Misión cumplida

“Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca”. (Santiago 5: 7, 8).

¿Cuándo, después de todo, derramará DIOS el poder del ESPÍRITU SANTO sobre Su iglesia? En parte, ya lo está haciendo. La iglesia lleva algunos años predicando con mayor poder. Esta predicación despertará oposición en Babilonia y también internamente, en la iglesia. Los enemigos se levantarán, y esta predicación creará miedo en el enemigo que responderá con el decreto dominical. Pero como Dios y sus propósitos no pueden ser combatidos, el mayor efecto de este decreto será el zarandeo y purificación de la iglesia mediante el fortalecimiento del trigo y la purga de la cizaña.

“La gran cuestión que está tan cerca [el cumplimiento de la ley dominical] eliminará a aquellos a quienes Dios no ha designado, y Él tendrá un ministerio puro, leal y santificado preparado para la lluvia tardía” (Mensajes selectos, tomo 3, p. 3). 385).

Entonces la iglesia pura tendrá un poder sorprendente desde lo alto. “Este trabajo será similar al día de Pentecostés. Así como se dio la «lluvia temprana», en el derramamiento del Espíritu Santo al principio del evangelio, para efectuar la germinación de la semilla preciosa, la «lluvia tardía» se dará al final para que madure la cosecha «(El Conflicto de los Siglos, p. 611).

Hoy, mientras estudiamos cada semana, es el momento del avivamiento y la reforma. Debemos ceder a la voluntad de DIOS, e incluso pedirle que nos transforme para que seamos útiles. “Todo trabajador debe probar sus propias calificaciones por la Palabra de Dios. ¿Tienen los hombres que se ocupan de las cosas sagradas una comprensión clara, una percepción correcta de las cosas de interés eterno? ¿Consentirá ceder a la obra del Espíritu Santo? ¿O se dejan controlar por sus propias tendencias heredadas y cultivadas? Es bueno que todos se examinen a sí mismos para ver si están en la fe” (Testimonios para ministros y obreros evangélicos, 259, énfasis agregado).

La ilustración del agua y la lluvia, para enseñarnos sobre el ESPÍRITU SANTO, es muy sencilla de entender. De hecho, como todo en la Biblia, si se explica bien, se vuelve simple. El agua es para limpiar y purificar. La lluvia derrama mucha agua, y es para depurar y también para brotar y crecer. La primera lluvia (temprana) en el este fue para hacer brotar el grano. La última lluvia (tardía) debía madurar y prepararse para la abundante cosecha. Así es como se ilustra la obra del ESPÍRITU SANTO en la Biblia. La primera predicación, la de los apóstoles, sirvió para dar el impulso inicial a la iglesia. Sirvió para predicar el evangelio a todos en esos días. La última lluvia es para la conclusión de la predicación, para que JESÚS regrese y lleve a los que han sido salvos al cielo. Entre las dos lluvias hubo una gran sequía, de 1260 años, período durante el cual la iglesia sufrió en el árido desierto. (Zac. 10: 1; Oseas 6: 3; Joel 2:23, 28).

Para concluir el trabajo, DIOS usa tanto a los que tienen poca educación como a los que tienen mucha educación. Todos tienen un papel que desempeñar, cada uno en su propio don. Incluso aquellos que no saben leer ni escribir pueden hacer algo importante. Es DIOS quien habilita para Su obra. Al igual que cualquier buena empresa, al contratar a un nuevo empleado se le da la formación adecuada, DIOS, aún más, prepara a Sus trabajadores para que tengan éxito.

¿Qué deben hacer los miembros de la verdadera iglesia para recibir el don del ESPÍRITU SANTO? Hay algunos requisitos previos. Como ya hemos estudiado, debe haber habido un verdadero arrepentimiento por los pecados que habían estado cometiendo, un fuerte y definido deseo de entregarlos; debe haber habido confesión de esos pecados y súplicas de poder para vencerlos. No es necesario que los siervos de DIOS sean completamente transformados, sin embargo, seguirán siendo pecadores, detestando los pecados. Cuando los cometan, ya no será por adicción, sino por su debilidad y pecaminosidad.

Luego, en el camino de la santificación, gente humilde, sin pretensiones, que solo quiere servir y nunca ser servida, esto como efecto del poder de arriba, estas personas deben pedir al ESPÍRITU SANTO, Su poder para obrar en nombre de DIOS. Tenemos que pedir recibir. Este pedir no es para que DIOS se dé cuenta de lo que queremos, sino para que nos demos cuenta de que debemos permanecer obedientes y fieles a DIOS, entregados a Su buena voluntad. “Pídales a los cristianos… con fe la bendición prometida y la recibirá. El derramamiento del Espíritu en los días de los apóstoles fue la «lluvia temprana» y el resultado fue glorioso. Pero la lluvia tardía será más abundante (Evangelismo, 701).

Se dará el poder del ESPÍRITU SANTO para completar la obra de predicar el evangelio en todo el mundo. Esto es necesario para que JESÚS regrese y se lleve a mucha gente de aquí. Es a través de nuestra colaboración que miles de personas serán elegidas para la vida eterna. “A medida que se acerca el fin de la cosecha de la tierra, se promete una concesión especial de gracia espiritual a fin de preparar a la iglesia para la venida del Hijo del Hombre. Este derramamiento del Espíritu se compara con la caída de la lluvia tardía; y es por este poder adicional que los cristianos deben hacer sus peticiones al Señor de la mies «en el tiempo de la lluvia tardía». En respuesta, «el Señor, que hace el relámpago, les dará una lluvia de agua». Zac. 10: 1. «Él… traerá la lluvia, la primera y la última, en el primer mes» Joel 2:23. (Hechos de los Apóstoles, 55).

Aquellos que no estén interesados ​​en los requisitos previos para recibir el poder de arriba no apreciarán este poder. Creen que ya son buenos y competentes para hacer el trabajo, cuando en realidad no tienen poder divino. Estos no prosperarán en la obra y ellos mismos se perderán. “No todos los miembros de la iglesia cultivan la piedad personal; para que no comprendan su responsabilidad personal. No reconocen que es su privilegio y deber alcanzar el alto nivel de perfección cristiana. … ¿Estamos esperando la lluvia tardía, esperando confiadamente un día mejor, cuando la iglesia sea investida con poder de lo alto y, por lo tanto, capacitada para la obra? La lluvia tardía nunca enfriará y fortalecerá al negligente, que no usa las facultades que Dios le ha dado”  “Podemos estar seguros de que cuando se derrame el Espíritu Santo, aquellos que no recibieron ni apreciaron la lluvia temprana, no verán ni comprenderán el valor de la lluvia tardía” (Testimonios para los ministros, p. 399). «Puede ser que se derrame en los corazones que nos rodean, pero no lo discerniremos ni lo recibiremos» (Testimonios para los ministros, p. 507)

Uno de los requisitos previos es la obediencia con humildad. En el cielo todos somos humildes, comenzando por el Dios Creador. JESÚS cuando vino a la tierra, no se humilló, ya vino así. Debemos poner en práctica todo lo que ya sabemos sobre las Escrituras, y así aprenderemos más, y también pondremos en práctica esta cosa extra. Así es como los verdaderos cristianos crecen para recibir poder. “Solo aquellos que viven de acuerdo con la luz que han recibido pueden recibir más luz. A menos que nos estemos desarrollando diariamente en la ejemplificación de las virtudes cristianas activas, no reconoceremos las manifestaciones del Espíritu Santo en la lluvia tardía. Puede que se derrame en los corazones que nos rodean, pero no lo discerniremos ni lo recibiremos” (Testimonios para ministros y obreros evangélicos, 507).

El bautismo con el ESPÍRITU SANTO, es decir, con fuego, significa que DIOS habita en esa persona, dirige y guía qué hacer y cómo hacerlo. Tiene la guía de potencia desde arriba. Tiene poder de lo alto para testificar correctamente, sin inconsistencias, sobre el mensaje de la Palabra de DIOS, la Biblia. Ella da un buen testimonio, revela al mundo una persona pura y decente, que no se ve afectada por las cosas negativas del mundo.

Una persona así puede dar un testimonio positivo. DIOS no dejará que Su imagen sea denigrada por lo que hace. Por eso, como dice el siervo del Señor, “se perderán las maravillas, los enfermos serán sanados y las señales y maravillas seguirán a los creyentes. Satanás también obra con prodigios mentirosos, incluso haciendo que descienda fuego del cielo a la vista de los hombres (Ap. 13:13). Así los habitantes de la tierra serán inducidos a tomar una decisión” (la Gran Controversia, 612, énfasis agregado).

Así se completará la obra de salvación. Cuanto más cerca del final, más poder se les dará a los santos, y más santos habrá que quieran ser puros para tener ese poder. Trabajarán según la voluntad de DIOS, concluirán la predicación del mensaje por medios sencillos, ya que las autoridades del mundo, después del decreto dominical, ya no permitirán las enseñanzas en gran público y en las iglesias. “Permítanme decirles que el ‘SEÑOR’ trabajará en esta última obra de una manera que está muy fuera del orden ordinario de las cosas y de una manera que será contraria a cualquier plan humano. Habrá entre nosotros aquellos que siempre desearán dominar la obra de ‘DIOS’, para dictar qué movimientos se harán cuando la obra avance bajo la dirección del ángel que se une al tercer ángel en el mensaje que se dará al mundo. ‘DIOS’ usará formas y medios por los cuales se verá que Él está tomando las riendas en Sus propias manos. Los trabajadores se sorprenderán de los medios sencillos que utilizará para realizar y perfeccionar su obra de justicia” (Eventos finales, 175, énfasis agregado).

Principalmente, también está más cerca, el fuerte clamor, los efectos del renacimiento y la reforma. Con él viene la predicación y las enseñanzas muy fuertes sobre la adoración verdadera. Con él también viene el refrigerio, un sentimiento de la fuerte presencia de DIOS con nosotros. Con él viene la mayor de todas las movilizaciones del pueblo de DIOS en esta Tierra, desde la creación. Los extremos se alejarán, el pueblo de DIOS será transformado, santificado, al grupo de personas más puro de todos los tiempos. Por otro lado, los asesinos más crueles de todos los tiempos. De hecho, hoy, en la actualidad, ya vemos la tendencia.

No debemos abandonar estas maravillosas lecciones. Lo que debemos hacer es convertirlos en un manual para que podamos seguir estudiando en grupos, en las iglesias, y hasta el final, no dejar de lado este asunto. Así se cumplirá en nosotros la promesa de Dios. “Hombres humildes, armados únicamente con la Palabra de verdad, resistieron los ataques de los hombres de conocimiento, quienes, con sorpresa y enojo, se dieron cuenta de la ineficacia de sus elocuentes sofismas contra el razonamiento simple y directo de los que estaban versados ​​en las Escrituras en lugar de ya sea en sutilezas filosóficas” (la Gran Controversia, 455).

“Así será proclamado el mensaje del tercer ángel. Cuando llegue el momento de darlo con máxima potencia, el Señor obrará a través de humildes instrumentos, dirigiendo la mente de los que se han consagrado a su servicio. Los obreros serán calificados por la unción de su Espíritu en lugar de por la preparación de instituciones educativas. Los hombres de fe y de oración serán constreñidos a salir con santo celo, declarando las palabras que ‘DIOS’ les da” (…) Los pecados de Babilonia… todo será desenmascarado” (El Conflicto de los Siglos, 606).

Con la finalización de la obra y el fin de las plagas, la última batalla aquí en la Tierra con la presencia de los santos habrá terminado. Lo que viene después del milenio será la ejecución final, no otra batalla. La batalla final está justo por delante de nosotros. La victoria, ya garantizada en la cruz del Calvario, se completará con la victoria del pueblo obediente que siguió a JESÚS, manso y humilde, revivido y reformado. Justo antes de que se cierre la puerta de la gracia, estarán listos para ser juzgados y aceptados, aún en vida, como personas puras y santas. Sus pecados han sido borrados para siempre y sus nombres preservados para que pronto puedan ser rescatados de esta Tierra.

“Si nos humilláramos ante Dios, y fuéramos amables, corteses, compasivos y piadosos, habría cien conversiones a la verdad donde ahora solo hay una. Pero, profesando ser convertidos, vivimos una vida de egoísmo que consideramos demasiado preciosa para ser abandonada. Es nuestro privilegio poner esta carga a los pies de JESÚS, tomando el carácter y la semejanza de CRISTO en Su lugar. El Salvador espera que hagamos esto” (Testimonios para la Iglesia, v. 9, 189, 190, énfasis agregado).

“El Señor tendrá un pueblo tan fiel como el acero, con una fe tan firme como el granito. Deben ser testigos de Él en el mundo, Sus instrumentos para hacer una obra especial y gloriosa en los días de Su preparación” (I Testimonios selectos, 590, énfasis agregado).

Dios te bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *