus seguidores. ¿Será que esta acción sólo se hace cuando alguien realmente escribe o retira las palabras de las Escrituras? ¿Pueden sus enseñanzas, lo que usted predica o habla en el púlpito de la iglesia, ser un acrecimiento o una «tirada» de la Biblia?

Ver el caso de Eva: (Gn 2: 15-17) (Gn 3: 1-3)

¿Percibe que Eva añadió una información en las palabras de Dios? «No tocaréis». ¿Será que esto fue determinante en la historia de la raza humana?

Los judíos, otro hecho que contribuye a la llamada «Tradiciones», crearon un segundo libro sagrado llamado Talmud. Las enseñanzas eran pasadas oralmente de padres a hijos. Hasta que, en un determinado momento de la historia, deciden materializar esa tradición oral en un compendio, clasificándolo en un libro que explica la Biblia. Es importante resaltar que ese libro no tiene inspiración divina, ya que no fue escrito por un profeta o por un sacerdote bajo el orden de Dios. Eso iba contra lo que está escrito en los libros de Deuteronomio y Apocalipsis.

Satanás también sabe que el uso de versos bíblicos, en contextos diferentes, puede causar daño al hombre. Él es astuto, esperando que el pecador caiga en la tentación. Muchos han sido instrumentos del Diablo, usando fragmentos bíblicos fuera del contexto y de forma muy baja, sin un estudio en profundidad sobre este versículo. Algunos ejemplos:

El sábado fue abolido por la carta a los Colosenses 2:16 y 17;

El Espíritu Santo no existe por causa de Juan 17: 1-3;

No importa lo que comemos a causa de Hechos 10: 9-16;

No necesitamos dar diezmos a la iglesia a causa de las epístolas de 1 Corintios 9 y de Filipenses 4: 10-20;

Todo es lícito, siempre que sea bueno, según Filipenses 4: 8 y 9.

Es obvio que la lista es grande. Ante eso, ¿Qué hacer para no caer en esas ideologías tenebrosas? Miremos nuestro ejemplo: Cristo Jesús. En las conversaciones con el pueblo, Él siempre usó el Antiguo Testamento, principalmente contra las falsas enseñanzas de los líderes religiosos de su época. En el desierto de la tentación, Él usó las Escrituras para confrontar una ideología maligna. El Padre de la mentira (Jn 8:44) también usó la Palabra fuera de contexto. El Hijo de Dios era firme en su ideología, logrando el odio de los malos, a causa de su base teórico-práctica en la Palabra de Dios. ¿Has visto que el patrón de Jesús era solamente la Torá y los libros de los profetas, no deberíamos nosotros hacer lo mismo?

Cristo vino a combatir la tradición humana, teorías de hombres no inspirados acerca de la Biblia. La tradición divina, la Torá y los profetas, debe ser nuestro parámetro, así como ella fue al Cordero de Dios. El problema es que el brasileño no le gusta leer y ni estudiar. Y, cuando estudia, no puede entender que necesita someterse a la mente del autor del libro sagrado y no dar una mente a tal porción sagrada del Libro de los libros.

En las iglesias adventistas, es perceptible que pocas personas estudian la Biblia y el don profético como realmente deben ser estudiados. Ejemplo:

¡Dios acepta mi alabanza de cualquier manera! No interesa el instrumento y el estilo musical, a causa del Salmo 150;

No necesito ser vegetariano a causa de Lucas 24: 36-43;

Puedo practicar cosas competitivas a causa de II Timoteo 4: 6-8;

No puedo aconsejar a mi hermano, porque lo estoy juzgando, según Mateo 7: 1;

Puedo ir al cine por Filipenses 4: 8 y 9;

Yo guardo el sábado, porque yo duermo durante ese día, según Éxodo 20: 8-11;

No necesito dejar de pecar, porque nunca voy a poder hacer eso aquí en la Tierra, incluso en el Sello, conforme Filipenses 3:12 y 13;

Podemos colocar pieza teatral dentro de la iglesia, conforme… conforme… conforme… Bueno, la Biblia no condena eso. ¡El Espíritu de Profecía, sí!

Es obvio que la lista es grande. Ante eso, ¿Qué hacer? Luchamos como Cristo luchó: usando la «Espada de dos filos, y [que] penetra hasta el punto de dividir el alma y el espíritu, coyunturas y medulas, y [que] es apta para discernir los pensamientos y propósitos del corazón» (Hb 4: 12)? ¿O callamos como hizo Aarón al construir el becerro de oro, o como los discípulos al ver a Jesús ser arrestado, o como William Foy y Hazen Foss? Tesalonicenses 3:14 y 15.

El daño de esta disputa ideológica es la desunión en la iglesia. Hoy, la intolerancia está aflorada en la sociedad y eso respingó, casi desbordando, entre los hermanos adventistas. Si usted no está de acuerdo con alguien, por ejemplo, esa persona se convierte en tu enemiga, aunque sea de la IASD! No es eso lo que Pablo habla.

La masa adventista es liberal, actualmente. Liberal, porque dejó de estudiar la Torá y los profetas (Elena de White es profetisa, sólo para constar) como realmente debe ser estudiada: con oración y ayuno (ver Isaías 58). Yo me incluyo en eso también. Estamos iguales a los fariseos de la época de Cristo: llenos de opinión propia y llenos de Talmudes inventados por nosotros. ¿Qué hacer ante esto? ¿Imitaremos a Jesús, usando un poderoso «Está escrito»? O usaremos un nefando «yo creo», «Ah, no tiene nada que ver»?

«Porque el Señor dijo: Pues que este pueblo se acerca a mí, y con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón se aleja de mí y su temor para conmigo consiste sólo en mandamientos de hombres… «(Isaías 29:13) Zacarías 4:6) Oseas 4:6,

«No tema nadie ir a extremos, mientras es un atento estudioso de la Palabra, humillando el alma a cada paso.» (Mensajes selectos, vol. 2, página 22)

Yo lo invito, querido lector, a la lectura del primer capítulo de Mensajes selectos, vol. 2. Tengo fe que su lectura transformará tu ideología: sea conservadora, sea liberal. ¡Que seamos unidos por la Palabra! La paz sea con nosotros. Amén!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *