El ser humano se apartó de Dios.

“Y mandó Jehová Dios al hombre diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:16, 17).

El ser humano fue creado a imagen y semejanza del Creador. Eso significa que tiene capacidad para tomar decisiones complejas. Los animales también deciden, pero en ellos es diferente del modo en que deciden los seres humanos racionales. Nosotros, a semejanza de Dios, somos capaces de decidir y de evaluar las repercusiones de las decisiones. Por ejemplo, si decidimos hacer un viaje, somos capaces de planificar ese viaje para que salga lo mejor posible, de proveer todo lo necesario para que todo ocurra del mejor modo. Somos capaces de decidir la velocidad a la que iremos en el automóvil para evitar cualquier posible accidente, somos capaces de saber que debemos revisarlo, y cosas por el estilo. Sabemos que las decisiones tienen consecuencias y tenemos poder para anticipar esas consecuencias para decidir obtener resultados favorables y evitar resultados indeseables.

Leer más

¿Como es eso?

Como es eso?

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Fil.4:19)

Dios tendría dos formas de crear el universo en cuanto a su funcionamiento posterior. Uno, crear leyes y hacer que el universo sea independiente. En ese caso, Dios nunca necesitaría hacer nada para mantener el universo funcionando. Otro, también creando leyes, pero haciendo que el universo sea dependiente. Y en ese caso, Dios tendría que estar siempre manteniendo esa operación. Lo que Dios hizo fue elegir esta segunda alternativa. Por lo tanto, el universo, en sus leyes, funciona perfectamente bien, pero con algo que DIOS siempre proporciona. «No es en virtud de un poder inherente que la tierra produce su abundancia año tras año, y continúa su rotación alrededor del Sol. La mano de Dios guía a los planetas, y los mantiene en posición en su marcha ordenada a través de los cielos.  Es a través de Su poder que el verano y el invierno, sembrando y segando, día y noche siguen en sucesión regular. Es a través de Su palabra que florece la vegetación, aparecen las hojas, desabotonan las flores. Todas las cosas buenas que tenemos, cada rayo de sol y cada lluvia, cada barra de pan, cada momento de la vida, es un regalo de amor” (El discurso maestro de Jesucristo, 74, 75). Leer más

Triunfando sobre los obstáculos

Triunfando sobre los obstáculos.

“Contigo desbarataré ejércitos, y con mi Dios asaltaré murallas” 2 Samuel 22:30.

Era una época de perplejidad y angustia en la vida de David. Lo perturbaban muchos obstáculos y aflicciones. Cuando las dificultades se agigantaban delante de él como inmensa muralla, dijo: “Contigo desbarataré ejércitos, y con mi Dios asaltaré muros”.

Leer más

Simiente y frutos

Simiente y frutos.

“Pero la semilla que cayó en buena tierra, son los que con corazón bueno y recto retienen la Palabra oída y perseveran, y dan fruto” Lucas 8:15.

El texto base de esta reflexión pertenece a la parábola del sembrador, en la que Jesús destacó la existencia de cuatro tipos de oyentes que se encuentran en todas las reuniones donde la Palabra es predicada.

Leer más

Tristezas transformadas en gozo

Tristezas transformadas en gozo

“Os aseguro que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará. Vosotros os entristeceréis, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo” Juan 16:20.

Muchos creen que la iglesia es una institución creada para echar a perder los placeres que ofrece la vida. Viven su experiencia religiosa como si fueran mártires; siguen a Jesús como si estuvieran acompañando un funeral. Sí, hay muchos que no disfrutan las alegrías que el evangelio proporciona porque tienen un concepto equivocado de lo que es la religión cristiana.

Leer más

El poder del ejemplo

El poder del ejemplo.

“Muéstrate en todo por ejemplo de buenas obras. Que vean en tu enseñanza integridad, dignidad,” Tito 2:7.

Hace más de un siglo andaba por las selvas africanas Henry Morton Stanley (1841-1904) buscando a David Livingstone (1813-1873), que se creía estaba perdido. Stanley lo encontró y vivió con el misionero durante cuatro meses, debajo de la misma tienda.

Al despedirse, Stanley escribió a Inglaterra: “Livingstone compartió conmigo su tienda durante cuatro meses y cuatro días… y no descubrí en él nada digno de censura. Cada día que pasaba en su presencia, más crecía mi admiración por él”.

Leer más

Una nueva oportunidad

Una nueva oportunidad.

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente. No temas, ni desmayes; porque yo, el Señor tu Dios, estaré contigo dondequiera que vayas” Josué 1:9.

El tiempo pasó vertiginosamente. Al iniciar hoy una nueva jornada tal vez te detuviste a reflexionar, evaluando tus errores y aciertos, en un balance que no siempre es positivo. Pero no por eso debemos desanimarnos ni dejar de luchar. Estamos por entrar en un nuevo año, un recomienzo, en el que las lecciones de las equivocaciones de ayer nos sirven de orientación para las decisiones de hoy.

Leer más

Admirable Salvador

Admirable Salvador

“Porque un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado, y el gobierno estará sobre su hombro. Será llamado Admirable, Consejero, Dios Poderoso, Padre eterno, Príncipe de Paz” Isaías 9:6.

Siete siglos antes de Cristo el profeta Isaías escribió sobre la llegada del Mesías como si ya fuera un hecho consumado: “Porque un Niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable”. Sí, Jesús…

Leer más

La palabra «pero»

“Porque así dice Jehová, que creó los cielos, El es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso. No la creó en vano, sino para que fuera habitada la creo: Yo soy Jehová y no hay otro” (Isaías 45:198)

Todo lo que existe tiene un propósito: contribuir a la belleza y la felicidad. La vida eterna es parte de este propósito, en las condiciones de un entorno supremamente bello, con un canto permanente de pájaros. Es parte del propósito que las criaturas hechas a semejanza de Dios siempre sean felices, y que, como son superiores, promuevan la felicidad de toda la creación. Lamentablemente, el pecado ha dañado seriamente este sistema complejo y bien equilibrado. Pero no por mucho tiempo, y todo volverá a la estabilidad del amor.

Leer más

Discerniendo la voz de Dios

Discerniendo la voz de Dios

“Mis ovejas oyen mi voz, yo las conozco, y ellas me siguen” Juan 10:27.

Alguna vez alguien dijo que, aunque sabe que las ovejas de Dios deben prestar atención a su voz para que puedan encontrarlo y seguir sus pasos, muchas personas aún no saben discernir la voz de Dios. Entonces, ¿cómo identificar la voz de Dios? Esta pregunta es de suma importancia.

Leer más