Enfoque de Nuestro Tiempo Marzo 2018 – Vivir la Esperanza

 

Por alguna razón nos cuesta trabajo aceptar la idea de que Dios nos ofrece la salvación de forma gratuita sin que nosotros hagamos algún sacrificio a cambio. A veces, en nuestra propia experiencia cristiana, concentramos todos nuestros esfuerzos en cambiar nuestra conducta y en obedecer la ley como una manera de pagarle a Dios todos sus favores, ¿pero en todo este esfuerzo dónde colocamos a Jesucristo? Lo colocamos a un lado, se convierte en un relleno, en una especie de amuleto de buena suerte, pero cuando hacemos esto, despojamos de nuestra vida cristiana la gracia y el perdón inmerecido que Dios nos otorgó a través del sacrificio de Jesús y colocamos nuestra arrogancia en el centro de nuestra religión. ¡Oh si tan solo los creyentes entendiéramos la gracia de Dios!, viviríamos bajo la gracia y no bajo la esclavitud. Viviríamos bajo el gozo, no bajo la amargura.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *