Guía sencilla para estudiar bien la Biblia

Guía sencilla para estudiar bien la Biblia

El propósito principal de la Biblia es revelar a Dios y su voluntad para con la raza humana.

Mediante la oración y un estudio diario se obtendrá un mayor conocimiento de ella.

El objetivo primordial de la Biblia es relevar a Dios y su voluntad.

Es bueno conocer los textos bíblicos con la ayuda de comentarios, concordancias y contexto histórico.

El apóstol Pedro hace una interesante observación, al decir que es posible leer la Biblia, pero: “En todas sus cartas habla de esto. Ellas contienen algunos puntos difíciles de entender, que los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para perdición de sí mismos” (2 Pedro 3:16). En otras palabras, las personas que leen la Biblia con actitudes equivocadas o principios de interpretación erróneos con mucha frecuencia la malinterpretan.

El propósito principal de la Biblia es revelar a Dios y su voluntad para con la raza humana. Fue escrita por hombres como nosotros; al escribirla utilizaron sus propios conceptos, trasfondo cultural, puntos de vista y suposiciones. Todas las Biblias modernas son traducciones de tres lenguas antiguas: hebreo, arameo y griego, las cuales muy pocas personas pueden leer y entender. Algunas palabras de estas lenguas antiguas no tienen algún equivalente literal actual. Los traductores hacen lo mejor que pueden para expresar, en palabras actuales, el significado que los autores originales quisieron dar a entender, pero algunas veces apenas pueden dar una traducción apropiada de lo que la lengua original quiso decir. Aun con esas limitaciones, es imprescindible que lleguemos al estudio de la Biblia con un correcto entendimiento del tema o asunto a estudiar. A continuación, te presentamos ampliamente cinco puntos importantes que debes considerar al estudiar la Biblia. Estos puntos fueron detallados gracias al análisis del doctor Malcolm Potts, y esperamos que sean de mucha ayuda para tu estudio diario de la Palabra de Dios:

  1. La Biblia es de origen sobrenatural: El apóstol Pedro dijo: “Porque ninguna profecía vino jamás por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21). El mismo Espíritu está disponible hoy para ayudar al que busca con sinceridad la verdad, y sobre todo entenderla. El Espíritu que inspira también ilumina. Él es un “descodificador” de las escrituras inspiradas a que él mismo dio origen. Una simple oración para pedir que nos guíe el Espíritu Santo nos ayudará a acercarnos a la Biblia con una actitud correcta, y la orientación es una promesa dada para los buscadores de la verdad.
  2. Que la Biblia nos resulte familiar: Mientras determinamos lo que la Biblia enseña, es importante fundamentar nuestras conclusiones en el pensamiento general de la variedad de autores, en vez de uno solo, o un versículo aislado. Una buena concordancia es una excelente asistente. Ciertas secciones de la Biblia nos ayudarán a interpretar otras.

El conocimiento de lo que varios autores dicen sobre algún tema en particular nos ayudará a entender varios. Una lectura superficial de la Biblia en su gran variedad de versiones nos da una perspectiva general del libro, y nos da idea de sus historias. Esto provee el fundamento de nuestro entendimiento. También encontrarás que los distintos autores presentan temas similares individualmente. Cada uno provee un enfoque diferente. Esto hace más amplia nuestra comprensión.

  1. El conocimiento de la historia, y la vida cotidiana en los tiempos de antaño: Es fácil interpretar la Biblia mediante ojos condicionados por nuestro mundo contemporáneo. Diccionarios bíblicos, comentarios, mapas y libros de historia universal, pueden ayudarnos a superar esta limitación al informarnos cómo era la vida en tiempos bíblicos, y cuáles eran las costumbres de las personas.
  2. Cómo otros estudiantes de la Biblia han entendido los pasajes de las Escrituras: Cada comentario bíblico impreso comparte contigo lo que una o más personas escribieron y entendieron sobre un pasaje en particular. Cada comentario acreditado fue escrito por personas que entendieron el idioma original y su contexto cultural. A decir verdad, cualquier variedad de comentarios acreditados es mejor que un solo comentario realizado por una sola persona. Para los más aventurados y serios estudiantes, un libro de teología sistemática puede ser de gran ayuda.

Estos libros te ofrecen el entendimiento del autor de las enseñanzas básicas de la fe cristiana.

  1. El estudio bíblico es peligroso: Si eres un estudiante serio de la Biblia, debes estar preparado para hacer cambios en tu vida. El escritor y novelista Mark Twain dijo: “La mayoría de las personas se molestan con esos pasajes de la Biblia que no pueden entender. Los pasajes que más me incomodan, son los que sí entiendo”. Aún más importante que lo sabido sobre las enseñanzas de la Biblia, es qué hacer con lo que hemos descubierto. ¡Si se puede entender la Biblia!

No necesita ser un misterio para toda la gente. Cuando es correctamente interpretada, nos revela no solamente cómo Dios quiere que vivamos, sino a él mismo. El estudio de la Biblia no es un mero ejercicio intelectual. Correctamente entendida, cambia no nada más la mente, sino también el corazón. Sus principios cambiarán nuestra manera de vivir.

Una vez más, esperamos que esta pequeña guía para estudiar la Biblia sea de bendición para ti, que puedas emplearla correctamente en el estudio de la Palabra de Dios y así poder tener una mejor experiencia en la comprensión de ella, y conocer la voluntad de nuestro Padre para tu vida.

Descarga aquí el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *