Enfoque de Nuestro Tiempo Marzo 2019 – Inmersión o aspersión

Uno de los rasgos de la sociedad contemporánea es que le tiene miedo al compromiso. Cada vez son menos las personas que están dispuestas a comprometerse con algo y asumir las responsabilidades que conlleva. Lo cierto es que la vida nos demanda compromisos. No podemos ir de aquí para allá evadiendo las responsabilidades. En la vida espiritual también se requieren compromisos. No podemos vivir sin arreglar nuestra vida con Dios. Ya basta de ir de aquí para allá con una actitud irresponsable hacia las cuestiones espirituales. Es necesario tomar la decisión de seguir a Jesús, como un día lo hicieran personajes como Pedro, Santiago, Juan y Mateo. El bautismo es básicamente el acto de aceptar de manera pública el sacrificio que Jesús ha hecho por nosotros. Se trata de un compromiso con Dios que transforma esta vida y nos prepara para la venidera. Es posible que alguna vez nos hayamos arrepentido de haber hecho tal o cual compromiso. Pero lo cierto es que nunca será un error tomar la decisión de seguir a Jesús. No hay tiempo que perder. Lo mejor es estar siempre en el lugar más seguro, a saber, junto al Padre celestial. En la bendita esperanza.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *