¿Para qué es el noviazgo?

¿Para qué es el noviazgo?

Aunque tal vez ya hayas pasado por este periodo del noviazgo, un tema como este sin duda te interesará porque a lo mejor tienes hijos, nietos o inclusive amistades que entrarán o ya entraron a esta etapa de las relaciones humanas. Por eso quiero llamarte la atención un momento, pues algunas de las apreciaciones siguientes podrían ahorrarte varios conflictos con tus seres queridos.

Es un engaño pensar que el objetivo del noviazgo es que una pareja se conozca.

Inconscientemente, pedimos a la persona que nos interesa que desempeñe un papel ideal.

Para empezar hay que preguntarse: ¿Para qué es el noviazgo? Dirías, tal vez, que “para conocerse”. Sí, en general se cree que el noviazgo tiene como principal objetivo permitir un conocimiento de alguna persona y luego, a partir de tal, determinar la posibilidad de una relación más estrecha y formal hasta llegar al matrimonio.

Esta premisa es una falacia que se ha transmitido a las generaciones jóvenes, lo que ha degenerado en que muchas personas elijan a la pareja inadecuada. Por eso es tan común escuchar, sobre todo de las mujeres, cosas como: “Cuando éramos novios nunca hizo eso”, “antes no me trataba así”, o “él no bebía”.

Dos funciones

¿Por qué suceden estas situaciones?

La psicología puede ofrecernos algunas respuestas. Según la teoría del papel, cuando dos personas se conocen y tienen intereses o sentimientos positivos recíprocos, inconscientemente aflorarán únicamente virtudes, es decir, lo mejor de cada quien. Por eso el periodo del noviazgo es tan hermoso, tan significativo y feliz en la vida del ser humano, pues durante tal convivimos y nos relacionamos con la princesa o el príncipe de nuestros sueños.

El hombre procurará representar el papel de “príncipe azul”, aquel con quien sueñan todas las doncellas y cuyas características son ser caballeroso, amable, halagador, protector, galante, considerado, respetuoso, sincero, detallista, etcétera. Después de todo, la mujer que busca conquistar él, inconscientemente, le pide que desempeñe ese papel.

Por otro lado, ella sabe a su vez que él espera a la princesa de sus sueños, misma que debe ser coqueta, dulce, sensible, femenina, dócil, tierna, comprensiva, amorosa; por lo tanto, ella estará dispuesta a representar ese papel, pues él también lo espera inconscientemente.

Estas funciones, que por supuesto no se solicitan a viva voz, se realizan porque “así debe ser”.

El objetivo verdadero

Lo anterior explica por qué durante esta etapa no es posible conocer genuinamente a la persona que se tiene enfrente. En otras palabras, es casi imposible conocerle en el sentido amplio de la palabra, pues ambos individuos están involucrados en un ambiente sentimental.

La premisa “al noviazgo para el conocimiento” no funciona. Haría falta considerar otra, “al noviazgo por el conocimiento”, es decir, si las dos personas se dan la oportunidad para conocer ampliamente a su candidata o candidato, tendrán mayores posibilidades de valorarle y considerar si conviene establecer un noviazgo. Para ello es de suma importancia tomar un tiempo considerable de varios meses, pensar tal vez en años, para sopesar las reacciones positivas y también las negativas, virtudes o defectos de la posible compañera o posible compañero.

Esto evitará que el noviazgo sea una relación que, por lo antes dicho, afecte aún la vida de muchos seres que, en sus expectativas idealistas, despiertan hasta que ya se realizó el matrimonio, cuando la cruda realidad es inevitable y con la cual tienen que cargar, y muy posiblemente también sus hijos.

Bien haría la gente en escuchar la sabia expresión del antiguo rey Salomón: “Sobre todo, guarda tu corazón, porque es la fuente de la vida” (Proverbios 4:23). La vida tranquila se obtiene en un matrimonio benéfico, al cual se llega utilizando no solamente los sentimientos y emociones, sino la inteligencia, como un medio para evaluar a la persona candidata. En resumen, así evitarás caer en el engaño más grande dentro de las relaciones humanas, y específicamente en el noviazgo, como sucede hoy.

Descarga aquí el articulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *