¿Devoción o formalismo?

¿Devoción o formalismo?

“Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí” Mateo 15:8.

Cierta vez Mahatma Gandhi (1869-1948), el líder hindú, viajaba en tren en un coche de tercera clase. A pesar de su popularidad, nadie de los que viajaban con él lo reconoció.

Un pasajero, demostrando falta de consideración para con los demás, escupía constantemente en el piso. Gandhi serenamente lo exhortó, destacando el peligro que tal mal hábito podría significar para la salud de los demás pasajeros. El hombre se irritó y respondió con exasperación:

-No se meta en mi vida. ¿Quién es usted para pretender corregirme?

Después continuó escupiendo, indiferente a los escrúpulos de los demás. Gandhi se mantuvo en silencio. Poco después aquel hombre, tomando su guitarra, comenzó a cantar una música popular en honor de Gandhi. En la estación en la que iba a desembarcar había una multitud reunida para honrar al ilustre visitante. El hombre, dándose cuenta de que la persona a quien había molestado con su hábito antihigiénico no era otra sino el festejado héroe nacional, se postró delante de Gandhi y le pidió que lo perdonara.

-No tengo nada que perdonarle –respondió el gran líder–. Pero veo que su aprecio de ahora es hipócrita, ya que canta canciones en mi loor y no practica mis lecciones.

Este incidente de la vida de Gandhi nos recuerda las palabras de Isaías: “Dice, pues el Señor: ‘Este pueblo se me acerca con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor hacia mí fue enseñado por mandato de hombres” (Isaías 29:13). Los habitantes de Jerusalén, aunque pretendían seguir la fe de sus mayores, desconocían a Dios. Sus actividades religiosas no eran más que ritos vacíos y ceremonias destituidas de relevancia espiritual. Honraban a Dios con sus labios, pero se sentían atraídos por el culto a otros dioses.

Jesús aplicó las mismas palabras del profeta Isaías: “Él respondió: ‘Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías: Este pueblo de labios me honra, pero su corazón está lejos de mí’” (Marcos 7:6). Los acusó de “hipócritas”, pues a pesar de estar revestidos de un barniz espiritual, tenían el corazón distante del Señor.

En materia religiosa, Dios considera principalmente las intenciones del corazón. Los ojos del Señor penetran los más ocultos lugares de nuestro ser. Observa nuestro corazón y conoce cuando le prestamos un culto sincero, ungido de devoción y fervor.

Descarga aquí el archivo

Apoyo:

==================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *